Dos semanas después de que el huracán Dorian devastara las Bahamas, las fuerzas militares estadounidenses comenzaron a reducir sus esfuerzos de rescate.

El huracán se cernió sobre la nación isleña durante aproximadamente 40 horas a partir del 3 de septiembre, y el ejército de los Estados Unidos ha estado involucrado en los esfuerzos de ayuda desde entonces.

El personal de la Marina regresó a Norfolk, Virginia, esta semana después de brindar apoyo a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Los barcos de transporte anfibio, los helicópteros y el personal del Grupo Bataan Amphibious Ready, el Escuadrón de contramedidas para minas de helicópteros HM-14 y HM-15, y el Escuadrón de combate marítimo de helicópteros HSC-9 y HSC-26 estuvieron involucrados en el rescate. Sus deberes incluyeron apoyo de aviación y logística en todas las islas; entrega y dispersión de agua, alimentos, suministros médicos, equipo de búsqueda y rescate, lonas y luces solares; y el transporte de personal del Equipo de Respuesta a Asistencia por Desastre de USAID, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanos de las Naciones Unidas y un Equipo de Evaluación de Aeródromos de la Fuerza Aérea de EEUU.

Una prioridad era la limpieza rápida de los aeródromos, donde la restauración del transporte aéreo fue solicitada como prioridad por el gobierno de Bahamas. El ejército de los estados unidos, asimismo, también respondió a la amenaza del huracán mediante el cierre de varias de sus propias instalaciones en la costa del Atlántico y del Golfo.

Estados Unidos envió representantes de USAID a las Bahamas pocas horas después del paso del huracán de categoría 5.

La Guardia Costera de EEUU anunció el martes, que sus cinco helicópteros desplegados para ayudar a los socorristas de emergencia, regresaron a sus estaciones de origen en EEUU tras dos semanas de trabajo de socorro, que recibió más de 1.388 llamadas de búsqueda y rescate, donde más de 400 personas fueron rescatadas.

Deja un comentario