Todos menos uno de los aviones de carga Total Force C-130 Hércules de la Fuerza Aérea de los EEUU fueron retirados de servicio a principios de este mes para solucionar el problema de las grietas en las alas.

Los 112 aviones, de un total de 450 en la flota, regresaron al servicio luego de que el 7 de agosto se los removiera del servicio para examinar lo que el Comando de Material de la Fuerza Aérea llamó «grietas atípicas» en sus juntas del ala central inferior, conocidas como «rainbow fittings». Los accesorios mantienen juntas las secciones de ala interior y exterior.

La inspección de ocho horas de los aviones C-130H y C-130J, autorizada hasta el momento, tomó dos semanas.

Todavía hay diez C-130 más para inspeccionar, dijo la Fuerza Aérea, sin embargo, esos ya estaban en depósito en el momento en que los demás fueron puesto en tierra y serán inspeccionados durante sus inspecciones y mantenimiento programados regularmente.

Solo se descubrió que un avión tenía una grieta que se ajustaba al problema identificado comúnmente como «rainbow fittings» dijo el coronel Jed McCray de AMC.

La Fuerza Aérea dijo que la retirada temporal de los aviones del servicio no ha afectado el apoyo continuo del C-130 a las operaciones en el extranjero. Las variaciones del avión impulsado por hélice han estado en servicio desde su introducción en 1956.

Deja un comentario