El avión de combate furtivo de quinta generación F-35 de Lockheed Martin, será el centro de la atención, cuando en los ejercicios combinados Blue Flag, cuatro naciones se unan a Israel para simular escenarios de conflicto.

El ejercicios Blue Flag, de 12 días de duración, es organizado por la Fuerza Aérea israelí, y es la primera vez que Israel lleva a cabo la ardua tarea de realizar una misión combinada de tal complejidad, aseguro la Fuerza de Defensa de Israel, en un comunicado de prensa.

Más de 1.000 personas participarán del simulacro, entre ellos, tripulación aérea, personal técnico y administrativo de los Estados Unidos, Grecia, Alemania, Italia e Israel. El ejercicio «Fifth Generation» se realiza en la Base Aérea de Uvda, en el sur de Israel, donde se desplegarán los F-35 para practicar escenarios de combate aire-aire y aire-tierra, amenazas avanzadas de misiles tierra-aire y situaciones de combate enemigas.

El despliegue, que comenzó el domingo y finalizará el 14 de noviembre, está diseñado para brindar oportunidades para vuelos conjuntos en una amplia gama de escenarios de amenazas.

No se ha determinado cuántos de los F-35 fabricados en Estados Unidos llegarán a la base aérea, pero la IAF dijo en el comunicado del viernes, que espera «docenas».

Israel posee 16 unidades de la variante F-35A, con 50 más en pedido y una proyección de 75 unidades más a futuro.

«El ejercicio Blue Flag es de suma importancia estratégica y tendrá un impacto significativo en la Fuerza Aérea, las FDI y el Estado de Israel en su conjunto», agregó el comunicado.

Deja un comentario