Los medios de comunicación turcos alegan que Turquía ha iniciado las pruebas de los sistemas de defensa aérea S-400 de fabricación rusa comprados a Moscú, a pesar de las amenazas de sanciones de Estados Unidos.

Por su parte, Estados Unidos afirma que Turquía ha cruzado “otra línea roja”. Inclusive se informó que las pruebas se están llevando a cabo con los aviones de combate F-16, fabricados por EE.UU. Los S-400 están actualmente desplegados en una base aérea en las afueras de Ankara.

Turquía recibió este año dos sistemas de defensa aérea S-400, desestimando las advertencias de Estados Unidos de que suponen una amenaza para la seguridad de la OTAN.

La compra del sistema ruso S-400 y su posterior entrega en julio ha sido una fuente importante de fricciones entre los aliados de la OTAN, Turquía y Estados Unidos.

Como resultado, Washington suspendió la participación turca en el programa multinacional de aviones de combate F-35. Los legisladores estadounidenses han advertido a Turquía sobre la aplicación de sanciones si activan el sistema.

Estados Unidos y otros países de la OTAN dicen que el S-400 ayudaría a la inteligencia rusa y comprometería el programa F-35 dirigido por Estados Unidos.

A pesar de las reuniones entre ambos líderes para abordar la crisis en las relaciones bilaterales, la última hace dos semanas, las diferencias en numerosas cuestiones, no ha hecho más que tensionar la relación. La política en Siria, y la compra del sistema ruso ha logrado el clima de disconformidad entre las partes.

Turquía es el primer estado miembro de la OTAN en comprar tales sistemas de misiles de defensa aérea de Rusia.

Tal vez te pueda interesar: Los aviones de combate F-35 resultaron ser «invisibles» para los sistemas de misiles rusos S-400

Leave a Reply