El caza de quinta generación AMCA de la India en pista, planea volar para el 2025

1
Los desafíos de diseño del Avión de combate Medio Avanzado (arriba) se están abordando con éxito

Por Ajai Shukla

Business Standard, 17 de diciembre. Con la Fuerza Aérea de la India (IAF) ya operando el caza Tejas Mark 1, la Agencia de Desarrollo Aeronáutico (ADA) desarrollando el Tejas Mark 2 y Hindustan Aeronautics Ltd (HAL) construyendo el Tejas Mark 1A provisional, se han producido importantes avances en el mas ambicioso programa de cazas de la India: el futurista Advanced Medium Combat Aircraft (AMCA, o Avión de combate Medio Avanzado).

Girish Deodhare, quien dirige la ADA, la agencia Organización de I&D de la Defensa (DRDO) que supervisa los programas Tejas y AMCA, informó a Business Standard sobre las capacidades y el desarrollo del AMCA: un caza furtivo de quinta generación y de peso mediano, programado para ser un rival para cualquier adversario en los cielos.

“Después de ocho años de trabajo de diseño, hemos completado la configuración furtiva del AMCA. Ahora estamos construyendo un modelo a escala real del caza para medir su ‘sección transversal del radar’ (una medida de la visibilidad de un objeto al radar) ”, dijo Deodhare.

El jefe de la ADA dijo que el diseño de AMCA ya está maduro y que sus sistemas internos están diseñados. Eso despeja el camino para su diseño detallado, seguido del corte de metal, el comienzo simbólico para construir un prototipo para los ensayos en vuelo.

«El primer vuelo del AMCA está previsto para el 2024-25», dijo Deodhare. “Planeamos construir cinco prototipos para un programa de pruebas de vuelo que tomaría unos cuatro años. Para 2028-29, planeamos comenzar la fabricación en serie.

Un caza de quinta generación se caracteriza por cuatro capacidades avanzadas. Es furtivo o casi invisible para el radar enemigo; capacidad ‘supercrucero’, o volar más rápido que la velocidad del sonido sin activar los postquemadores de combustible de sus motores; tiene aviónica y sensores avanzados con operaciones centradas en redes de intercambio de datos, junto con inteligencia artificial, para mejorar la interfaz piloto-avión, permitiendo que un solo piloto vuele y combata con el avión; y puede detectar y atacar objetivos desde largas distancias, superando a sus adversarios.

Los cazas furtivos son cruciales en las etapas iniciales de una guerra, cuando aprovechan su invisibilidad para ingresar al espacio aéreo enemigo y atacar radares, bases aéreas y centros de control enemigos. Con la superioridad aérea así obtenida, los cazas «no furtivos» como el Sukhoi Su-30MKI pueden volar al espacio aéreo enemigo, sin sufrir grandes bajas, para atacar objetivos como carreteras, ferrocarriles, aeródromos, depósitos y fuerzas terrestres.

Para lograr la furtividad un caza de quinta generación tiene una forma que busca dispersar las ondas de radar, en lugar de reflejarlas. Materiales y pinturas especiales reducen aún más la reflectividad del radar. En modo furtivo, un caza de 5 generacion oculta su combustible y armas en una bodega interna, ya que llevarlos bajo sus alas, como lo hacen los cazas convencionales, crea protuberancias que reflejan las ondas de radar y comprometen el sigilo.

Deodhare dijo que si bien el AMCA sería un caza de 25 toneladas, tendría un «peso total» (AUP) de solo 20 toneladas en modo furtivo, cuando transportaría solo una tonelada y media de armamento oculto en las bodegas internas de armas. En el «modo no furtivo», otras cinco toneladas de armamento o combustible podrían transportarse en estaciones externas, bajo sus alas.

El AMCA podría transportar hasta 6.5 toneladas de combustible en tanques internos. Si bien su radio de acción sigue siendo secreto, un cálculo de fondo indica que puede atacar fácilmente objetivos a 1.000 kilómetros de distancia y regresar a la base.

