El segundo portaaviones de China puede transportar 50 por ciento más cazas que el primero

3

El segundo portaaviones de China puede transportar al menos 36 aviones de combate J-15 desarrollados a nivel nacional, un 50 por ciento más que el primero del país, informó el martes la emisora estatal.

El primer portaaviones de China, el Liaoning, puede transportar 24 aviones de combate J-15, informó la Televisión Central de China (CCTV), señalando que el mayor número de aviones de combate del nuevo barco se sumará a su capacidad ya considerable.

El segundo portaaviones de China ha regresado al muelle en el astillero Dalian en la provincia de Liaoning, en el noreste de China, el 18 de mayo de 2018, después de sus primeras pruebas en el mar. El portaaviones, el primero de fabricación nacional del país, se botó en abril de 2017 y comenzó las pruebas en el mar el 13 de mayo de 2018. 

Aunque el segundo portaaviones conocido como el Tipo 001A es similar al Liaoning, tiene una cubierta de vuelo optimizada, áreas de armas reducidas y una superestructura más pequeña con áreas de cubierta adicionales, según dijo Li Jie, un experto naval con sede en Beijing, al Global Times el martes, señalando que también tiene una bodega ampliada, pero espacio reducido para el almacenamiento de misiles en comparación con el Liaoning.

Estas áreas adicionales permiten que el nuevo portaaviones lleve un 50 por ciento más de aviones de combate J-15, dijo Li.

Los 24 cazas J-15 de Liaoning podrían ser un factor límite, ya que un combate regional podría requerir alrededor de 40 aviones para tomar la supremacía aérea, según Li. Los 36 aviones de combate del Tipo 001A ampliarían enormemente su capacidad de combate, dijo.

Además de los 36 aviones de combate J-15, el Tipo 001A de tamaño mediano puede transportar otros tipos de aviones, incluidos helicópteros, dijeron analistas.

Estados Unidos opera portaaviones mucho más grandes, incluida la clase Nimitz, que puede transportar alrededor de 60 aviones, mientras que la última clase Ford del país puede transportar alrededor de 75 cazas.

Hu Wenming, presidente de China Shipbuilding Industry Corporation y jefe del programa de portaaviones de China, dijo que “China ahora tiene un equipo maduro de desarrollo y construcción, y la edad promedio de los miembros del equipo es de solo 36 años”, informó CCTV.

“Cualquiera que sea el tipo de portaaviones que nuestro país quiera desarrollar en el futuro, podemos hacerlo por nuestra cuenta”, dijo Hu, y señaló que el equipo puede construir cualquier otro tipo de buque de guerra dada su experiencia actual.

Le tomó solo 26 meses construir y lanzar el Tipo 001A, que es el primer portaaviones desarrollado en China, casi la mitad del tiempo para que un portaaviones extranjero de tipo similar termine la construcción, informó CCTV.

El Tipo 001A se lanzó en abril de 2017 y ha llevado a cabo seis pruebas en el mar desde mayo de 2018.

Según los informes, está llevando a cabo su séptima prueba en el mar, después de zarpar el 1 de agosto. No hay señales de que el barco haya regresado a su muelle al momento de la publicación.

Li dijo que la última y larga prueba en el mar podría estar en preparación para su entrega final a la Armada china.

