Un sistema de misiles antibuque costero ruso se trasladó a una nueva ubicación en la península de Sredny la noche del miércoles, a poca distancia de su frontera con Noruega y Finlandia en el mar de Barents.

Más de 60 militares y 15 unidades de equipamiento militar fueron trasladados a la nueva posición en la costa de Barents, dijo la Flota del Norte de Rusia. Moscú planea ejercicios de disparo con el sistema de misiles costeros Bal.

El sistema está armado con misiles de crucero supersónicos Kh-35, que cuentan con una ojiva de 145 kilogramos. Aunque es principalmente un sistema antibuque, también se puede usar contra objetivos terrestres. El equipo desplegado ahora se encuentra a unas 40 millas de Kirkenes, Noruega.

«El personal trabajará para preparar los complejos Bal para disparar a objetivos de superficie, y llevará a cabo un ataque con misiles contra un grupo de naves enemigas de imitación», dijo la flota.

La medida podría ser una respuesta al nuevo radar Globus que Noruega está construyendo en Vardo. Los expertos dicen que los rusos ven el radar, operado por el servicio de inteligencia de Noruega, como una amenaza.

«Me parece obvio que los preparativos militares cerca de Rusia o cualquier otra frontera, no pueden ser ignorados por nuestro país», dijo la Ministra de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, en mayo. «Presumimos que tomaremos medidas de respuesta para garantizar nuestra propia seguridad».

El movimiento sigue a la terminación oficial la semana pasada del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio de 32 años de antigüedad entre Rusia y los Estados Unidos, que prohibía los misiles terrestres de rango intermedio.

Deja un comentario