En el modo «no furtivo», puede transportar entre 1.200 y 1.300 litros adicionales en sus compartimentos internos, con su carga de armas montada en estaciones externas bajo el ala, por lo que funcionaría como un potente bombardero de largo alcance.

Un desafío clave en el programa AMCA es desarrollar un nuevo motor, lo suficientemente potente como para permitir un vuelo en súper crucero. Por ahora, los diseñadores del AMCA están trabajando con motores gemelos F-414 de General Electric (GE), que también se están utilizando, en una configuración de un solo motor, para propulsar al Tejas Mark 2.

Sin embargo, este motor no es lo suficientemente potente como para super-crucero en todas las configuraciones. “Cada motor F-414 genera un empuje máximo de 98 KiloNewtons (KN), y en condiciones climáticas indias que efectivamente se reduce a 90 KN. Hemos calculado que un AMCA, con la configuración especificada por la IAF, requiere un empuje de aproximadamente 220 KN (en condiciones indias) para el supercrucero. Eso significa que necesitamos dos motores, cada uno de los cuales deberá generar un empuje de 110 KN en condiciones climáticas indias ”, dice Deodhare.

Un grupo de laboratorios DRDO, dirigido por el Establecimiento de Investigación de Turbinas de Gas (GTRE), Bengaluru, está trabajando para desarrollar el motor del AMCA. Con el motor Kaveri, GTRE se había logrado generar un empuje máximo de 83 KN. Ahora el objetivo es un 50 por ciento más alto.

El ex ministro de Defensa, Manohar Parrikar, había estimado el costo de desarrollo de la AMCA en alrededor de US$ 4 mil millones, una parte importante de los cuales iría al motor. En 2015, India aprovechó la experiencia estadounidense al establecer un «grupo de trabajo conjunto» (JWG) para desarrollar conjuntamente la tecnología de motores a reacción. Pero el 24 de octubre, la subsecretaria de Defensa de los EE. UU., Ellen Lord, reveló que el JWG había sido descartado desde que las leyes de control de exportaciones de EE. UU. salvaguardaron la tecnología que el DRDO requería.

También hay una expectativa, hasta ahora no realizada, de que el fabricante francés de motores, Safran, podría ayudar a desarrollar un motor a reacción adecuado, como parte de sus obligaciones de compensación relacionadas con la compra de 36 aviones de combate Rafale.

Una decisión clave en el diseño del AMCA se relaciona con el equilibrio entre furtividad y maniobrabilidad. “Como otros diseñadores de caza furtivos han descubierto anteriormente, la coincidencia de bordes de las superficies y la incorporación de una bodega de armas interna que caracteriza el diseño furtivo también comprometen la aerodinámica del caza, inhibiendo su maniobrabilidad. La IAF entiende eso y ha estado sentado a la mesa con la ADA para llegar a una combinación mutuamente aceptable de rendimiento y furtividad ”, dice Deodhare.

Facilitando esta cooperación está el nuevo liderazgo de la IAF, encabezado por su Jefe, el Mariscal del Aire RKS Bhadauria, que incluye a varios oficiales que han sido pilotos de prueba para el programa Tejas y tienen un conocimiento profundo de los problemas.

Los funcionarios de la ADA señalan que, después de haber dominado una variedad de tecnologías aeroespaciales en el programa Tejas, el equipo de AMCA es libre de enfocarse firmemente en los desafíos de la quinta generación.

Las tecnologías producidas por el programa Tejas incluyen: «diseño aerodinámico inestable» para agilidad adicional; leyes de control complejas y un sistema de control de vuelo digital cuádruplicado; materiales compuestos ligeros para aeroestructuras; una cabina full cristal con instrumentación digital; un sistema de control ambiental con un sistema de generación de oxígeno a bordo (OBOGS); y aviónica avanzada que ayuda al piloto a cambiar rápidamente entre roles aire-aire y aire-tierra.

También se domina la capacidad de realizar pruebas de vuelo de aviones de combate rápidamente, sin comprometer la seguridad. Esta experiencia ayudará a llevar el AMCA del diseño a la inducción sin demora.

1 COMENTARIO

Deja un comentario