Paris Air Show 2019: se dio a conocer una maqueta a gran escala del caza turco TAI TF-X

2
El Turkish Aerospace Industries TF-X, presentado en el Salón de Le Bourget 2019.

Turkish Aerospace es una de las muchas compañías en la feria de este año que retiró el velo de un nuevo modelo de avión a gran escala, su Fighter Turkish de quinta generación (o TF-X), e incluso le robó algo de protagonismo a la inauguración de El sistema franco-alemán Future Combat Air al mismo tiempo.

El interés en el TF-X se ha magnificado en los últimos meses a medida que las relaciones entre Washington y Ankara se deterioraron con la decisión de este último de comprar el sistema ruso de defensa aérea Almaz-Antey S-400. Esa disputa lo hace cada vez más probable que Turquía sea expulsada del programa Lockheed Martin F-35, donde ha sido un socio desde hace mucho tiempo.

Varias empresas turcas, incluida Turkish Aerospace , participan en la cadena de suministro del F-35 y es probable que se vean afectadas por el retiro de Turquía.

La presentación del modelo TF-X en París se ha enmarcado de manera sorprendente en este debate y ha adquirido una mayor importancia, en particular porque el avión, diseñado y desarrollado por Turkish Aerospace con la asistencia de la industria británica (a saber, BAE Systems), tiene una apariencia similar al Joint Strike Fighter .

Sin embargo, el programa TF-X ha estado en curso durante varios años, mucho antes de la batalla política más reciente entre los dos aliados de la OTAN.

Los funcionarios de Turkish Aerospace recientemente le dijeron a FlightGlobal que un primer vuelo del caza turco tendría lugar en 2026, después de su roll out en 2023.

Sin embargo, el director ejecutivo, Temel Kotil, dijo durante la inauguración que el primer vuelo del tipo sería en 2025. No está claro si se están realizando esfuerzos para acelerar el programa, y otra fuente de la compañía señaló que el cambio de fecha fue una «sorpresa».

El TF-X es solo un ejemplo de cómo Turquía pretende convertirse en una potencia aeroespacial mundial, fabricando todo, desde entrenadores básicos y helicópteros de ataque pesado hasta aviones de combate de quinta generación. Pero transformar estas ambiciosas ambiciones en realidad será difícil, especialmente si las relaciones con los Estados Unidos empeoran y se establecen sanciones.

Tal paso podría limitar severamente las tecnologías que pueden provenir de los proveedores de EE. UU., y a pesar de que Turquía se esfuerza por fabricar la mayoría de sus plataformas y componentes de manera autóctona, un esfuerzo que ha avanzado significativamente en los últimos años, todavía depende de proveedores extranjeros, particularmente en zonas como la propulsión.

La participación del Reino Unido en TF-X también se ha vuelto menos segura en los últimos 12 meses, ya que los informes indican que las empresas del Reino Unido como Rolls-Royce han reducido su participación con las empresas locales por las preocupaciones sobre el intercambio de datos confidenciales.

Entonces, mientras que la presentación pretendía representar un futuro brillante para lo que es una prometedora industria aeroespacial nacional, los acontecimientos políticos en otros lugares podrían ensombrecer el futuro del TF-X.

Janes informa que de acuerdo a un panel de información al lado de la maqueta, el caza turco tendrá 21 m de largo con una envergadura de 14 my una altura de 6 m; será impulsado por dos motores, cada uno de los cuales desarrolla 27.000 lb (12.247 Kg) de empuje; tendrá una velocidad máxima de Mach 1.8 y un techo de servicio de 55.000 pies (16.764 m); y podrá soportar los límites de g de entre +9 y -3.5 g .

En cuanto a la aviónica y los sensores, se espera que el caza turco tenga un radar de barrido electrónico activo, capacidades de guerra electrónica, funciones avanzadas de identificación, navegación y de comunicaciones integradas, un sistema electro-óptico de selección de objetivos y búsqueda y rastreo por infrarrojos, una cabina avanzada y la interfaz hombre-máquina.

Respecto a las armas, Kotil mencionó explícitamente en su discurso que el caza turco llevaría el misil aire-aire más allá del alcance visual MBDA Meteor . Este misil , junto con el arma stand-off de ataque aire-superficie de la compañía Spear y el misil aire-aire de corto alcance avanzado (ASRAAM), se mostraron junto a la maqueta junto con toda una gama de armamento desarrollado por Turquía, incluyendo los AAM Gokdogan de corto alcance y Bozgodan de alcance medio; el misil de crucero SOM, municiones de precisión HGK y KGK; y las bombas guiadas por láser Teber-82 y LGK-84.

2 COMENTARIOS

  1. No sorprende que esta maqueta (que por supuesto es una «cáscara vacía») se asemeje enormemente al proyecto Tempest de BAE Systems, ya que es el grupo británico quien lidera el proyecto TF-X. Estamos de acuerdo en que el proyecto turco es anterior a la casi segura exclusión del F-35, pero la aparición de éste mock-up en el momento álgido de la toma de decisiones, cuando las posiciones adoptadas por ambas partes parecieran aseguradas, pretende constituirse en una suerte de advertencia por parte turca en el sentido que aún tiene alternativas al avión estadounidense y que además, el país anatolio prefiere seguir en el bloque occidental. Es una manera de explicitar que Turquía no renuncia ni a sus aspiraciones de poseer aviones de combate avanzados, ni que pretende claudicar a las presiones estadounidenses, ni abandonar el bloque occidental. Por supuesto que actualmente, con el nivel tecnológico e industrial que posee Turquía, resultaría muy difícil llevar a buen puerto un proyecto tecnológico y monetario de semejante envergadura, aún con el apoyo de un grupo industrial como el británico. Esta maqueta constituye una clara expresión política, aunque sin viabilidad de convertirse en una realidad, a menos que cambien algunas condiciones externas (la política exterior de EE.UU hacia Turquía), e internas (la postura de Erdogan), todo lo cual conlleva un enorme signo de interrogación. La gran cuestión es si Rusia, el tercero en discoradia, podrá sacar alguna ventaja de este «affaire turco».

Deja un comentario