En agosto se cumplieron los 64 años desde el primer vuelo histórico y accidental del avión espía U-2, popularmente conocido como la Dama del Dragón.

Sin embargo los U-2 han cambiado mucho y la mayoría de los 30 en servicio fueron construidos en la década de 1980 y ya no operan sobre territorio hostil, como solía. Recordemos que en 1960, el piloto Francis Gary Powers fue derribado por la Unión Soviética cuando realizaba una misión de inteligencia, desempeñando tareas de vigilancia y reconocimiento sobre los campos de batalla.

El U-2 posee una cámara de barra óptica gigante que cabe en la barriga del avión y que transporta 10.500 pies de filmación. La cámara ha mejorado mucho desde la década de 1950. «Lo que podemos hacer con eso, por ejemplo, en aproximadamente ocho horas, podemos despegar y podemos mapear todo el estado de California. La fidelidad de la cámara es tal, que si alguien está sosteniendo un periódico lo más probable es que puedas leer los titulares», dijo Patterson, un piloto del U-2 en un evento de la Fuerza Aérea en la ciudad de Nueva York con motivo de conmemorar a dicha aeronave.

Asimismo, el tamaño y la potencia del avión le permiten transportar una gran cantidad de hardware, lo que le valió el apodo de «Mr. Potato Head». También la lente posee múltiples capacidades espectrales, lo que significa que está capturando imágenes en diferentes partes del espectro de luz en un momento dado, por lo que puede extraer datos específicos que los analistas de inteligencia pueden analizar», dijo Patterson.

«También llevamos lo que se llama cargas útiles de señales, por lo que podemos escuchar diferentes radares, diferentes comunicaciones. Tenemos una serie de antenas en todo el avión [con las cuales] podemos captar lo que otras personas están haciendo».

«Algunos de estos sensores pueden ver cientos y cientos de millas a distancia, por lo que incluso si no estamos sobrevolando, puede obtener una visión realmente profunda de lo que realmente quiere ver», dijo el Mayor Matt «Top» Nauman, también un piloto del U- 2.

Por otro lado, el U-2 es «solo un sensor en una red más amplia que Estados Unidos tiene en todo el mundo y que se encuentra alimentando datos a estos profesionales», dijo Patterson.

Asimismo, «mientras estamos volando por alguna parte extraña del mundo haciendo una misión de ISR, toda la información que estamos recolectando se reparte a varios equipos en todo el mundo, agregó. Y estos equipos reciben la información y la transforman en informes que son de utilidad para los tomadores de decisiones para que posteriormente sea difundida», finalizó Patterson,

Imagen de portada: US Air Force/Staff Sgt. Robert M. Trujillo

Deja un comentario