Un subcomité de la Cámara de los EEUU desea aprobar solo la mitad de las compras de repuestos del Pentágono para los F-35, luego de revisar los planes presupuestarios para el 2020.

El borrador que se emitió sobre el proyecto de ley de financiamiento de la Defensa para el año fiscal 2020, incluye unos 690.2 mil millones de dólares en gastos discrecionales. Dentro de la legislación se incluye asimismo, 90 aviones F-35, un incremento de 12 unidades más y ocho aviones F-15EX destinados a recapitalizar la flota F-15 C/ D en el ejército de los Estados Unidos.

El subcomité de Defensa de Asignaciones de la Cámara de Representantes tiene la tarea de analizar el presupuesto militar. Los legisladores están cuestionando la adquisición de los aviones de combate de la Fuerza Aérea y la escasez de piezas que actualmente existe para los caza F-35.

El panel planea aprobar la mitad de la solicitud de repuestos de 728.7 millones de dólares para los F-35 de la Marina y la Fuerza Aérea hasta que el Pentágono haya «recibido una propuesta de costo adecuada» de Lockheed Martin.

Asimismo quieren obtener los derechos de datos técnicos de las partes para ser otorgados a otros proveedores o incluso para poder producir algunas partes/sistemas en sus propios depósitos de mantenimiento militar. Bloomberg Quint Byron Callan, un analista de defensa de Capital Alpha Partners, dijo que «si el gobierno obtiene los derechos sobre los datos, puede competir a la larga con los repuestos y software, o hacer algo de esto en sus propios depósitos y laboratorios de software».

La cadena de suministro tiene un atraso de 4.300 piezas para los F-35 debido a problemas de la cadena de suministro, según la Oficina de Responsabilidad del Gobierno.

Un informe de la GAO publicado en abril, anunciaba que la aeronave no pudo volar más del 30 por ciento del tiempo durante un período de siete meses debido a la escasez y a partes no coincidentes.

El informe señala que en la actualidad Lockheed Matin no puede realizar un inventario exhaustivo y preciso de las piezas, ni moverlas de manera eficiente entre las ubicaciones, o hacer coincidir con precisión los paquetes de repuestos desplegables o las unidades de implementación, o capturar información de costos para todas las piezas que se adquieren.

El informe de la Cámara de Representantes dice que la compra de siete aviones de combate de quinta generación por cada caza de cuarta generación logra un «equilibrio razonable» entre la búsqueda de aviones más capaces y el mantenimiento del tamaño de la flota F-15.

Pero el comité está cuestionando la estrategia del F-35. La Cámara de Representantes recomienda que la Fuerza Aérea compre 68 nuevos cazas en 2020, incluidos ocho F-15EX de Boeing por 985.5 millones y 60 F-35A de Lockheed Martin por 5.1 mil millones de dólares.

Asimismo, el comité sugiere que se obtengan cuatro cazas menos que los 72 aviones que la Fuerza Aérea considera oportuno para cumplimentar con los objetivos de la Estrategia de la Defensa Nacional. La Fuerza Aérea prevé que el departamento crezca de 312 a 386 escuadrones, incluidos siete escuadrones de cazas nuevos. Acorde al informe, el presupuesto no refleja esta ambición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí