La Defensa que viene

10
Ministerio de Defensa Argentina

Paso desapercibida. Indirectamente se la tocó durante los debates presidenciales más ligada a la aproximación internacional del país que como foco especifico. Es claro que la Defensa Nacional no tiene margen de acción dentro de una agenda plagada de urgencias y hasta el día de hoy parece no pretender colarse y ganar cierto protagonismo.

En ese sentido, el poco interés de la casta política sobre ámbitos estratégicos, uno de ellos la defensa, parece caer en un déjà vu: el nuevo gobierno ocuparía el Ministerio de Defensa con un plan escueto tal como sucedió con el gobierno saliente en el 2015. A partir del 10 de diciembre de este año comenzará un enroque de funcionarios en las distintas dependencias nacionales y se acomodarán los próximos decisores con mas lineas generales que planes específicos.

La futura cartera, que al día de hoy no tiene definido su posible referente pese a rumores que mencionan a una ex subsecretaria, un ex secretario y un ex ministro, parece apuntar a una continuación de ejes de la gestión 2003-2015, con ciertas notas aggiornadas a la actualidad.

En primer lugar se vuelve a un enfoque en torno a la cuestión Malvinas. Para ese cometido, consideran que el instrumento militar tiene una función importante para «controlar y monitorear» las actividades británicas en el archipiélago. En sintonía, consideran esencial que las Fuerzas Armadas cuenten con recursos para consolidar la política antártica. Sin embargo, se aclara que la diplomacia es el vector fundamental en torno a estas cuestiones no sanjadas.

Como punto adaptado a la tendencia de la ultima gestión, se pone sobre la mesa la importancia de controlar espacios y recursos estratégicos. Tanto los recursos naturales como la infraestructura son los ejes donde el instrumento tiene una importante responsabilidad de «vigilar y controlar». Recordemos que la Directiva Política de Defensa Nacional del 2018, surgida del gobierno saliente, fue la que ha elevado esta temática dentro de la agenda de defensa, lo que supone una cierta continuidad o puntos de consenso entre el cierto antagonismo de gestión del ámbito.

Pese a que la nueva gestión pretende abordar los problemas de larga data en el sector militar, tales como estado del instrumento militar, incorporacióne de nueva tecnologia, salarios, personal en retirada hacia nuevos rumbos, presupuesto, no se ha precisado de que forma se intentara aplacar estas dificultades no solucionadas durante mas de 3 décadas.

Dentro del sector militar existen caras de fastidio, entre aquellas que han apostado fuertemente al nuevo enfoque para las Fuerzas Armadas, caras de incertidumbre en aquellas que vienen trabajando sobre planes que trascienden una gestión presidencial y caras de alivio entre uniformados que a puertas cerradas criticaban la gestión de «excel» dentro del Ministerio.

Los próximos años para el país pueden resultar tortuosos. La costumbre del recorte mantiene un horizonte seguro, mientras el dolar alto patea el tablero de las direcciones que planifican acorde a precios internacionales.

Existe un miedo en el pequeño mundo de la academia de defensa local que se centra en lo que viene sucediendo año tras año en el sector. El Ministerio de Defensa tiende a ser un mero administrador de militares mientras las ideas y los proyectos transformadores son solapados por las políticas de letargo. «Si solo se enfocan en el control civil, a la corta no va a quedar nada que controlar» menciona un pasillero del Edificio Libertador.

A un día de las elecciones presidenciales y de un próximo recambio, nada nuevo bajo el sol.

10 COMENTARIOS

  1. En realidad se vuelve a poner en el escenario el control político de las FF.AA. en manos de civiles, algo que en la presente administración de dejó de lado, dejando que sean los propios hombres de armas quienes controlaron las actividades propias, o sea una especie de autogobierno, siempre en un marco de un lacerante ajuste económico y de promesas nunca cumplidas aunque muy espectaculares.

  2. Cuando vengan por lo nuestro vamos a correr todos para Buenos Aires los que queremos ser Argentino,es un error creer que los que nos van a invadir son los vecinos sin armas ,sin aviones como la gente la defensa nuestra para tanta tierra es una risa

  3. No quiero pecar de pesimista, pero el kirschnerismo, fuerza mayoritaria en el nuevo bloque elegido para gobernar el paìs, nunca hubo intenciones de empoderar a las FFAA, Mejor dicho, mejorar su situaciòn material y humana. Si bien nunca fui partidario de ciertas visiones fantasiosas de este gobierno sobre las hipótesis de conflicto, como pretender que las guerras convencionales ya no podían ser posibles en la regiòn, tampoco nunca me agradó la visiòn revanchista setentista del kirschnerismo. No me hago ninguna ilusión de que con este gobierno mejore la situaciòn del área de defensa. La gestiòn del anterior gobierno en temas de defensa fue lamentable y destructivo.

  4. Lamentablemente no creo que venga nada bueno para la Defensa de la Nación y su correspondiente instrumento militar: si la administración justicialista, en una época de bonanza económica (la tonelada de soja estaba a 500/ 600 dólares de EUA) hizo poco y nada: ¿Por qué haría algo mejor en esta época en la que la economía del país es la mejor?

  5. Igual con poca plata se puede hacer mucho como reactivar la fabrica de submarinos. Permitiria volver a tener un recurso estrategico y manejo de tecnologias de punta.

  6. Si es para defender la soberania estoy de acuerdo en dotar con mejor tecnología y capacitacion.
    No olvidar para que se usaron históricamente los militares, voltear gobiernos democraticos, la sociedad los capacita los alimentan y se creen dueños del pais En guerra Malvinas para que queriamos aviones exocet tanques etc, si nuestro ceo de shell o Aranguren de la epoca reabastecia con nuestro combustible en alta mar a la flota britanica y mentras nuestros soldaditos dejaban la vida en las islas. Cuando tengamos patriotas civiles no cipayos y militares con sentido verdadero de patria no pro USA e ingles se podra cambiar la historia. Mi vision

  7. Más allá de todo análisis u opinión, la realidad es que el gobierno que se viene va a intentar desmantelar todo lo que este último logró en materia de defensa (que dista mucho de ser poco), buscando nuevamente llevar a la Argentina a un estado de sumisión del que no ha podido salir desde hace más de 30 años. Sería una grata sorpresa si se continuara con lo que ya está en marcha, pero uno ya sabe que esperar del malo conocido.

  8. Con complicidad de osttifos políticos a los que no les convenía un Gobierno sin transas arreglos punteros ventajeros ,donde es conveniente que prosperen mafias y narcos o me equivoco …a las pruebas me remito 36 años de decadencia como República…donde Países asiáticos y europeos han pasado por guerras atroces y así y todo hoy nos superan en calidad de vida institucional valores morales y humanos, acá nos llenamos la boca de DDHH pero depende para quien si es para un policía un militar o alguien que no es del palo no existen…todo se compra y vende con la misma moneda desde los medios hasta los traidores…

  9. Creo que el gran problema es estar de un lado o el otro,tenemos que ser objetivos,los que promocionan los grandes logros de este gobierno resaltan adquisiciones como los 206 italianos que se venían tramitando hace mucho,patrulleras a Francia que no se las venden a nadie vayan a saber porque,quieren tirar por la borda un proyecto tan serio e importante como el sara,.yo creo que el secreto está en ser lo más autónomos posibles,o comprar armamentos en países que no nos darán de baja la tecnología al momento de usarlos,porque nos pueden regalar aviones y lo que sea pero cuando ellos quieren nos proveerán de repuestos y en este país tenemos unas islas ocupadas que a nadie le importa pensar que países son aliados del reino unido

Deja un comentario