Como el único buque de este tipo en el país yace dañado por accidente e incendio en el puerto de Murmansk, el Presidente pone sus ojos en un nuevo proyecto. 

El año nuevo comenzó con una gran atención militar para el líder estatal ruso. Durante su visita a Sebastopol, la ciudad naval de Crimea, Putin asistió por primera vez a un importante ejercicio naval que incluía embarcaciones tanto del Mar Negro como de las Flotas del Norte. Participaron más de 50 barcos, entre ellos el « Mariscal Ustinov » y el « Vicealmirante Kulakov » de la Flota del Norte.

Desde el puente del « Mariscal Ustinov », Putin observó cómo las fuerzas navales involucradas disparaban misiles Kalibr tanto desde la superficie como bajo el agua y los aviones MiG-31K disparaban Kinzhals, el misil balístico de lanzamiento aéreo con capacidad nuclear. También se dispararon misiles tipo Moskit y Utyes durante el ejercicio, informa el Kremlin .

Más tarde, ese mismo día, Putin echó un vistazo a los nuevos buques navales que planean construir las Fuerzas Armadas rusas. Según el Kremlin , la visita se centró especialmente en los nuevos portaaviones.

El Envejecimiento del «Almirante Kuznetsov»

La Armada rusa se ha fortalecido significativamente en los últimos años con nuevas capacidades. Sin embargo, el país solo tiene un portaaviones, el « Almirante Kuznetsov ». Y ese barco está en una condición cada vez más grave. En octubre de 2018, el barco sufrió daños en la cubierta cuando el muelle flotante que estaba trabajando con el barco se hundió hasta el fondo de la Bahía de Kola . Y en diciembre de 2019, se produjo un incendio a bordo que dañó hasta 600 m2 del interior del barco.

Un nuevo portaaviones está de hecho en la lista de deseos de la Armada rusa. Pero los costos de desarrollo y construcción necesarios podrían exceder las capacidades incluso del presupuesto militar del país.

El «Almirante Kuznetsov» en el puerto de Murmansk. Foto: Thomas Nilsen

Un Nuevo Portaaviones

El nuevo barco se llama « Lamantin » (proyecto 11430E) y ha sido diseñado por la Oficina de Diseño de Nevskoye en San Petersburgo. Tiene 350 metros de largo y tiene un peso muerto de hasta 90,000 toneladas. Puede manejar hasta 60 aviones y tiene una tripulación de 2800 hombres, así como 800 personas dedicadas al ala aérea.

El barco se exhibió el año pasado en una exposición militar de San Petersburgo, informa la Corporación de Construcción Naval del Estado .

El portaaviones de la competencia se llama « Shtorm » (proyecto 23000) y está diseñado por el Centro Estatal de Krylov. El « Shtorm » tiene 330 metros de eslora y puede transportar hasta 90 aeronaves, informa la agencia de noticias Topwar.

Se cree que podría llevar hasta 12 años desarrollar y construir un nuevo portaaviones.

El comandante en jefe de la Marina, Nikolay Yevmenov, mira al portaaviones Clase «Lamantin» en la exposición en San Petersburgo. Foto: aoosk.ru

Nuevo Armamento Naval

La visita del presidente a Sebastopol se completó con una reunión con los principales líderes navales del país.

«La Marina siempre fue y siempre será el componente más importante en la defensa y seguridad nacional, y en el siglo XXI tenemos que preservar y fortalecer el estado de nuestro país como una de las potencias navales líderes», subrayó Putin en el reunión.

En el curso de 2020, más del 70 por ciento de todo el armamento y equipo de la Armada se basará en nueva tecnología moderna, dejó en claro.

Entre los artículos en exhibición en San Petersburgo también se encontraba un modelo a escala de la corbeta Proyecto 20386 equipada con dos sistemas de lanzamiento vertical (VLS) 3S-14 de ocho celdas para misiles Kalibr, Tsirkon (Zircon) y Oniks montados entre la superestructura y el cañón naval A-190-01 de 100 mm de proa. A estos se sumaban dos VLS 3S.97 de ocho celdas para misiles tierra-aire (SAM) Redut ubicados frente al cañón. Además, dos nuevos cañones de 57 mm capaces de atacar objetivos aéreos y pequeños de superficie han reemplazado a los dos sistemas de arma de cerca AK-630 de 30 mm montados en la popa.

