La Fuerza Aérea de EE. UU. está trabajando en un proyecto que se encarga de probar que los enlaces de datos seguros (secure data link) entre sus aviones de combate F-22 y F-35 no permita identificar la ubicación de las aeronaves en situación de combate.

La primera prueba se llevará a cabo en diciembre y significará un importante objetivo para los EE.UU. en su meta por comprender el sistema Multi-Domain Command and Control network que abarca el Ejército, la Armada, la Infantería de Marina y la Fuerza Aérea a través de los dominios terrestres, marítimos, aéreos, espaciales y ciberespaciales.

El sistema presenta nuevos métodos de intercambio de datos entre las fuerzas, una vista operativa común que puede rastrear posiciones actualizadas y, lo más importante, una conexión de datos para permitir que los F-22 y F-35 compartan datos sin exponer sus posiciones.

El F-35 fue diseñado para recibir grandes cantidades de datos sobre posiciones y situaciones en el campo de batalla. El F-22, en servicio desde 2005, con el último avión entregado en 2012, tiene una misión y capacidad más limitadas, y el enlace de datos intra-vuelo del F-22 y el enlace de datos avanzado multifunción del F-35, son actualmente incompatibles.

Los aviones de combate tienen diferentes protocolos de comunicación y frecuencias de radio, y no fueron diseñados con una puerta de enlace digital para integrar sus capacidades de comunicación.

Lockheed Martin desarrolló un sistema de enlace en 2013, pero no se convirtió en un estándar de uso.

Imagen de portada: Heidi Couch / U.S. Air Force

Tal vez te pueda interesar: La Fuerza Aérea de los EE.UU. quiere que el F-35 y el F-22 puedan comunicarse entre sí con el programa súper secreto X-37B

Deja un comentario