Este martes, la Fuerza Aérea de EEUU y Northrop Grumman celebraron 30 años desde el vuelo inaugural del emblemático bombardero sigiloso B-2 durante una ceremonia en las instalaciones de Northrop en Palmdale, donde se construyó y despegó el B-2.

Durante la ceremonia, ninguno de los representantes de la Fuerza Aérea ni de Northrop comentaron sobre los nuevos edificios construidos recientemente en el Sitio 7 de Northrop, edificios que casi seguramente se puedan vincular con el bombardero B-21 que la compañía está desarrollando bajo un velo de secreto.

«Estas fronteras de ingeniería que hemos asumido con el B-2 están marcando el rumbo para el B-21. Si bien no puedo hablar mucho sobre los detalles del B-21, puedo compartir esto con ustedes», dijo Janis Pamiljans, que lidera el sector aeroespacial de Northrop.

«Lo que aprendimos de nuestra experiencia con el B-2 se encuentran también en el diseño del B-21 donde se brinda la capacidad de soporte, sostenibilidad y capacidad de misión. Por lo tanto, lo que estamos ofreciendo es una versión de la próxima generación. Al final del día, donde va el B-2, va el B-21. El intercambio de tecnología va en ambos sentidos».

Asimismo, con un poco de misterio agregó, «están llegando nuevas tecnologías, y seguimos trabajando en aumentar esas tecnologías de otros programas del B-2».

La frase «otros programas» se convirtió en una especie de código para referirse al B-21. La producción de los drones de vigilancia Global Hawk y Triton, que habitaban en el Sitio 7, se han llevado al Sitio 3 para dejar espacio para «otros programas».

La instalación una vez utilizada para el ensamblaje final del B-2 se ha transformado en la línea de producción para el fuselaje central F-35. La otra mitad del edificio, cerrada a los periodistas, se usa para «otros programas» que quedaron sin especificar.

El programa B-21 Raider sigue siendo muy secreto, y ahora con una incógnita en torno a la declaración sobre nuevas tecnologías en base a nuevos programas, con lo cual nadie sabe aún bien qué es lo que se está cocinando en el Sitio 7 de las instalaciones de Northrop, pero lo que si se divulgó, es que el primer vuelo de B-21 Raider podría ocurrir alrededor de diciembre del 2021.

Deja un comentario