Hace veinte años, con motivo de la privatización de Embratel, los satélites brasileños que operaban en la banda X estaban controlados por Embratel Star One. Desde entonces, el país ya no tenía un satélite de comunicaciones geoestacionario genuinamente nacional y ahora tiene que pagar a extranjeros para el alquiler de servicios de banda X de uso militar exclusivo en Brasil.

Visionando recuperar la autonomía y soberanía en el área de la comunicación vía satélite tras la privatización de Embratel en julio de 1998, fue creada Visiona Tecnologia Espacial S.A. en 2012 como una asociación público – privada, con el 51 por ciento de EMBRAER y el 49 por ciento de TELEBRAS, con el objetivo de actuar como integrador del proyecto del gobierno brasileño del Satélite Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones Estratégicas (SGDC). El proyecto SGDC fue sustituído por el Decreto n°7.769 el 28 de junio de 2012.

Primeiro satélite geoestacionário brasileiro para defesa e comunicações estratégicas é lançado ao espaço Reprodução/TV NBr

El primer satélite del proyecto, el SGDC-1, fue construido por Thales Alenia Space en Cannes, sur de Francia, que fue la empresa ganadora de una selección internacional de proveedores organizada por Visiona Tecnologia Espacial SA. El gobierno brasileño tiene la intención de utilizar el proyecto SGDC con la participación del Ministerio de Defensa (MD), la Agencia Espacial Brasileña (AEB) y el Instituto Nacional de Investigación del Espacio (INPE), el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC), TELEBRAS, como modelo para llevar a cabo otros proyectos estratégicos, como el satélite de radar de apertura sintética y el satélite meteorológico geoestacionario.

Antes del lanzamiento del SGDC-1, el segmento espacial del Sistema de Comunicaciones Militares por Satélite (SISCOMIS) del Ministerio de Defensa se atendía exclusivamente mediante la contratación de transpondedores en la banda X y en los canales de la banda Ku, a través de los servicios proporcionados por Embratel Star One. Los estudios han indicado la necesidad de aumentar la capacidad de los satélites de banda X para satisfacer las demandas futuras, como el soporte para las comunicaciones del Sistema Integrado de Monitoreo de Fronteras (SISFRON), el Sistema de Gestión de Amazon Azul (SISGAAz) de Defensa Aeroespacial Brasileña (SISDABRA), entre otros.

En vista de esta realidad, el SGDC-1 se adquirió para cumplir los siguientes propósitos: hacer que Brasil sea independiente del control y transporte de la información estratégica del gobierno al proporcionar al Estado brasileño un recurso de telecomunicaciones dedicado utilizando las bandas X y Ka; y proporcionar capacidad satelital en la banda Ka, lo que permite brindar el Programa Nacional de Banda Ancha (PNBL) a nivel nacional y brindar acceso a usuarios ubicados en áreas remotas, fronteras, plataformas petrolíferas, islas oceánicas y también en Zonas periféricas a grandes centros.

El SGDC-1 luego opera en las bandas Ka y X, y sus requisitos han sido definidos por el Programa Nacional de Actividades Espaciales. Era responsabilidad del fabricante lanzar, posicionar y probar el satélite antes de entregarlo a Brasil. Lanzado desde el Centro Espacial Kourou, centro de lanzamiento de la Agencia Espacial Europea, ubicada en la Guayana Francesa, por el cohete Ariane 5 ECA de la compañía Arianespace, se posicionó, el 11 de junio de 2017, en su ubicación definitiva: en el meridiano 75 ° Oeste y A una altitud de 35.865 km desde la superficie terrestre. Se integró de manera efectiva en el Sistema de Comunicaciones por Satélite Militar (SISCOMIS) el 30 de junio de 2017, cuando el fabricante francés Thales Alenia Space (TAS) pasó el control total del satélite, que incluye la plataforma de subsistemas (plataforma) y la carga útil de las comunicaciones (payload), en las bandas Ka y X para técnicos y especialistas brasileños de TELEBRAS y las tres Fuerzas Armadas.

Aunque la conquista del dominio del espacio es un gran desafío competitivo, en particular considerando los costos asociados con el desarrollo o la adquisición de grandes satélites geoestacionarios, así como los altos costos de lanzarlos y las vulnerabilidades inherentes del espacio, existen varios aspectos positivos al emplear fines militares, civiles o comerciales. Las comunicaciones por satélite aprovechan las características intrínsecas del dominio espacial, a saber: tiempo de respuesta rápido; cobertura continental con un solo satélite; y la posibilidad de soportar simultáneamente múltiples usuarios.

Comando de Operações Aeroespaciais (Comae)

Las capacidades y elementos de la potencia aeroespacial brasileña se han incrementado considerablemente en términos de infraestructura y recursos humanos especializados en actividades relacionadas con el empleo aeroespacial. Se crearon el Centro de Operaciones Espaciales (COPE) y el Centro de Operaciones Espaciales Secundarias (COPE-S), que entraron en funcionamiento de manera efectiva en 2017 en sus instalaciones temporales. Además, docenas de militares y civiles brasileños fueron entrenados para llevar a cabo el control, monitoreo y operación del SGDC-1.

Además de tener cobertura de señal en todo el territorio nacional y tener una velocidad de tráfico de información compatible con las demandas actuales de aplicaciones tanto civiles (banda Ka) como militares (banda X), el SGDC-1 proporciona seguridad en las comunicaciones, confidencialidad, disponibilidad, autenticidad e integridad de la información en las comunicaciones. Aunque no se ha fabricado en Brasil, y aún no hemos dominado las tecnologías de fabricación o el lanzamiento de satélites geoestacionarios, el control, la supervisión y el funcionamiento del SGDC-1 están a cargo de los brasileños, en el territorio nacional, lo que le da a Brasil un aumento significativo en el poder aeroespacial brasileño.

Imagen de portada: Defensa por satélite geoestacionario y comunicaciones estratégicas (SGDC) Créditos: Comunicado de Prensa / MCTIC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí