Lourdes Puente: “no puede haber soldados debajo de la linea de pobreza, la política salarial es urgente”

2

Conforme finaliza el periodo presidencial actual y continua el mutismo sobre los lineamientos en Defensa Nacional del próximo gobierno, desde Zona Militar nos pusimos en contacto con la especialista Lourdes Puente, máster en Relaciones Internacionales en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y Directora de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Católica Argentina, quien accedió gentilmente a responder una serie de preguntas relacionadas al futuro del ámbito.

A continuación las preguntas y respuestas:

ZM. Entrando en los últimos meses antes de la finalización del mandato ¿cuál es el diagnostico general que puede hacer sobre la gestión del Ministerio de Defensa

LP. Todos los analistas coinciden hoy que no tenemos defensa. La reglamentación del último decreto, si bien volvió el concepto al espíritu de la ley, habilitó incluir a sus misiones subsidiarias en términos de planificación y equipamiento. Eso al final, termina debilitando la defensa. Es como si para mejorar las capacidades de los bomberos, nos preocupe más la escalera o el camión que la salida del agua, porque la estamos más utilizando para transporte y ayudar a unos vecinos a bajar el gatito, que para apagar incendios. Y lo que necesitamos es que sepan apagar el incendio, aunque no haya habido fuego por años y las probabilidades sean escasas, mejor que funcione y bien.

Se ha reforzado el apoyo logístico al control de la frontera norte en espacio terrestre y aéreo. Peros seguimos sin capacidad de ser utilizadas para una guerra en la forma en que la guerra se da hoy en el mundo. Mantenemos capacidad para desplegar en caso de desastres naturales, pero no tenemos adiestramiento suficiente para enfrentar cualquier amenaza externa que se de en cualquiera de los espacios soberanos.

Además, están desaprovechadas capacidades como Ingenieros de Ejército, que podrían utilizarse para desarrollos necesarios y generar paralelamente el adiestramiento que no nos podemos dar por falta de presupuesto.

Muy pocos días navegados, días volados y días de campaña, por lo que el adiestramiento es cada vez peor. Dicho esto, hay que admitir algunos avances en la Defensa que al menos la deja un pasito adelante de lo que estaba en 2015:

  • Se volvió a poner a funcionar la Fuerza Aérea que estaba sin capacidad de formar pilotos comprando 18 aviones de entrenamiento avanzado (Texan II y Pampa). Se está negociando con Corea la compra de 10 aviones de intercepción supersónicos (FA-50). La capacidad de intercepción aérea es algo absolutamente básico para un país. El esfuerzo de adquirir aviones es clave para reconstruir la fuerza áerea. Hay que continuar esa negociación definiendo prioridades. Las inversiones necesarias para continuar adquiriendo e instalando radares (INVAP) también deben retomarse, especialmente en la frontera noreste.
  • En la Armada, se le dio prioridad a recuperar la capacidad de control del mar. Se firmó el contrato con Francia por la compra de 4 patrulleros oceánicos (uno por año desde 2019). Hay un acuerdo con EEUU para adquirir 4 aviones patrulleros P-3C Orión con lo que se reconstruiría la capacidad de control aéreo del mar (sería importante que esta gestión cierre el acuerdo porque parece que lo cancelaron). Esto sumado a los Suoer Etendard adquiridos a Francia deja a la aviación naval con proyección de futuro.

ZM. A su criterio ¿cuáles son las políticas para el sector imprescindibles de modificar?

LP. No puede haber soldados bajo la linea de pobreza. La política salarial es lo urgente. Y con esa la reestructuración del personal en función de un diseño posible del instrumento y no el deseable.

Trabajar urgentemente en el diseño del instrumento de guerra del siglo XXI sin condicionamientos históricos. Algo se estuvo trabajando, pero es necesario recurrir a oficiales superiores designados con funcionarios del Ministerio. No deben hacerlo cada Fuerza por su lado. Y debe ser una tarea prioritaria que comprometa a la mayor cantidad de oficiales del Alto Mando y a sectores de la oposición especializados.

Concentrar el esfuerzo en capacidades aeronavales, pero también hay que reformar el Ejército. Un ejército más chico en número y concentrado en pocas bases pero recuperar capacidades. Prioridad en construir una fuerza de despliegue rápido, reducir el despliegue y construir unidades especializadas. Incorporar tecnología es una deuda pendiente, aunque sea en pequeña escala.

Además hay que trabajar en Producción para la defensa. Se realizó un esfuerzo importante en reformar las empresas y profesionalizar la gestión. FADEA volvió a fabricar aviones Pampa y junto con Tandanor no requieren asistencia del Tesoro para funcionar, brindan servicios al sector privado y cumplen los contratos (función estratégica). Sería importante sostener la gestión profesional de estas empresas pero también articular todo el sistema de producción para la defensa con el sistema científico tecnológico nacional.

ZM. ¿Cuáles se consideran las principales amenazas a nuestro país y cuál sería el rol de las Fuerzas Armadas para contrarrestarlas?

