La desaparición del avión de transporte y cisterna Lockheed KC-130R Hércules 990 de la Fuerza Aérea de Chile ha abierto muchas interrogantes. Se ha destacado que el avión, que previamente fue operado por la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU., entró en servicio en el año 1978, apuntando a su supuesta vetustez como la causa de fondo de una probable desgracia.

Sin embargo, la flota de C-130s de la FACH -ahora reducida a seis máquinas- incluye aviones del mismo tipo mucho más antiguos, incluyendo el solitario C-130B que sobrevive de las cuatro máquinas de segunda mano del mismo tipo transferidas por los EE.UU. a principios de los 1990s. Ese C-130B salió de la línea de producción en los EE.UU. a principios de los 1960s y tiene, en consecuencia, más de cinco décadas de uso, pero ha continuado en uso gracias a un buen mantenimiento. Los dos C-130H existentes en el inventario chileno, que fueron los primeros aparatos de este tipo incorporados por la FACH, fueron adquiridos nuevos en los 1970s.

La verdad es que hay muchos vetustos C-130s operando en el mundo, en su vasta mayoría bien mantenidos y en óptimas condiciones operacionales, y que son muy pocos los aparatos de este tipo que sufren problemas que les obliguen a hacer aterrizajes forzosos. El avión siniestrado había sido sometido recientemente a extensos trabajos de overhaul, realizados en Portugal por la firma OGMA, una empresa de prestigio internacional y certificada por el fabricante Lockheed, que ha sido contratada por la FACH para proveer mantenimiento mayor a sus C-130s.

El siniestro del FACH 990 ocurre en momentos en que una de las prioridades de la fuerza aérea chilena es incrementar su flota de aviones de este tipo. Para ello se contempla la potencial compra de dos C-130Es, ex Fuerza Aérea o ex Guardia Aérea Nacional de los EE.UU., donde esos aparatos están siendo reemplazados por aeronaves más modernas. Junto con ampliar las capacidades de transporte militar táctico de la FACH, el gobierno chileno ha requerido que los C-130 que se compren sean también equipados con sistemas para combatir incendios forestales, de modo de que puedan ser ocupados para ese fin durante la temporada estival.

Quien escribe prefiere no especular sobre el tipo de falla o problema que el FACH 990 pueda haber experimentado mientras sobrevolaba el Mar de Drake, llevando a bordo a 38 personas entre tripulantes y pasajeros, además de carga no especificada pero definida como “no en exceso”, en un vuelo rumbo a la Base Aérea Teniente Marsh en la Antártica.

Lo que sí es claro es que, sea lo que haya sido, habría ocurrido súbita y rápidamente porque, de acuerdo a lo informado, la comunicación entre la aeronave y las bases de la Fuerza Aérea en tierra se cortó inesperadamente, sin que desde el aparato pudiesen informar de sus problemas. Amarizar en el Mar de Drake no es una de las mejores proposiciones, pero todo indica que no había otra opción. Si el aparato llevaba carga el amarizaje en las condiciones que suelen predominar en esa zona austral sería más complicado. Dado que es un avión de alta, el grueso del fuselaje quedaría sumergido, y la evacuación tendría que hacerse por escotillas superiores del avión, y con relativa rapidez, porque el peso de carga aceleraría la inundación y hundimiento de la aeronave.

En las condiciones antes descritas no sólo la evacuación de las personas sería problemática. También sería complicado y quizás imposible sacar las balsas que llevaba el avión para inflarlas y arrojarlas al agua. Y es de esperar que lo hayan logrado, porque sin balsas la sobrevivencia de los ocupantes del avión en el agua es improbable. Y también ahí está la interrogante de si las balsas llevaban transmisores de señales de emergencia para ayudar a orientar el rescate. Y, si llevaban y estas no funcionan… ¿Será porque los sistemas estaban defectuosos, sus baterías estaban descargadas? Este tipo de situaciones tragicómicas lamentablemente ocurre. En febrero del 2010, durante el terremoto y tsunami que afectó a las zonas centro-sur de Chile, la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI) del Ministerio del Interior, encargada de coordinar la respuesta a ese tipo de emergencias, tenía las baterías de todos sus teléfonos satelitales descargadas.

En octubre de 1982 un C-130B de la Fuerza Aérea Colombiana experimentó problemas con sus sistemas de navegación mientras se dirigía hacia las Azores, donde debía hacer escala en un vuelo a Europa. Tras volar sin rumbo y consumir su combustible, la aeronave tuvo que realizar un amarizaje forzoso en las aguas del Cabo May en el Atlántico, frente al extremo sur del estado de New Jersey en la costa este de los EE.UU. Ocho ocupantes fueron rescatados con vida, mientras otros cinco perecieron. El aparato, prácticamente vacío de carga y combustible, flotó durante 56 horas antes de inundarse y hundirse por efecto de las condiciones de mar. Pero es improbable que el FACH 990 no haya llevado carga de importancia y volumen, como también es seguro que conservaba a bordo buena parte de su carga de combustible.

Jose Higuera
Periodista, estudios avanzados en Política Internacional, Seguridad y Defensa (Bradford, Bristol, Buckingham). Redactor e investigador especializado con Jane’s Information Group, Mönch Verlag y Defense News. Corresponsal en Chile.

7 COMENTARIOS

  1. Que se caiga un Hercules habla muy mal de los Mecanicos los pilotos y los talleres de mantenimiento en Chile esos aviones no se caen a los Argentinos les bajo uno los piratas ingleses pero no se caen son 4 motores que les paso a los Chilenos tambie hay que tener en cuenta que de la base que partio el avio los Chilenos le informaban a los ingleses que despegaban nuestrros aviones luegonloa ingleses ya avisado nos esperaban con una lluvia de misiles matando a nuestros pilotos y derribando nuestros aviones con la colaboracion de la Fach Fuerza aerea chilena sera eso que dicen nadie se va de esta vida sin pagar las deudas sera asi ???

  2. Realmente duele que haya alguien tan odioso y desubicado en este Foro…como Justo Copolonio…y que además no sabe ni escribir.
    Chile y Argentina tienen las mejores relaciones desde hace bastantes años; además al forista se le olvida que Argentina iba a invadir a Chile en caso de ganar su aventura en Malvinas (Reconocido por un ex comandante en Jefe del Ejercito Argentino).
    Si es por ver el mantenimiento de cada país es cosa de ver las respectivas tasas de operatibilidad de cada sistema de armas.
    Rezo por las 38 almas que nos dejaron y también dar las gracias a las FFAA Argentinas por su cooperación en la búsqueda.

  3. La FACH es muy profesional en todo sentido. Chile en general está acostumbrada a recibir material de segund mano en todas sus ramas y la FA no es la excepción. No ha sido un problema de mantenimiento, Chile dedica mucho presupuesto al mantenimiento y recorrida de sus aeronaves. Pero todo lo que vuela puede caer, todo lo que flota se puede hundir y todo lo que explota puede hacerlo. Los accidentes pueden tener una multiplicidad de causas y converger cientos de factores, desde mecánicos, hasta meteorológicos y humanos. Si se pierden F-35 flamantes, también puede hacerlo un Hércules con décadas en sus cuadernas. Sólo recuperando la aeronave se sabrá exactamente cuál fue el motivo del tráfico destino de tan noble avión. Nuestro más sentido pésame desde Argentina para todos los tripulantes desaparecidos del país hermano. Dios los reciba en su seno.

  4. Me apena leer en los foros de defensa comentarios xenófobos, así como también negacionistas, racistas y clasistas.
    Mis respetos para los fallecidos

Leave a Reply