¿Por qué China podría estar volando pronto el caza furtivo ruso Su-57?

1

No son buenas noticias para Estados Unidos y sus aliados del Pacífico.

por Mark Episkopos

Punto clave: los chinos probablemente estén interesados en el Su-57 para fines de capacitación e I + D.

Habiendo autorizado formalmente el Su-57 para la exportación a principios de este mes, Rusia está preparada para ofrecer su caza de quinta generación a China.

Hablando en la exposición aeroespacial y marítima LIMA-2019, el funcionario de Rostec, Viktor Kladov, miró hacia el futuro del comercio de armas chino-ruso: “China ha recibido recientemente 24 aviones Su-35, y en los próximos dos años China probablemente tomara la decisión de adquirir Su-35 adicionales, construir el Su-35 en China o comprar un avión de combate de quinta generación. Esta podría ser otra oportunidad para el Su-57E “.

Todavía no está claro cómo, o si, la variante de exportación “Su-57E” difiere del diseño base Su-57; esas respuestas podrían llegar en el Salón Aeronáutico de Dubai de este año, insinuó Kladov.

A medida que el Su-57 entra en producción en serie con la primera unidad que se entregará más adelante este año (N.del T.: el primer Su-57 de serie se estrello esta semana durante un vuelo de prueba), Rosoboronexport, la agencia estatal de exportación de Rusia, ha comenzado el largo y complejo proceso de negociación de contratos con los principales clientes potenciales.

A primera vista, parece un tanto prematuro que Rosoboronexport empuje el Su-57 a los mercados de exportación tan tempranamente en su ciclo de producción. Sin embargo, este enfoque no está exento de beneficios. Primero, un contrato temprano de alto perfil con un gigante de la industria como Beijing tendría efectos indirectos positivos en la generación de interés de otros importadores en el mercado. La posible compra de China ya está haciendo olas en todos comentario de defensa de la India, aunque queda por ver si aumentara o no el interés de Nueva Delhi con el Su-57. Del mismo modo, reafirmaría la salud y la viabilidad continua de la floreciente relación de seguridad sino-rusa.

En segundo lugar, es crucial comprender que el complejo militar-industrial ruso está jugando un juego de desarrollo a largo plazo con el Su-57. El objetivo no es desplegar numerosos escuadrones Su-57 o hacer circular el Su-57 ampliamente por las fuerzas aeroespaciales rusas, al menos no en el corto plazo. Por el contrario, la estrategia rusa es establecer el Su-57 como una plataforma financieramente solvente que eliminará gradualmente los aviones más antiguos para convertirse en el principal caza de superioridad aérea de Rusia en las próximas décadas. Un enfoque de exportación es crucial para este plan, ya que las ganancias de los contratos de Su-57 se reinvertirán para expandir aún más las cadenas de producción, suministro y logística de Su-57.

El beneficio percibido en el final de Rusia es claro, pero es la mitad china del acuerdo que exige un análisis más detallado. Después de todo, la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (PLAAF por sus siglas en inglés) está desarrollando su propio caza furtivo de quinta generación, el J-20. Se podría argumentar, aunque no de manera convincente, que el J-20 y el Su-57 pueden coexistir en la misma fuerza aérea porque cumplen funciones operativas fundamentalmente diferentes. Como David Ax, de The National Interest, describe acertadamente, el J-20 es “una plataforma de misiles de vuelo rápido y penetración de las defensas”. Es decir, el papel del J-20 es deslizarse más allá de las sofisticadas defensas aéreas para atacar la infraestructura crítica o a las unidades terrestres. Esta es una filosofía de diseño completamente diferente a la del Su-57, una plataforma de superioridad aérea que intercambia ciertas características de furtividad y ataque terrestre por un potencial sin paralelo para la peleas de perros. Dicho todo esto, los analistas de defensa son justamente escépticos de que la PLAAF esté interesado en mantener un escuadrón de combate regular de Su-57.

La hipótesis más probable, y la planteada recientemente por el diseñador de aviones chino Wang Yongqing en una entrevista con el medio chino Global Times , es que los chinos están interesados en el Su-57 con fines de capacitación e I + D. Una inmersión profunda en el diseño del Su-57, especialmente si obtienen uno con el muy esperado motor Izdeliye 30 de segunda etapa, podría proporcionar a los ingenieros aeroespaciales chinos una idea de cómo mejorar el diseño o el proceso de producción del J-20.

Mark Episkopos es un colaborador frecuente de The National Interest y se desempeña como asistente de investigación en el Centro para el Interés Nacional. Mark también es estudiante de doctorado en Historia en la American University. Este artículo apareció por primera vez a principios de este año.

1 COMENTARIO

Deja un comentario