El 3 de julio de 2019, el presidente Jimmy Morales de Guatemala, en una visita a Argentina, concluyó un contrato con la Fábrica Argentina de Aviones SA (FEdeA) para el suministro de dos entrenadores de aviones IA-63 Pampa III para la Fuerza Aérea de Guatemala con entregas destinadas a ser efectuadas para finales de año. La venta, que luego puede ascender a un total de seis aviones, tiene un valor de USD 28 millones y promete ser la primera exportación de un jet de combate / entrenamiento, diseñado y construido por un país latinoamericano.

Sin embargo, lo más importante es que la compra de incluso dos de estos aviones, será un gran impulso para las capacidades de la Fuerza Aérea de Guatemala, que aparentemente ahora no cuenta con ningún avión de combate en servicio.

Según lo difundido, la Fuerza Aérea de Guatemala dispone del siguiente material:

 
Aeronaves En Servicio 
A-37 Dragonfly 3
Pilatus PC-7 1
Super King Air 2
IAI Arava 1
Basler BT-67 3
Cessna 208 1
Bell UH-1 9
Bell 212 2
Bell 412 1
Bell 206 1
T-35 Pillán 4

Sin embargo, en la práctica, el único PC-7 ha sido efectivamente eliminado del servicio, mientras que el estado operativo de los A-37 es sumamente dudoso. En estas circunstancias, la inducción de dos nuevos aviones IA-63, que pueden ser utilizados no solo para entrenamiento, sino en el papel de ataque ligero con cañones y cohetes y bombas no guiadas, representará un paso sustancial para la Fuerza Aérea de Guatemala.

Por otro lado, dada la escasez de recursos de transporte y el número limitado de helicópteros disponibles para Guatemala, la prioridad otorgada a la adquisición de la aeronave Pampa III es algo desconcertante. Además, las asignaciones financieras necesarias para realizar la compra de la aeronave aún no se han realizado.

Sin embargo, si el acuerdo se desarrolla según lo planeado, el mismo restaura la capacidad de combate aéreo de Guatemala y proporcionará un impulso muy necesario para FAdeA mientras intenta aumentar la producción de Pampa III.

Imagen de portada: IA-63 Pampa – archivo Zona Militar

10 COMENTARIOS

  1. El I.A. 58 Pucara fue el primer avión de Combate/ entrenamiento( ya que es biplaza y puede cumplir esa función) que fue vendido a países extranjeros .
    Uruguay, Sri Lanca y donados a Colombia. El cual los dio de baja rápidamente.
    En cambio Uruguay y Sri Lanca los utilizan durante muchos años.
    Gracias.
    Saludos

  2. Guatemala es la playa de desembarco del Pampa III en América y vidriera de exposición para que México vea «in situ» la cualidades y calidades de nuestro Pampa III

  3. Que bueno es ver cuando se realizan comentarios con respeto. Bien por FaDea, no podemos fallar en esta oportunidad que tenemos como exportar un avión de entrenamiento avanzado .

  4. Como es vergonzosamente sabido, Colombia devolvió nuestros guapos Pucará por la falta de repuestos adecuados y asistencia técnica máso.

  5. Los Pucará fueron una pesadilla logística para Colombia. Además de la práctica imposibilidad de adquirir repuestos para sus turbohélices de origen francés que habían dejado de producirse hacía muchos años, Argentina no ofreció apoyo logístico o entrenamiento adecuado. Por supuesto que su utilización en el seno de la FAC estaba destinada al fracaso, lo cual fue una verdadera lástima, porque en el momento en que se los entregó y para las misiones que se esperaba que cumplieran (COIN/FAC), el avión argentino era lo que el país caribeño necesitaba. Debemos mirar para adelante y aprender de los errores del pasado, esa es una de las misiones más importantes de la historia. Si volvemos la mirada al pasado podremos notar el enorme mercado que despreció la Argentina al no saber valorar adecuadamente al Pucará y dotarlo de motores adecuados en tiempo y forma, así como distintas evoluciones de un diseño del todo adecuado, mercado que nostálgicamente hoy vemos satisfecho por aeronaves como el A-29 Súper Tucano o el AT-26 Wolverine. Miremos hacia adelante, el futuro pertenece al Pampa III, no actuemos como en el pasado; eso significaría que somos incapaces de aprender de nuestra propia historia.

Deja un comentario