Tal vez te puede interesar: Ejército Argentino – El futuro de la flota de vehículos ligeros

6 COMENTARIOS

  1. Consideramos que Rusia no posee necesidades estratégicas que demanden la necesidad de un portaaviones de esta naturaleza. Carece de bases extra nacionales allende los mares ni tiene necesidad de proteger un gran comercio ultramarino. Los portaaviones de gran capacidad como los de esta maquera o el menciobado «Shtorm» tienen naturaleza ofensiva y si bien los diseños de portaaviones rusos han sido siempre más polivalentes que sus congéneres estadounidenses, éstos parecieran acercarse al concepto estadounidense (por capacidad de aviones transportados) aún cuando conserven sistemas de lanzamiento STOBAR junto con catapultas.

  2. Su estrategia comercial polar ártica demanda en especial rompehielos y Rusia posee los mejores del mundo, algunos de propulsión nuclear. A pesar de ser la nación con mayor extensión de la tierra, sus mares circundantes son todos cerrados y no plantearían grandes problemas defensivos ante una flota de invasión. Algunos, como el mar de Okhostk son casi un mar interior ruso; los mares adyacentes al océano Glacial Ártico (Barents, Lara, Láptev, de Siberia Oriental, Chukotka) y Bering permanecen helados gran parte del año y dificultarian grandemente operaciones aeronavales enemigas. Rusia no necesita grandes portaaviones para proyectar poder naval en éstos mares.

  3. Otro aspecto sensible es el enorme costo que implica un portaaviones de éste tamaño, y Rusia a pesar de ser un país gigante, de contar con fuerzas nucleares estratégicas y tácticas, de poser el ejército más grande y numeroso del mundo y la segunda aviación militar y ser uno de los tres o cuatro países desarrolladores de tecnología militar más importantes, no tiene su economía desarrollada al mismo nivel. Su presupuesto militar es una pesada carga para un país que tiene una economía cuyo volumen es apenas superior a la de España. Nadie en España podría en su sano juicio pretender construir un portaaviones semejante pues simplemente carecería de los fondos suficientes. Nada hace a pensar que Rusia los pudiese disponer sin poner en peligro otras necesidades más urgentes. Un portaaviones de éstas características sólo serviría como objeto de prestigio, no representaría más que una pequeña amenaza para otras marinas oceánicas (como la estadounidense) e implicaría un costo insostenible, ya que necesitaría formar parte de un grupo de batalla compuesto de numerosos buques defensivos, y sostener una flota de tales características, además de innecesaria para Rusia sería oneroso más allá de sus reales capacidades económicas.

  4. El último punto es el de la aviación embarcada. No tiene sentido desarrollar un buque de semejante tamaño y costo operativo para equiparlo con aviones que ya estaban anticuados antes de proyectar el buque mismo. Ni el Su-33 ni el MiG-29K (MiG-35 naval) son aeronaves de combate competitivas para el entorno aeronaval moderno. Se impone para Rusia desarrollar un nuevo avión de combate embarcado que posea características furtivas, y ese desarrollo podría llevar varios años, quizá más que los que insuma la fabricación del portaaviones. Pensamos que la mejor opción para Rusia sería desarrollar un avión STOVL con características furtivas, al estilo F-35 B, para operar en buques más cercanos en concepto a un LHD como el Trieste italiano o los LHA estadounidenses «América» y «Trípoli», con capacidad para actuar como portaaviones ligeros y realizar operaciones ofensivas y control marítimo, así como apoyar operaciones de desembarco; se requiririan buenas capacidades defensivas, una velocidad igual o superior a 30 n y una capacidad portante de al menos 35/40 aeronaves. En nuestra humilde opinión ésta sería la mejor fórmula para Rusia; un grupo de tres o cuatro buques de éstas características y capacidades podrían resultar mucho mas rendidores para la marina rusa, dadas sus actuales capacidades económicas y el entorno geográfico y geopolítico reseñado.

  5. Claro esta que Rusia no posee ni los buques ni los aviones determinados anteriormente como los ideales. Su desarrollo insumiría de todas maneras ingentes sumas que probablemente Rusia no esté en condiciones de financiar por sí misma. Pensamos que quizá una asociación estratégica con China podría resultar ampliamente beneficioso para ambas naciones. China tiene necesidades tecnológicas que aún no ha alcanzado, como el desarrollo de reactores nucleares capaces de propulsar buques grandes como los portaaviones, ni motores a reacción potentes y confiables para dotar a su nueva generación de aviones de combate, como el J-20/J-31. Pero posee buques LHD (Tipo 075) que podrían representar la base a partir de la cual desarrollar los buques. El desarrollo conjunto de un avión de combate STOVL avanzado permitiría repartir costos y realizarlo en tiempos razonables, siendo una aeronave que también China necesita. Además, podrían (buque y avión) representar la solución para un ávido mercado de exportación en un futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.