Por qué el avión de guerra electrónica J-16D es realmente un gran problema para los rivales de China

0

por Sebastien Roblin

Los cazas de ataque electrónico EA-18G Growler de la Armada de los Estados Unidos son uno de los pocos tipos de aviones militares dedicados a la tarea de bloquear y potencialmente destruir radares hostiles que podrían guiar mortales misiles superficie-aire contra aviones amigos. Esta misión se conoce como supresión de las defensas aéreas enemigas (SEAD). Básicamente, si una fuerza aérea moderna quiere atacar a un adversario con defensas antiaéreas significativas, necesita un componente SEAD efectivo para evitar pérdidas insoportables.

El Growler se deriva del caza F-18 Super Hornet, y es más rápido, más maniobrable y más fuertemente armado que las plataformas aéreas de interferencia anteriores basadas en aviones de transporte y ataque. Esto permite a los Growlers contribuir con potencia de fuego adicional para misiones de ataque, mantenerse junto a los aviones de combate que están escoltando y potencialmente acercarse un poco más a las defensas aéreas hostiles.

Los ingenieros de aviación de China nunca se han sentido demasiado orgullosos de copiar una buena idea del extranjero , generalmente modificada con «características chinas». Quizás no sea sorprendente que parezcan haber ideado un Growler propio.

El avión en cuestión es una variante del avión de ataque J-16 Red Eagle de dos asientos, una copia china del Sukhoi Su-30MKK Flanker ruso. El Red Eagle de dos asientos es más o menos comparable al F-15E estadounidense, y mejora el original ruso con nueva aviónica que incluye un radar AESA, que representa el estado actual de la tecnología de radares de combate. Si bien China ha tenido grandes problemas para desarrollar motores a reacción confiables de alto rendimiento, tiene más éxito en la producción de electrónica avanzada, tal vez debido al cruce con su sector electrónico civil.

La variante J-16D, la «D» en la designación proviene de la palabra china para «electrónico», diànzǐ , realizó su primer vuelo el 18 de diciembre de 2015. Las fotos fueron publicadas tres días después. Repasemos la breve lista de lo que nos dice la foto.

El J-16D ha eliminado su cañón de treinta milímetros y su sensor infrarrojo; ¡Este no es un avión destinado a peleas de perros de corto alcance! En cambio, hay varias antenas nuevas y conjuntos de guerra electrónica conformados a lo largo del fuselaje. El radomo de nariz del J-16D está reformado, posiblemente para acomodar un radar AESA más avanzado. Lo que es más importante, se montan nuevas cápsulas de guerra electrónica en las punteras de las alas que se parecen a las cápsulas de guerra electrónica ALQ-218 estadounidenses, que también se ubican en las punteras de las alas del EA-18G Growler. Estos son sensores electromagnéticos que pueden analizar las frecuencias de radar y ayudar a determinar la posición de los dispositivos de transmisión de radar, datos que serían muy útiles tanto para bloquear radares como para atacarlos para su destrucción.

Eso es todo lo que se sabe con certeza: la Fuerza Aérea del EPL, después de todo, no tiene la costumbre de dar informes detallados sobre sus últimos cazas. Pasemos ahora al reino de la especulación plausible.

Si el fuselaje del J-16D tiene hardware integrado para hacer que los misiles antirradar y los equipos de interferencia electrónica sean más efectivos, probablemente esté diseñado para utilizar equipos de interferencias y misiles antirradar. Lo más probable es que lleve dos o tres cápsulas de interferencia debajo de las alas y el fuselaje, cada una optimizada frente a diferentes frecuencias de radar. Se cree que estos equipos también pueden usar la tecnología AESA.

Incluso con una carga máxima de equipos de guerra electrónica, el J-16 tendría seis de sus doce puntos duros libres para transportar armas. China tiene tres tipos diferentes de misiles antirradiación (ARM), que están diseñados para enfocarse en radares enemigos desde lejos. El misil CM-102 tiene un alcance de 100 kilómetros y es probablemente lo suficientemente preciso como para alcanzar objetivos navales y terrestres con su ojiva de 80 kilogramos. China también tiene una copia desarrollada localmente del misil ruso Kh-31P, conocido como el YJ-91, que tiene un alcance ligeramente más largo y también tiene aplicaciones antibuque. Finalmente, hay un misil ARM LD-10 derivado del misil antiaéreo PL-12. Por supuesto, el J-16D podría transportar la mayoría de los otros armamentos que el caza básico Águila Roja puede llevar en sus puntos duros.

