El bombardero B-52 voló por primera vez en 1952, pero sigue siendo una parte vital del poder disuasivo nuclear de Estados Unidos. Ahora, para mantener el bombardero relevante para su misión nuclear, la Fuerza Aérea se está preparando para gastar miles de millones de dólares en desarrollar un nuevo misil de crucero lanzado desde el aire.

La opción nuclear de elección del B-52 es el Misil de Crucero de Lanzamiento Aéreo AGM-86B, comúnmente conocido como ALCM. Completamente cargado, el B-52 puede transportar 20 unidades de estas armas. Pero al igual que el avión que los lanza, los misiles también son veteranos, ya que se produjeron entre principios y mediados de la década de 1980.

“Muchas de estas armas ya son antiguas”, dijo Daniel Abrams-Trust, Sargento Primero, y jefe de vuelo de misiles de crucero para el 2do Escuadrón de Municiones en la Base de la Fuerza Aérea Barksdale en Louisiana.

“Entonces, si bien eran extremadamente sofisticados en ese momento, han caído en desgracia. Algunas de esas tecnologías requieren extensiones de vida útil en las que identificamos quizás algunas áreas con altas tasas de fallos, cosas que debemos reemplazar”, dijo Abrams-Trust. El ALCM “tuvo una vida útil inicial de 10 años”, agregó Abrams-Trust.

Lockheed Martin y Raytheon tienen actualmente un contrato por USD 900 millones como parte de una fase de maduración tecnológica y reducción de riesgos de cuatro años y medio, para diseñar la nueva arma (se desconoce el costo total del programa altamente clasificado). En el año fiscal 2022, la Fuerza Aérea planea elegir entre alguno de los dos diseños. El servicio tiene la intención de integrar el arma con sus bombarderos con capacidad nuclear: los B-52, B-2 y B-21, con el lanzamiento inicial programado para fines de la década de 2020.

Junto con el nuevo diseño de ALCM, hay una ojiva de nuevo diseño, conocida como W80-4. Debido a que la ojiva está siendo diseñada al mismo tiempo que el sistema de entrega, es la primera vez en 30 años que los dos proyectos se realizan en paralelo, el programa enfrenta riesgos “únicos”, según el informe anual más reciente de NNSA al Congreso.

Se espera que la primera unidad de producción del W80-4 se entregue en el año fiscal 2025, con la finalización de la producción realizada por el año fiscal 2031. Se espera que los costos oscilen entre los USD 6.7 mil millones y los UDS 10.3 mil millones entre el año fiscal 2018 y 2032.

Imagen de portada: Senior Airman Joshua Hoskins – USAF

Leave a Reply