En octubre pasado informábamos sobre el avanzado estado de las negociaciones para la adquisición de diez Beechcraft TC-12B Hurón así como su respectivo simulador. Las aeronaves, ex US Navy, ya habían sido seleccionadas e inspeccionadas por la Fuerza Aérea Argentina, esperándose completar diversas cuestiones administrativas con el objetivo de incorporar los TC-12B lo antes posible.

De acuerdo a lo indagado por Zona Militar, una de las últimas novedades sobre el tema era la espera por la Letter of Credit (LOC) proveniente desde los EEUU, lo que permitiría dar los primeros pasos para el cierre de la adquisición. Según lo comentado a este medio, las diez aeronaves fueron ofrecidas a un precio accesible y llegarían en un excelente estado de conservación, con una importante cantidad de horas de vuelo remanentes. Estas condiciones resultan mas que seductoras para la FAA, ya que se trata de la incorporación de un sistema de armas barato de operar pero que a su vez se amolda a las necesidades actuales de la Fuerza y resulta un sarm flexible (teniendo en cuenta la posibilidad de realizar modificaciones para llevarlos a versiones especializadas).

La llegada de los Hurón a la FAA no solo permitirá un respiro a la flota de Twin Otter sino que también ocuparán el espacio vacío dejado por los IA-50 G-II Guaraní, aeronaves que fueron paulatinamente desprogramadas de servicio (desprogramación oficial en 2007) sin contar con un adecuado reemplazo. Bajo este parámetro, se espera que la incoporación de la versátil aeronave termine por conformar dentro de la orgánica de la Fuerza Aérea Argentina una renovación de la II Brigada Aérea y el restablecimiento de la Escuela de Transporte.

Otro de los objetivos de la FAA es que los TC-12B sean utilizados como medio para que el personal sume horas de vuelo, en paralelo al adiestramiento que se aporte con el simulador emplazado en la Base Aérea de Morón.

El proceso de adquisición probablemente se vea demorado por el próximo cambio de gestión, situación que también aqueja a otros procesos tales como la compra de los P-3C Orión por parte de la Armada Argentina. Son en estos casos donde debe ponerse la política de defensa por sobre cuestiones partidiarias, ya que se trata de procesos que permitirán recuperar e incrementar capacidades a las Fuerzas Armadas.

5 COMENTARIOS

  1. No es una incorporaciòn sustancial, pero todo suma. Su importancia puede ser secundaria o subsidiaria, pero todo lo que se pueda comprar en buen estado, y barato, se debe comprar. Aprendamos de Chile. Veremos cómo avanza este tema, si es que avanza. No veo mucha simpatía de Trump por el gobierno entrante.

  2. No veo a los Hurón descargando tareas de los Twin Otter, aviones que se usan en la Patagonia y Antártida. Seguro serán un relevo óptimo para las tareas que desempeñaban los Guaraní II. En cuanto a “versiones especiales” estos aviones han sido utilizados por las FFAA estadounidenses en múltiples formas, así que aquí podrían realizarse perfectamente las adaptaciones que crean convenientes las autoridades y responsables de la planificación. Tecnología y capacidad humana sobran, lo que falta es presupuesto… Primero que se concrete la compra!

  3. Excelente avance, respecto del ultimo tramo de la nota, donde menciona la demora del proceso de compras es importante instalar el debate para que en los cambios de gobiernos no se dilate ni se suspenda dichos procesos para que todo siga su camino ya que las plantas de personal permanente pueden continuar en el avance y cierre de todas las compras de esta característica,

    cuando vamos a aprender a gestionar con tiempos lógicos ya que estamos en la ERA DIGITAL?
    SALUDOS

Leave a Reply