China ya vuela otro cazabombardero con capacidades de guerra electrónica, el biplaza JH-7 Flying Leopard de diseño nacional, de los cuales alrededor de 240 sirven en la Fuerza Aérea del y la Fuerza Aeronaval del EPL. Capaz de operaciones de largo alcance y una velocidad máxima de Mach 1.75, el Flying Leopard puede transportar alrededor de 9.000 kilogramos de municiones, incluidos misiles antirradar. Tanto el JH-7 básico como el modernizado JH-7A han sido fotografiados con módulos de interferencia, que cuentan con múltiples transmisores de interferencia. Sin embargo, el Flying Leopard carece de un equipo de guerra electrónica integrado en el fuselaje y, por lo tanto, es más limitado como una plataforma de guerra electrónica que un avión diseñado específicamente.

China también mantiene una modesta flota de aviones más grandes y más lentos que pueden proporcionar soporte de interferencia a distancia. Estos incluyen un par de docenas de transportes Y-8GX e Y-9GX, variantes chinas del Antonov An-12, equipados con interferidores tácticos y otros equipos de guerra electrónica, y aviones de guerra electrónica HD-6 basados en el bombardero H-6, variante china del Tupolev Tu-16 Badger. Los nuevos drones Xianglong «Soaring Dragon» también pueden tener aplicación como interferidores tácticos.

Beijing también esta desarrollando un equivalente embarcado del J-16D. Los cazas embarcados J-15 Flying Shark, que operan desde los dos portaaviones chinos, el Tipo 001 y el Tipo 002, también comparten una herencia común en la familia de aviones Flanker, y  parece plausible buscar una actualización similar tomando como base el biplaza de conversión operacional J-15S. Sin embargo, una limitación sería la menor carga útil que los J-15 pueden transportar, debido a las limitaciones máximas de peso de despegue impuestas por las cubiertas estilo salto de esquí de los portaaviones chinos. En cualquier caso, ni siquiera está claro en qué medida se adoptará el J-16D.

Las primeras imágenes del nuevo avión de ataque electrónico Shenyang J-15D destinado a la Aviación Naval  del Ejército Popular de Liberación (EPL) aparecieron en la web en 2018. El «Growler chino» aparentemente sigue un camino de desarrollo similar al EA-18G, que se desarrolló a partir del F/A-18F de dos asientos. El J-15D se basa en el entrenador de doble asiento J-15S, que voló por primera vez el 3 de noviembre de 2012, y también incorpora tecnologías del J-16D de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación.
Según fuentes confiables, el banco de pruebas del  J-15D voló por primera vez en octubre de 2016 y el el primer prototipo verdadero del J-15D fue el que aparecio en 2018.

Las características del J-15D incluyen dos enormes módulos de guerra electrónica en las puntas de las alas que probablemente contengan medidas de soporte electrónico (ESM) o equipos de inteligencia electrónica (ELINT).

Según los últimos informes, el desarrollo del J-15S ha sido abandonado y el proyecto se fusionó con el J-15D para crear una verdadera variante multirol embarcada del J-15, denominada ahora como J-17.

Después de todo, China es más famosa por cómo sus propios sistemas de misiles sirven en su estrategia de antiacceso / negación de área. ¿Dónde podría China enfrentarse realmente a las defensas aéreas enemigas? Por supuesto, los aviones SEAD tendrían aplicación en un conflicto con Taiwán o, lo que es más improbable, con Japón. Sin embargo, el avión de guerra electrónica puede estar más orientado a contrarrestar los buques de guerra de superficie de la Marina de los EE. UU., erizados con misiles tierra-aire SM-2, SM-6 y Sea Sparrow para derribar tanto aviones hostiles como misiles antibuque. Estos son especialmente potentes cuando su potencia de fuego y sensores están coordinados por el sistema de combate Aegis, que incluye buques en las armadas estadounidense, japonesa, surcoreana y (pronto) australiana.

Por ejemplo, este artículo chino argumenta que el JH-7 usando una combinación de misiles antirradiación YJ-91 y guerra electrónica representaría una «pesadilla» para los barcos equipados con Aegis. Por supuesto, usar de por sí solo interferidores de radar no es un «botón de ganar» automático contra las defensas aéreas. Sin embargo, la interferencia degrada la detección efectiva del radar y los alcance en que encuentra sus objetivos, lo que hace que un enjambre de misiles o aviones de ataque sea más propenso a abrumar las defensas.

Beijing no está interesado en guerras en el extranjero en este momento. Sin embargo, busca alterar el equilibrio militar de poder en el Océano Pacífico. Las aeronaves como el J-16D sugieren que el Ejército Popular de Liberación está interesado en desarrollar aeronaves especializadas que ofrecerán a China un espectro completo de capacidades de guerra aérea, al igual que las del ejército estadounidense.

Sébastien Roblin posee una maestría en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown y se desempeñó como instructor universitario para el Cuerpo de Paz en China. También ha trabajado en educación, edición y reasentamiento de refugiados en Francia y Estados Unidos. Actualmente escribe sobre seguridad e historia militar para War Is Boring . Este apareció por primera vez en 2017.

Deja un comentario