LP. Está amenazado el control y vigilancia de nuestros espacios jurisdiccionales, sobre todo el aéreo, naval y ciber. Las amenazas de su uso no son solo por el crimen organizado, sino por todo lo no legal que pretende circular y por los estados que por tecnología o poder logran una presencia que nosotros no estamos pudiendo generar. En ese sentido, la defensa no se agota en los espacios propios, sino que tenemos que lograr presencia, sobre todo con tecnología en los espacios comunes desde donde se proyecta poder hacia los propios, tanto en Alta Mar, como en el espacio exterior y el ciberespacio.

Malvinas es más que un espacio en disputa, es la proyección a la Antártida. Y como tal requiere un tratamiento posible pero creativo y activo, que prevea presencia en competencia pero también en cooperación. En una política en que la Patagonia y todo el Atlántico Sur se integren como parte, e implique participación activa en todas las agencias internacionales y nacionales que se refieren a los temas que involucra este espacio.
La competencia por los recursos atlánticos y antárticos está latente. Con nuestros vecinos tenemos que trabajar juntos, porque el poder que nos compite es muy superior, en tecnología sobre todo, pero también y evidentemente en capacidad militar.

ZM. El curso de los últimos 30 años ha mostrado una creciente tendencia al recorte presupuestario para la cartera de Defensa: ¿Qué se puede hacer para financiar una mejora del instrumento militar argentino?

LP. Hay que ser creativos y buscar aliados. Para ejercitar en el Atlántico Sur, quizás empresas petroleras que invierten off shore en el agua e incluso en la Patagonia. Para solventar Operaciones de Paz, Cancillería. Para adiestrar ingenieros, presupuestos de localidades que requieran reformas que ellos puedan hacer. Hay que ser mas flexibles y creativos.

Cuentan que al entonces Ministro de Guerra Gral. Pablo Riccheri, en el 1900, el presidente Julio A Roca le dio la responsabilidad de crear un nuevo ejército nacional, profesional y moderno. Para ello, le llevó estudiado todo el presupuesto, partida por partida, de donde iba a ahorrar y sacar cada peso. El mismo Gral San Martin, como Gobernador de Cuyo, decide hacer la campaña de los Andes, pero se pasa tres años ordenando las finanzas de Cuyo a fin de lograr la conformación de las Fuerzas.

Esto para decir, que frente a la escasez del presupuesto, hay que estudiar partida por partida; elegir en que ítems hay que ahorrar y en cuales se puede ser más eficiente. Y cuando digo del presupuesto, me refiero no solo al de defensa, sino al presupuesto nacional.

ZM. ¿Argentina se encuentra relegada en relación con la región en cuanto a capacidades del instrumento militar?

LP. Absolutamente. Hoy tenemos dificultad para lograr incluso una fuerza combinada.

ZM. A la luz del concierto internacional, ¿Que modelos de referencia tomaríamos del exterior para avanzar en mejoras para el sistema de Defensa Nacional? ¿Qué países pueden ser aliados en este sentido?

LP. Nuestros aliados naturales son Brasil y Chile, pero los dos requieren con nosotros grandes cuotas de realismo y pragmatismo. Por supuesto también Uruguay y Paraguay.

Se podría estudiar los modelos asiáticos, africanos o europeos de potencias medias, aun cuando tienen muchas realidades diversas, ya sea por pertenecer al Commonwelth o admitirse parte de coaliciones superiores, o admitir tomar parte en la disputa entre potencias. Nuestro escenario y lugar estratégico difiere de todas y eso hace difícil asumir similitudes. Pensarlo con Brasil, Paraguay, Chile y Uruguay, sería más productivo para todos nuestros pueblos. Europa se animó, aun con dificultades y aun endeblemente.

ZM. ¿Cuál es su visión sobre nuestro complejo militar-industrial? ¿Qué se puede hacer para potenciarlo?

LP. Algunos lugares de la industria militar se han ordenado y están funcionando, como Tandanor y/o FADEA. Algo que hace un tiempo parecía imposible. Hay que potenciarlo y sinergiarlo con las capacidades de todo el país.

Te puede interesar: Scheetz: “La idea de involucrar a las FFAA en tareas de seguridad es un completo absurdo”

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo sobre una realidad que empezó a gestarse desde hace 40 años atrás, hacia adelante. Lo único que hay que hacer es sacar el cálculo de los millones de km2 de territorio, de mar y de espacio aéreo que tiene Argentina para saber qué Fuerzas Armadas necesitamos. Mejor que los políticos no inventen frases como “no hay hipótesis de conflicto” para justificar la poca atención que se le ha dado a la defensa las últimas décadas. La defensa es una responsabilidad obligatoria del Estado.

  2. Nustras elites se han encargado de Africanizar el pais y eso no escapa a las FFAA, que viven y trabajan a lo largo de todas sus carreras con las carencias , mas ridiculas , que no podrian suceder en ningun pais , ni ahun en los mas pobres, cambiar esta deigualdad manifiesta e malintencionada, y revanchista es funcion de nuestra clase dirgente, ya que han castigado durante 38 años aquienes defienden humildemente el pais, con los minimos recursos, a costa de su propio ezfuerzo propio y familiar tambien, despierten y corrijan eso ya…

Leave a Reply