El Tribunal de Cuentas emitió una opinión positiva sobre el contrato de compra de KC-390 por 827 millones de euros. El fallo judicial del viernes fue el último paso que queda para que el acuerdo se mueva definitivamente después de que el primer ministro firmó el contrato en agosto pasado.

El avión reemplazará al antiguo Hercules C-130, que opera desde la base aérea de Montijo. El acuerdo también incluye la adquisición de un simulador de vuelo y el mantenimiento y el apoyo logístico de las aeronaves y la adquisición de equipos de guerra electrónica, según la resolución del Consejo de Ministros que autoriza los gastos del 29 de julio.

El primero de estos aviones de carga y transporte se entregará a la Fuerza Aérea Portuguesa (FAP) en febrero de 2023, seguido de uno más cada año hasta febrero de 2027 según los contratos. Portugal es el primer país europeo en adquirir el KC-390, que se produce principalmente en Brasil, con componentes fabricados en el Parque de la Industria Aeronáutica de Évora.

1 COMENTARIO

Deja un comentario