No han sido pocos los rumores que han corrido en las últimas horas respecto al Fokker F-28 Fellowship TC-53, el último integrante del sistema de armas perteneciente al Escuadrón II de la I Brigada Aérea. Siempre según trascendidos extra-oficiales, la veterana aeronave acusa una novedad, las cual pese a no ser de gran relevancia, podrían significar su retiro anticipado de servicio. Muy activo en los últimos meses, uno de los últimos vuelos realizados por el TC-53 fue el traslado de la comitiva de la Fuerza Aérea Argentina hacia el Área Material Río IV, unidad que celebró su 75° Aniversario el pasado fin de semana.

La novedad en cuestión habría afectado una de las alas del último Fokker F-28 operativo, situación que en ningún momento significó riesgo para la aeronave o tripulación pero que implicaría la inversión de una importante cantidad de horas de trabajo para su reparación. Y es aquí donde se pone en duda la posibilidad de retornarlo al servicio, principalmente debido a los tiempos que demandaría estos trabajos en contraste con el tiempo de vida útil de la aeronave.

Pese a que su retiro ya estaba previsto para el año en curso, esta despedida anticipada no hace mas que agravar la situación por la cual atraviesa la flota de aviones de transporte de la Fuerza Aérea Argentina: Con la partida sin reemplazo de los sistema de armas F-27 Friendship y F-28 Fellowship, la Fuerza ha perdido una importante capacidad de transporte mediano, recayendo toda la responsabilidad en los C/KC-130H Hércules, los cuales pese a la modernización realizada en FAdeA «Brigadier San Martín», están acusando el desgaste de los últimos años, debiendo hacer frente a múltiples misiones con una flota muy reducida. Actualmente la FAA dispone de solo tres Hércules, el TC-61, TC-69 y TC-70, mientras que el TC-64, TC-66 y TC-100 se encuentran en la ex-FMA, con diversos grados de avance en los trabajos de modernización (no el TC-100 por ahora)

Pese a que en años pasados se estuvo cerca de incorporar un reemplazo para los Fokker F-27, el mismo no terminó por materializarse. Sin embargo, la FAA mantuvo su plan de adquirir un transporte medio y sus intención es (o era?) que el mismo se pudiera ejecutar a mediano plazo, tal como manifestó el JEMGFAA Brigadier General (VGM) D. Enrique Víctor Amrein durante la ceremonia por el 104° Aniversario de la FAA. Lamentablemente la actual situación económico/política se presentan como un serio obstáculo para la materialización de este y otros ambiciosos proyectos de la Fuerza Aérea Argentina, por lo que deberemos ser pacientes en la espera por un merecido reemplazo para los Fokker F-27 y F-28.

5 COMENTARIOS

  1. Tal como están las cosas en nuestra economía, la que no va a mejorar en corto plazo, nuestra FAA, como las otras armas, pero esta sobre todo, pasa a ser una fuerza de tipo cuasi testimonial. La sobrecarga de trabajo para las chanchas va a terminar, seguramente, desgastándolas. Es triste y peligroso ver cómo la benemérita FAA se va quedando sin medios aéreos, con aviones al nivel de fuerzas aéreas de países periféricos. La FAA se merece otra realidad.

  2. Me da mucha bronca que esto pase en la querida fuerza aérea Argentina, todos los gobiernos han gastado recursos en comprar chatarra a paises europeos o en estados unidos y estas son las consecuencias, los tiempos que corren no da para comprar nada nuevo y menos viejo

  3. Esto nos ocurrió siempre con todos los gobiernos. Nada les importa sólo los votos. No poseen visión de estadistas y menos Patriótica. Con el territorio que tenemos y debemos custodiar. Ningún político conoce y siente lo que es defender y proteger nuestro país.

Deja un comentario