Los UH-1H de la Aviación del Ejército Argentino se encuentran próximos a cumplir 50 años de servicio, y como consecuencia, próximos al fin de su vida útil. El resto de las unidades del Ejército se encuentra en buen estado y en operaciones pero, teniendo en cuenta que la última adquisición fue en el 86, existe una urgente necesidad de modernizar la aviación e incorporar aeronaves nuevas con el objetivo de apuntalar a la mejora de las capacidades aéreas del Ejército en el cumplimiento de sus misiones.

Recientemente, la Aviación del Ejército recibió el helicóptero AB206, como un proyecto que inició en 2009 y se firmó en 2012, que permitió al ejército hacerse con 15 unidades modernizadas del Agusta Bell AB 206.

La adquisición fue descrita por las partes involucradas como un «éxito» puesto que supuso una incorporación anhelada y permitió que la fábrica nacional FAdeA desarrolle una nueva línea industrial con mucho potencial, siendo esta, la primera vez que la fábrica realizó tareas de modernización y mantenimiento en este tipo de helicópteros.

Dado el notable trabajo en conjunto que realizó y realiza el Ejército y FAdeA en el proyecto de modernización y mantenimiento de los helicópteros AB206, se considera que hay espacio para llevar las capacidades de ambos aún más allá.

Para cubrir las necesidades actuales del Ejército, la adquisición de nuevas unidades es primordial. La proyección para lograrlo implica la compra de 20 unidades de helicópteros medianos y 12 unidades de ataque. Los helicópteros serían provistos por una empresa extranjera bajo un paquete logístico que asegure el correcto mantenimiento a futuro de las aeronaves.

El paquete incluiría, además de las nuevas aeronaves, la apertura de un centro logístico que se encargue del mantenimiento de los helicópteros en asociación con FAdeA, además de la capacitación de los pilotos.

Esto resultaría en la recuperación de una capacidad que el ejército viene perdiendo, permitiendo el desarrollo de pilotos calificados en dichos sistemas de armas, además de técnicos que logren desarrollar nuevas capacidades y especializarse en tecnología más avanzada.

Por otro lado, la posibilidad de tener un centro de operaciones de mantenimiento otorgaría la reducción de los tiempos de reparación, los costos, y una industria nacional que continúa desarrollando nuevas competencias, que pueden suponer toda una nueva línea de trabajo a futuro.

La Aviación del Ejército tiene a su cargo la conducción de varias misiones que poseen un alto impacto en la sociedad argentina. Por un lado, las misiones de apoyo al Ejército, lo que implica capacitar a los jóvenes pilotos del futuro y a los presentes en un sistema de armas complejo con todo lo que ello implica para el desarrollo de los profesionales argentinos, además de las tareas logísticas que hacen a la regencia del mismo.

Por otro lado, el Ejército tiene a su cargo la misión de apoyo a la comunidad en caso de incendio, inundaciones, catástrofes e incluso misiones de rescate en zonas de alta dificultad, donde solo los helicópteros de estas características poseen las facultades necesarias para tan ardua tarea, como por ejemplo, llegar a zonas afectadas con equipo especializado donde con otros medios, sería imposible.

Debido a las múltiples obligaciones que debe atender la Aviación del Ejército, es necesaria una pronta respuesta que ponga en marcha un proyecto diseñado a reemplazar a los veteranos sistemas de armas. La compra de 20 unidades de helicópteros medianos y 12 unidades de ataque bajo un paquete logístico supondrá el incremento de las capacidades del ejército, y podría ser una excelente oportunidad para la industria argentina de generar a futuro, mano de obra altamente capacitada.

Tal vez te pueda interesar: FAdeA, entre la consolidación y proyecciones

6 COMENTARIOS

  1. Estimada Jennifer, tu apreciación es incorrecta, la ultima incorporación de UH-1H no fue en 1986, en 1998 la dotación se Huey se amplio con diez UH-1H-BF reacondicionados vía EDA, en 2000 con cinco ejemplares mas por el mismo sistema. A esto hay que agregarle el canje por los Bell 205A-1 sobrevivientes de la AE y fuera de servicio desde hacia tiempo por seis Uh-1H-BF con la empresa Helicopteros Marinos (4 E/s y dos como spares), la transferencia de los ejemplares de UH-1H-BF sobrevivientes de la Armada Argentina en 2010 (cinco ejemplares dos puestos en vuelo) y la transferencia de los dos UH-1H-II Huey II ex Gendarmería Nacional Argentina en el ultimo año.

    • Los ex ARA se pusieron en servicio, llegaron en vuelo a CPO, con ceremonia y todo. La FAA se tomó el trabajo de que los helicópteros no puedan volar, por eso nunca se pusieron en servicio.

  2. Me confunde la conjugación de los verbos. «Deberían», da la idea de que es algo ya resuelto y que es cuestión de tiempo la incorporación de los helos. De comprarse estos aparatos, deberán reemplazar a, por lo menos, igual cantidad de Huey radiados de servicio. Los helicópteros de ataque, deberán ser «pura sangre», no utilitarios artillados. La idea es buena, necesaria. ¿Qué va a pasar cuando la fatiga del metal haga caer a algún HUEY ya demasiado envejecido? Ya hemos perdido pilotos de Mirage en un pasado reciente debido a la vejez de las máquinas-

  3. La incorporación de los AB 206 no es suficiente como para reemplazar a los UH-1H, son dos helicópteros de diferentes capacidades.

Deja un comentario