3 COMENTARIOS

  1. En verdad, cualquiera que haya visitado China en el pasado reciente puede dar testimonio de la impresionante organización social y productiva del país más populoso del planeta, al punto de dejarnos boquiabiertos al ver cómo son capaces de construir un edificio de 50 pisos en menos de tres meses, cuando en Argentina un desarrollo de ese tamaño implica un tiempo no menor a dos años… Esta eficiencia puede asimismo trasladarse a la industria naval militar, que con la aeroespacial y nuclear consisten en las máximas expresiones tecnológicas, junto con la electrónica aplicada de alto nivel. China pareciera que puede hacer cualquier cosa que se proponga. Impresionante el dato que entrega el artículo acerca de la baja edad promedio del equipo que concibió y construyó el “Shandong”, un numeroso grupo de jóvenes talentosos dispuestos a nuevos desafíos; por que no solamente se necesitan recursos económicos o tecnológicos para realizar un proyecto como la construcción de un portaaviones en tiempo récord, aunque sea a partir de un diseño anterior. También es primordial el equipo humano, y China lo tiene. Por otro lado, el artículo deja entrever que este equipo ha conseguido superar algunas limitaciones intrínsecas del diseño original, que en alguna medida han afectado al anterior “Liaoning”, como el espacio interno para aeronaves ampliado, superestructuras menores y optimización de la cubierta de vuelo. Realizar estas modificaciones no deben ser nimiedades. Recordemos que éste diseño básico desciende del Kuznetsov soviético, cuya concepción operativa era muy diferente del que propone China, mucho más cercano al de la de EE.UU. El diseño del Kuznetsov tenía en cuenta las operaciones aeronáuticas abordo, pero, si bien importantes no eran las únicas, se trataba de un buque mucho más polivalente y autosuficiente que un portaaviones convencional, menos dependiente de un grupo de batalla y con gran capacidad de ataque y autodefensa. Se destinó mucho espacio interno a pañoles de armas como numerosos misiles antibuque, antisubmarinos y antiaéreos, restando espacio a depósitos de combustible para aviones o armas. Solucionar estas carencias básicas no es tarea sencilla, ya que no se trata de cortar mamparos aquí o allá y disponer hangares adonde no los había o crear depósitos de combustible faltantes, etc. Las modificaciones deben considerar aspectos como la altura metacéntrica del buque entre muchos otros, que pueden modificar los factores de balance o cabeceo, muy importantes para las operaciones con aeronaves, aún tratándose de naves enormes, de más de 300 m de eslora y un desplazamiento cercano a las 70000 t apc. Lo más asombroso es su tiempo de construcción: los trabajos dieron comienzo en noviembre de 2013, fue botado en abril de 2017, comenzó sus pruebas de mar en mayo de 2018 y está a punto de entrar en servicio operativo, en total menos de seis años desde la puesta de quilla. Simplemente para comparar, el portaaviones HMS Queen Elizabeth, de un tamaño y desplazamiento similares, comenzó sus trabajos en julio de 2004, fue botado en julio de 2014, comenzó sus pruebas de mar en junio de 2017 y ha entrado en servicio semi operativo a fines del mismo año, aún con su grupo aéreo no conformado en su totalidad, por falta de sus aviones previstos (F-35B), tras un total de casi 14 años! Gran Bretaña es la cuna de la aviación embarcada y fue la Royal Navy la que concibió la idea de un buque portante de aviones que fuesen capaces de despegar y aterrizar en el mismo, mediante la instalación de una cubierta a lo largo del buque. Tras los experimentos realizados con el crucero HMS Vindictive y el crucero de batalla HMS Furious, instalando cubiertas corridas, en 1918 entró en servicio el primer portaaviones de la historia, el HMS Argus, justo a tiempo de ver finalizar la PGM. Desde entonces Gran Bretaña ha construido decenas de portaaviones, siendo la clase “Queen Elizabeth” su última expresión constructiva. Resulta notable para China, sin ninguna experiencia previa en construcción de portaaviones, que haya podido proyectar, construir y poner en servicio operativo una nave de éstas características prácticamente en la mitad de tiempo que una nación que fue la cuna de los buques portaaviones y con vasta experiencia constructiva. Todo un récord, que indica que China está lista, al menos productivamente, para competir con EE.UU por el dominio de los mares.

  2. Habría que ver qué calidad y sofsticación tiene. No creo que ni remotamente sus capacidades
    puedan compararse a los portaaviones de origen occidental, ya sean americanos, británicos o franceses.

Leave a Reply