El poder militar de China se está convirtiendo rápidamente en la mayor amenaza para la primacía militar de Estados Unidos. Desde su postura en el Mar del Sur de China hasta campañas de piratería perjudiciales, el gobierno chino está invirtiendo más tiempo y recursos en su estrategia militar, y eso se nota.

Un informe del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, en coautoría con el ex subsecretario de Defensa Robert O. Work, describe las formas en que la estrategia y la tecnología de China amenazan a los Estados Unidos en una gran lucha de poder, y lo que los Estados Unidos pueden hacer para mantener su primacía militar.

1- Nuevas tecnologías

Al emplear ataques cibernéticos y piratería para robar tecnología militar estadounidense, China está eludiendo la larga y minuciosa fase de investigación y desarrollo de la fabricación de armas.

En enero y febrero de 2018, los piratas informáticos que trabajaban para el gobierno chino pudieron robar 614 gigabytes de información de un contratista militar sobre un proyecto secreto de la Marina de los EEUU llamado Sea Dragon, destinado a actualizar y mejorar los actuales sistemas de armas estadounidenses mediante la introducción de una “ofensiva y disruptiva capacidad”, informó The Washington Post.

El gobierno de los Estados Unidos está mostrando dificultades para controlar dichas intrusiones.

2- China está rompiendo los sistemas estadounidenses

En este punto, el informe asegura que China está trabajando para derribar las defensas estadounidenses en el campo de batalla. El ejército de EEUU emplea un sistema denominado “cadena de exterminio” que se compone de cuatro cuadrículas que, trabajando en conjunto, encuentran, arreglan y exterminan los objetivos previstos.

Las redes del campo de batalla tienen que comunicarse entre sí, y ahí es donde la estrategia de China se centra en encontrar y explotar vulnerabilidades para bloquear el sistema de comunicación, degradando la capacidad de un adversario para atacar en concierto y, con suerte, hacer que esos ataques sean menos efectivos.

3- Capacidad de ataque temprano

La estrategia de China para compensar el dominio de los EEUU y obtener ventajas tácticas, también depende de su capacidad para atacar temprano en un conflicto y atacar con fuerza. El enfoque de China está en el desarrollo de misiles balísticos y de crucero de largo alcance que combinen con armas estadounidenses como el misil aire-aire avanzado de mediano alcance, o AMRAAM, que tiene un alcance de 100 millas náuticas. En algunos casos, las armas chinas superan los rangos de armas estadounidenses.

Esta estrategia es rentable y explota la decisión previa de los Estados Unidos de renunciar a los misiles con un alcance de más de 500 km bajo el tratado INF recientemente terminado por los EEUU, quién ya probó, su primer misil terrestre lanzado post- INF. Además, China puede convocar ataques masivos móviles de misiles terrestres con relativa facilidad, explotando la dependencia que tiene los EEUU con los bombardeos aéreos, que tardan más en coordinarse.

China se ha centrado tanto en su estrategia de misiles que ha creado una rama de sus fuerzas armadas totalmente dedicada a ellos: la Fuerza de cohetes del Ejército Popular de Liberación (PLARF), que ahora está desarrollando “algunos de los misiles balísticos y de crucero más avanzados que cualquier otra fuerza, “incluyendo misiles hipersónicos y el asesino de portaaviones; el DF-21D, que tiene un alcance de casi 1.000 millas”, según el informe.

4- China esconde su mano

Todas estas llamadas estrategias de “compensación” incluyen algún elemento de ocultación de capacidades, para sorprender a los adversarios durante la batalla. Estados Unidos las llama “capacidades negras”, mantenidas bajo llave por aparatos militares y estatales. Si bien China puede mostrar algunas de sus capacidades, como el “asesino de portaaviones”, como elemento disuasorio, mantiene en secreto lo que algunos observadores llaman “Assassin’s Mace” o armas del Proyecto 995.

El trabajo especula que estas capacidades “negras” podrían incluir “armas de energía dirigida, armas espaciales avanzadas, cañones de riel electromagnéticos, armas de microondas de alta potencia o incluso armas más exóticas”.

5- China lidera en el campo de la inteligencia artificial

El gobierno de China usa notoriamente la inteligencia artificial para rastrear y controlar a su población. También está apostando a que la inteligencia artificial como los sistemas autónomos no tripulados, la inteligencia híbrida hombre-máquina, la toma de decisiones automatizada y la robótica inteligente, son el futuro tanto del avance económico como de la lucha de guerra.

La táctica china de fusión militar y civil también funciona aquí, ya que los avances en el sector civil se adaptarán fácilmente a las capacidades militares.

6- Su economía es gigante y su tecnología podría fácilmente trasladarse a sistemas militares de clase mundial que produzcan en masa

La economía de China es la segunda más grande del mundo, y está en camino de superar a los EEUU en el PIB absoluto para 2030, lo que le da a China la capacidad de gastar muchos más recursos en su ejército que en décadas anteriores. De 1996 a 2015, China aumentó su gasto militar en un 620 por ciento.

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.