El tanque Tiger de la Alemania nazi es posiblemente el más famoso de la Segunda Guerra Mundial. Con su grueso blindaje y su devastador cañón de 88 milímetros, el Mark VI, o Tiger I, pronto se ganó una reputación devastadora en el campo de batalla.


Diseñado como un tanque innovador para romper las defensas enemigas, y asignado a un puñado de batallones especiales de tanques pesados, el Tiger de sesenta toneladas parecía tenerlo todo: potencia de fuego, blindaje y un vehículo de principios de la década de 1940 que pesaba tanto como el M 1 Abrams, fue bastante ágil.


Con su forma cuadrada, similar a un castillo y su largo cañón, el Tiger incluso parecía mortal. Pero los generales y diseñadores de armas de Hitler no estaban satisfechos. Con el perfeccionismo teutónico, se quejaron de que el cañón KwK 36 del Tiger I no era la versión más poderosa del cañón de 88 milímetros (no es que los tanques aliados hubieran notado la diferencia). Incluso antes de que el Tiger debuté en el campo de batalla (tambaleándose en los pantanos cerca de Leningrado en un ataque desaconsejado en septiembre de 1942), el trabajo había comenzado en un sucesor.

Entra el Tigre II, o Konigstiger (Rey Tigre). Con setenta y cinco toneladas, era más grande que su predecesor. Su cañón KwK 43 de 88 mm de cañón, más largo (y, por lo tanto, mayor velocidad) podría penetrar cinco pulgadas de blindaje en un rango de dos kilómetros (1.2 millas). Con las tripulaciones de los Sherman y T-34 con aproximadamente dos pulgadas de blindaje frontal entre ellos y la eternidad, no es de extrañar que un Tiger de ese tamaño haya parecido al diablo por las huellas.
El Tiger II también presentó numerosas mejoras sobre el Tiger I. El Tiger original tenía un blindaje vertical, en lugar del blindaje inclinado más efectivo (que aumenta efectivamente el grosor del blindaje) que se encuentra en el T-34 y el posterior Panther aleman. El Tigre II tenía un blindaje bien inclinado de seis pulgadas de grosor en el casco delantero. Su torreta podría girar los 360 grados en diecinueve segundos, en comparación con sesenta segundos del Tiger I, que teóricamente había permitido que un Sherman o T-34 de rápido movimiento maniobrara detrás de un Tiger I más rápido de lo que el cañón del tanque alemán podía rastrearlo.

Como un jugador de fútbol profesional, el Tiger II era más ágil de lo que parecía. Tenía una velocidad en carretera de aproximadamente veinticinco millas por hora, frente a aproximadamente treinta para el Sherman y el T-34. La velocidad a campo traviesa era de unas diez millas por hora, frente a unas veinte millas por hora para los otros dos tanques. El autor Thomas Jentz, decano de los historiadores del Tiger, escribe que a pesar de su tamaño, el Tiger II tenía una movilidad táctica sorprendentemente buena. A diferencia del megalómano Maus alemán de 200 toneladas, que ni siquiera podía rodar sobre muchos puentes europeos, el Tiger era un diseño viable.

Los tanques alemanes de finales de la guerra como el Tiger y el Panther tenían fama de ser sobredimensionados y mecánicamente quisquillosos. Al igual que con cualquier arma sofisticada, el Tiger II sufrió problemas de confiabilidad, especialmente a manos de los conductores de tanques poco entrenados e inexpertos del ejército alemán de finales de la guerra. Pero dado un equipo calificado y un apoyo logístico adecuado, el Tiger II era bastante confiable, según Jentz.

El problema era que cuando el Tiger II hizo su debut en combate en Normandía en julio de 1944, las necesidades que más le faltaban a la Alemania nazi eran equipos de tanquistas entrenados y experimentados y apoyo de combustible y logística.

Lo que nos lleva a la pregunta : ¿Era el Tiger II un gran tanque? Como con todas las armas, la respuesta es: depende. En términos de la tríada de métricas para tanques (potencia de fuego, blindaje y movilidad), el Tiger II fue bastante impresionante. Probablemente era mejor que su rival estadounidense, el Pershing estadounidense M-26 de cuarenta y seis toneladas más ligero y menos blindado. Una pregunta más interesante es el Tiger versus el tanque soviético IS-2 Stalin. Hay todo tipo de datos y opiniones en conflicto sobre este duelo, aunque un encuentro entre IS-2 y Tigers II en agosto de 1944 destruyó o dañó diez tanques a cada lado. Una falla del IS-2, cuyo poderoso cañón de 122 milímetros podría penetrar teóricamente la torreta fuertemente blindada de un Tiger a una distancia de una milla, fue su baja cadencia de fuego y el limitado suministro de municiones a bordo. Si la guerra hubiera continuado hasta 1946, el Tiger II probablemente se habría encontrado a un rival en el Centurión británico, uno de los tanques más exitosos de la historia y que todavía se usa en la actualidad.

Sin embargo, la estadística más reveladora es que, si bien la Unión Soviética produjo casi 3.900 IS-2, Alemania construyó solo 492 Tiger II. Los soviéticos construyeron más de 108.000 tanques, y los estadounidenses 88.000, porque la Segunda Guerra Mundial fue un concurso de producción que devoraba material a un ritmo espantoso. Menos de 500 Tigers, sin importar cuán poderosos, no iban a cambiar el resultado.

Irónicamente, el depredador más mortal del Tiger II no fueron otros tanques, sino los bombarderos Lancaster de la Royal Air Force. El ejército alemán ordenó 1.500 Tiger II, pero las incursiones de la RAF en las fábricas del fabricante Henschel redujeron la producción. Un Tiger I anterior costó 250,000 Reichsmarks, dos o tres veces más que los tanques alemanes más pequeños como el Panther o el Mark IV. ¿Habría estado mejor Alemania con un mayor número de tanques más ligeros, especialmente el Panther?. Esta pregunta aún resuena.

Las armas son artículos extremadamente situacionales. Un tanque que funciona bien en un entorno puede resultar un fracaso en otro. Cuando el Tiger II hizo su debut en combate en Normandía en julio de 1944, Alemania estaba a la defensiva. Los grandes tanques como el Tiger II eran fortalezas móviles si se ubicaban adecuadamente en posiciones de emboscada. Pero en el ataque, avanzando por caminos estrechos y helados como lo hizo el Tiger II durante la Batalla de las Ardenas, los tanques grandes y pesados ​​que consumían mucho combustible podrían ser una responsabilidad.

Un problema tanto con el Tiger I como con el II era que eran tan grandes en relación con otros tanques alemanes, que el único vehículo que podía remolcar un Tiger dañado era otro Tiger. A medida que los ejércitos alemanes se retiraron en Oriente y Occidente, muchos de estos gigantes fueron abandonados o explotados por sus propias tripulaciones.

Tanques pesados ​​como el Tiger II resultaron un callejón sin salida. Después de 1945, las naciones cambiaron a la construcción de tanques de batalla principales que tenían suficiente potencia de fuego y blindaje para romper las defensas enemigas, como tanques pesados, mientras que eran lo suficientemente móviles como para explotar avances como tanques medianos y ligeros

2 COMENTARIOS

  1. buen artículo y bien llevado. tanto los tigre como is1 y2 rusos todos pesadosy los medios t34 y sherman y panzers dieron muy buen resultado y se fueron adaptando a las necesidades de batalla, tanto en logística y coordinación como en las características de los vehículos.

Deja un comentario