El 15 de mayo de 2019, un nuevo Eurocopter EC-135 (9Y-IHL) operado por National Helicopters Services Limited (NHSL) se estrelló mientras participaba en una operación de apoyo, dirigida a recapturar a ocho prisioneros que escaparon.

La pérdida del helicóptero, que fue una de las adiciones más recientes a la flota NHSL, ha expuesto el estado extremadamente pobre de los activos de helicópteros de Trinidad.

NHSL, una compañía civil, opera una flota de seis aviones S-76C y S-76D. El EC-135 fue el primero de su tipo en el país y fue puesto en servicio como reemplazo para los helicópteros Bo-105CBS-4 operados anteriormente por el NHSL. Sin embargo, los pilotos de NHSL, no se encuentran capacitados para realizar las operaciones de apoyo.

Para esa tarea, la compañía brinda apoyo a la División de Aire del Centro de Fusión de Operaciones Nacionales de la Agencia de Servicios Estratégicos (SSA). La División de Aire tiene en la Fuerza un AS.355, dos Bo-105CBS-4, uno S-76A ++ y un S-76D en arrendamiento. Otro AS.355 que también había sido alquilado, ahora ha sido devuelto.

En realidad, el AS.355 se encuentra fuera de servicio por falta de una turbina (y facturas pendientes para la empresa de reparación), el S-76A ++ no está operativo debido a problemas que sufrió problemas con el piloto automático durante los últimos dos años, y el S-76D no está en servicio por decisiones políticas de gobierno.

Por lo tanto, la carga total del esfuerzo de apoyo aéreo de las fuerzas del orden público recae en dos helicópteros Bo-105CBS-4 antiguos, de los cuales solo uno está operativo, y el otro se utiliza como fuente de repuesto.

La renuencia a pagar por el mantenimiento de los cuatro helicópteros AW-139 de la Guardia Aérea de Trinidad y Tobago ha dejado al aparato de seguridad nacional de Trinidad, con únicamente una unidad del helicóptero funcionando.

Foto de portada: Trinidad Express/ Ishmael Salandy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí