El pasado 31 de octubre, el Littoral Combat Ship USS Detroit LCS-7 soltó amarras en la Estación Naval Mayport, Florida, para incorporarse al área de responsabilidad del Comando Sur donde prestará servicio en apoyo a la operación multinacional MARTILLO. El Detroit, cuarta unidad perteneciente a la clase «Freedom», atravesó un período en dique seco a los fines de su puesta a punto para la ya concretada incorporación a la 4ta Flota de la US Navy. Los trabajos realizados por el Southeast Regional Maintenance Center incluyeron una recorrida general así como actualización y modernización de algunos de sus sistemas.

Para las tareas contra el tráfico ilícito en aguas de Centro y Sudamérica en el marco de la operación MARTILLO, el USS Detroit contará con su paquete de combate de superficie el cual se verá notablemente reforzado por su componente aéreo embarcado, el cual está integrado por un helicóptero MH-60S Sea Hawk y por dos VANT MQ-8B Fire Scout asignados al asignado al Helicopter Sea Combat Squadron (HSC) 2 «Sea Knights» . La tripulación, compuesta por 90 personas, realizará rotaciones cada 4-5 meses y contará con el apoyo de un destacamento de la US Coast Guard.

El USS Detroit no solo se limitará a tareas de de control sin que también se tiene previsto el intercambio con diversas armadas de la región, tal como suele ser usual en este tipo de operaciones. De acuerdo a lo previsto por la US Navy, a inicios de 2020 se desplegará una segunda LCS, tratándose en este caso del USS Little Rock LCS-9, unidad también perteneciente a la clase «Freedom».

Foto de portada: Petty Officer 2nd Class Devin Bowser – US Navy

Deja un comentario