El pasado viernes 20 de diciembre, con la certificación de la capacidad de navegación, se anunció la conclusión de las pruebas de aceptación de los blindados ENGESA EE-11VE «Urutú» repotenciados de la Infantería de Marina Bolivariana. Las evaluaciones fueron llevadas a cabo en las canchas dispuestas para tal fin en la Base Naval «CA Agustín Armario» de Puerto Cabello, Estado Carabobo (costa central de Venezuela) por la Comisión Inspectora del proyecto, integrada entre otros funcionarios, por el Comandante del Batallón de Apoyo Nro.14 «CA José Ramón Yépez».

Durante la ejecución de los trabajos de repotenciación que se contrataron desde 2014 por un monto superior a los 25 millones de dólares estadounidenses, y que fueron realizados en varias etapas por personal de la Armada y con participación de empresas venezolanas, se repasaron a nuevos los grupos motrices (motor, caja de cambios y suspensión), se sustituyó el sistema de frenos y se instalaron sistemas eléctricos nuevos y de climatización interna.

Equipos de visión termográfica provistos por la empresa belga Pegasus Technologies asociados a monitores a color multifunción de 10 pulgadas TX-126 de la firma Barco N.V., fueron incluidos para otorgar a los artilleros de los vehículos una mayor conciencia situacional de los objetivos. La Armada Bolivariana no ha informado de otros aditamentos.

Los ENGESA EE-11VE «Urutú» pasarán a elevar el apresto operacional del Batallón de Vehículos Anfibios Nro. 41 “Generalísimo Francisco de Miranda”, adscrito a la 4° Brigada de Infantería de Marina Anfibia “Almirante Alejandro Petión” acantonada en Lagunillas, Estado Zulia (al occidente del país, sobre el Lago de Maracaibo).

En las gráficas proporcionadas por la Armada Bolivariana pueden apreciarse algunas diferencias respecto a un vehículo prototipo del proyecto (matrícula IMB-580) dado a conocer en el año 2013. La principal de las cuales es la ubicación del contenedor blindado de la cámara termográfica a estribor del arma principal del carro, siendo que en el prototipo estaba instalado sobre el cañón.

Durante el proceso de mejoras, se desarrolló y probó con éxito un equipo de flotación en sobrecarga tipo «apliqué», sin que a la fecha se haya anunciado su adopción como dotación normalizada. La Armada Bolivariana también anunció en años recientes la repotenciación de un segundo lote de blindados anfibios, en este caso se trata del modelo estadounidense FMC LVT-7 (variantes LVTP-7 transporte de tropas, LVTC-7 puesto de comando y LVTR-7 recuperador), pero no se han hecho públicos mayores detalles.

El «Urutú» en Venezuela

Estos vehículos de origen brasileño llegaron al país en 1984 en cuatro versiones del Modelo 3 (ultimo desarrollo producido). La versión S1 puesto de comando (con torreta monoplaza dotada de una ametralladora M2HB Cal.12,7mm y equipos de comunicaciones de carácter especial); S2 recuperador (sin torreta, con grúa hidráulica y armado con una ametralladora M2HB Cal.12,7mm), S6 transporte de tropas (con torreta monoplaza dotada de una ametralladora M2HB Cal.12,7mm) y S7 vehículo de combate de infantería (con torreta monoplaza con cañón GAM-B01 Cal. 20 mm/L90 y una ametralladora coaxial Cal. 7,62mm). En 1988 se contrató la adquisición de un centenar de ejemplares más de los que una parte serían de una versión dotada de un cañón Cockerill Mk.3 Cal. 90mm/L36 que no llegó a entrar en producción debido a la situación de inestabilidad que enfrentaba en ese tiempo la empresa ENGESA, lo cual ocasionó que se rescindiera el acuerdo.

Fotografías cortesía del Batallón de Apoyo Nro.14 «CA José Ramón Yépez» de la Armada Bolivariana.

Gonzalo Jimenez Mora
Licenciado en Administración de Empresas con extensión en Educación Superior, profesor en la Escuela de Administración de Empresas de la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales de la Universidad Bicentenariade Aragua, historiador aficionado y colaborador de varias revistas, publicaciones digitales y websites. Colaborador de Zona Militar en asuntos de Venezuela.

Deja un comentario