El jueves pasado, durante los simulacros en la región Sverdlovsk en los Urales, el equipo a cargo del sistema de misiles tácticos Iskander-M del Distrito Militar Central de Rusia lanzaron ataques contra una fuerza enemiga.

“Los equipos realizaron una marcha hacia el área designada donde equiparon las posiciones de lanzamiento y se pusieron en alerta de combate. El personal realizó lanzamientos de misiles electrónicos, practicando múltiples y únicos ataques contra instalaciones vitales y objetivos que componen el potencial de combate de un enemigo simulado para un rango de hasta 200 km”, dijo la oficina de prensa en un comunicado.

Los equipos también practicaron asignaciones para operar lanzadores y vehículos de carga y transporte, mientras que los conductores agudizaron las habilidades de conducir en diferentes tipos de terreno, dice el comunicado.

Los ejercicios apuntan a aumentar la eficiencia de los sistemas operativos Iskander-M e involucran alrededor de 100 artículos de armamento y hardware militar, según el comunicado.

El sistema de misiles tácticos Iskander-M está diseñado para atacar objetivos adversarios de bajo tamaño a un alcance de hasta 500 km; siendo estos, lanzadores de misiles, sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple, artillería de largo alcance, aviones y helicópteros en aeródromos, puestos de mando y centros de comunicaciones.

Leave a Reply