El presidente ruso Vladimir Putin, confirmó que Rusia está ayudando a China a construir un sistema de defensa antimisiles capaz de contrarrestar los misiles balísticos y de crucero.

Agregó que la participación rusa le dará a China una medida de protección que solo los Estados Unidos y Rusia tienen actualmente. China ahora solo tiene un pequeño sistema S-300 de fabricación rusa considerada como una capacidad disuasiva modesta.

«Ahora estamos ayudando a nuestros socios chinos a crear un sistema de advertencia temprana de misiles, y un sistema de advertencia de ataque de misiles», dijo Putin en la conferencia de política exterior del Club Valdai en Sochi el jueves. «Esto es algo muy serio que aumentará dramáticamente la capacidad de defensa de China, porque solo Estados Unidos y Rusia tienen ese sistema ahora».

Agregó que la estabilidad estratégica internacional se debilitó, por la retirada de Estados Unidos en agosto, del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio de 1987. Estados Unidos acusó a Rusia de violar el tratado y pidió la inclusión de China en un tratado nuevo o renovado, una idea rechazada por China.

Si bien no está claro qué nivel de asistencia está recibiendo China para construir un nuevo sistema de defensa, se cree que el sistema S-400 de Rusia es capaz de interceptar misiles balísticos con un alcance de 2.200 millas. También, el sistema S-400 fue vendido a Turquía a principios de este año.

Deja un comentario