El presidente ruso, Vladimir Putin declaró este 31 de octubre, que el misil de crucero hipersónico Zircon «seguramente» estará a bordo de la corbeta más nueva de la Marina rusa, que entrará en servicio el próximo mes.

El misil Zircon, o Tsirkon, aunque aún se encuentra en desarrollo, no puede ser interceptado por ningún sistema de defensa actualmente en uso, según el informó medio de comunicación ruso TASS.

Putin recorrió la corbeta Gremyashchi en una visita a la ciudad noroccidental rusa de Kaliningrado el jueves pasado. «Ciertamente tendrá Tsirkon», dijo Putin al ministro de Defensa Sergei Shoyu.

Según los informes, el misil Zircon viaja a nueve veces la velocidad del sonido; superando con creces, la velocidad que normalmente se le atribuye a los misiles hipersónicos (cinco veces la velocidad del sonido).

En febrero, el misil aún estaba en desarrollo cuando la estación de televisión estatal rusa, Rusia -1, amenazó cinco posiciones estratégicas de Estados Unidos, donde una de ellas incluía al Pentágono, alegando que el misil Zircon podría alcanzar objetivos en menos de cinco minutos.

Dmitry Stefanovich, experto del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia y cofundador del proyecto Vatfor, dijo al medio de noticias Insider, que las corbetas «no se consideraban la plataforma prioritaria para Tsirkons», pero que Rusia cree que su «ventaja radica en una idea general de que la Marina necesita combatientes de superficie y submarinos para diferentes misiones, y que estos deben ser armados hasta la empuñadura».

Putin utilizó el misil para amenazar a los EE. UU. en caso de que éste decidiese desplegar nuevos misiles nucleares más cerca de Rusia. El motivo se debió a la salida unilateral de los Estados Unidos del Tratado INF en febrero.

Así, Putin fanfarroneo a los medios en febrero, «lo resolviste: Mach nueve y más de 1.000 km».

Si bien las afirmaciones de los medios estatales rusos son imposibles de verificar, Putin ha dicho que el Zircon puede destruir tanto objetivos terrestres como marítimos.

Stefanovich continúo diciendo que cuando el arma esté finalmente desplegada, probablemente no será tan impresionante como la mayoría cree, aunque aclaró, «aún así la velocidad sería inigualable, y Mach 8, parece factible de lograr». En cuanto al alcance, dijo que el misil probablemente sólo podría alcanzar un máximo de 1.000 km si no tuviera que evadir los sistemas de defensa antimisiles; de lo contrario, un alcance de 400 a 800 km sería más realista.

Eso es menos que el alcance del misil de crucero Tomahawk que usa EE. UU. para las misiones de ataque terrestre, pero llega más lejos que los misiles Harpoon y Naval Strike utilizados por la Marina de los EE. UU. para atacar barcos enemigos. El Zircon es compatible con los sistemas de misiles Kalibr, que ya están a bordo de la corbeta Gremyashchiy.

Y aunque no se ha informado oficialmente de que el Zircon tiene capacidad nuclear, «la ojiva de alto explosivo penetrante convencional es lo suficientemente buena como para hundir o destruir la mayoría de los objetivos, pero la creencia general es que la mayoría de los misiles rusos son de doble capacidad», con una carga útil de unos 300 kg, dijo Stefanovich a Insider.

Según la Federation of American Scientists, el Zircon podría desplegarse el próximo año.

Deja un comentario