Un avance chino en tecnología Stealth revoluciona las capacidades de evasión de radar

0
El caza furtivo chino Chengdu J-20A. número 62001, uno de los J-20A de la Novena Brigada con sede en Wuhu, en la costa este de China. Esta debería ser la primera foto oficial de J-20 en esta unidad de élite.

La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (EPL) introdujo en servicio activo su primer avión furtivo a principios de 2017, y el caza de superioridad aérea de quinta generación J-20 de Chengdu sigue siendo el avión de combate más avanzado de la flota china con un papel análogo al del F-22 Raptor de la USAF. Con el J-20 entrando en servicio en grandes cantidades y las considerables inversiones realizadas en instalaciones para la producción a una escala muy considerable, el EPL también está desarrollando una serie de nuevos aviones furtivos tanto para su propio uso como para exportación. El programa furtivo más destacado después del J-20 es el bombardero furtivo estratégico H-20 , también denominado H-10 por otras fuentes, que se especula que le dará al EPL su primer bombardero con capacidad de alcance intercontinental y se espera que sea el bombardero más avanzado del mundo junto con el bombardero norteamericano Northrop B-21 Raider, que se espera vuele en Diciembre de 2021. Otros programas para aviones furtivos incluyen el caza furtivo monomotor ligero del Proyecto AZM , el caza furtivo de peso medio J-31 – también denominado FC-31 y destinado con toda probabilidad a servir como el caza embarcado de próxima generación para los portaaviones de la Armada del EPL – y un bombardero de peso medio más ligero para complementar el H-20 – posiblemente basado en el fuselaje del J-20 o similar al cancelado Northrop FB-23 de acuerdo a la fuente – al cual algunas fuentes denominan JH-18. También han circulado rumores sobre otros proyectos de cazas furtivos, incluida una plataforma con capacidad de despegue vertical ,posiblemente destinada a los nuevos LHD Tipo 075, pero aún no se han confirmado. 

Arte conceptual del bombardero furtivo H-20.

China ha invertido más que cualquier otro país que no sea Estados Unidos en tecnologías furtivas, y es el único estado, además de Estados Unidos, que ha colocado un avión de furtivo autóctono en producción en serie. Informes recientes indican que los científicos chinos han alcanzado un avance en la tecnología furtiva y tienen la intención de utilizar un modelo de onda electromagnética para anunciar una nueva era en la tecnología furtiva. Según los informes, esto no solo hará que los aviones sean más livianos y más baratos de construir, sino que también sean menos vulnerable a la detección por radar. El profesor Luo Xiangang de la Academia de Ciencias de China en el Instituto de Óptica y Electrónica de Chengdu dirigió el equipo que alcanzó este avance. Según los informes, crearon el primer modelo matemático del mundo para describir con precisión el comportamiento de las ondas electromagnéticas, incluidas las ondas de radar, cuando golpean una pieza de metal grabada con patrones microscópicos. Este modelo, junto con los recientes avances en la fabricación de materiales, les permitió desarrollar una membrana conocida como ‘meta-superficie’ que puede absolver las ondas de radar en un espectro más amplio, aunque aún no se ha informado. Se cree que los aviones furtivos del tamaño de un caza son vulnerables a ser detectados por radares de onda larga, pero esta debilidad podría ser evitada en el J-20 y los futuros cazas una vez que se integren estas nuevas tecnologías. 

El caza furtvio Shenyang FC-31.

Un investigador anónimo en tecnología de sigilo de la Universidad de Fudan en Shanghai, que no participó en el programa, dijo que un avión de combate que use las nuevas tecnologías de sigilo podría evadir todos los sistemas de radar militar en servicio hoy en día. China actualmente despliega el sistema de defensa aérea ruso S-400 Truimf, considerado el más avanzado en sus capacidades contra-sigilo en el mundo, y sigue siendo una posibilidad significativa el que los sensores de Triumf puedan usarse para probar las nuevas tecnologías de sigilo. «Este rango de detección es increíble», continuó el investigador, «nunca he oído hablar de nadie que se haya acercado a este rendimiento». En la actualidad, la tecnología de absorción con un rango efectivo de entre 4 y 18 gigahercios se considera muy, muy buena”. Según los informes, la nueva tecnología furtiva permitió la evasión de radares a frecuencias de entre 0,3 y 40 gigahercios. La velocidad a la que estas tecnologías se pueden utilizar para mejorar las capacidades de los futuros aviones furtivos chinos sigue siendo incierta, pero el reciente avance tiene el potencial de ser revolucionario para la flota aérea del EPL. 

Vista inferior del Chengdu J-20A.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí