En el marco de una reunión que mantuvo el JEMGE con los Presidentes de Promociones el pasado 14 de mayo, se abordaron distintos temas respecto de la situación actual del Ejército Argentino, su rol y desempeño.

En una primera instancia se realizó un repaso de las actividades que se llevaron adelante durante el año 2018, donde se debatió su desempeño frente a las actividades de apoyo a la comunidad, la cumbre del G-20, entre otros.

En base a eso, se inició la discusión sobre la actuación que dicha fuerza protagonizará este año. Como análisis general del estado vigente, se destacó la situación presupuestaria crítica, que acorde a los presentes, no posee “paralelo en el pasado cercano”. La misma, supone que exista una verdadera preocupación sobre la Conducción del Ejército.

A modo de resumen, se destacan ocho ítems. Primeramente, sobre el estado del personal de la fuerza, se deliberó sobre la postergación del ascenso del personal, la regularización del personal militar con más de 38 años de servicio, y la necesidad de realizar blanqueo y jerarquización del personal. Asimismo la cuestión ganancias, donde las tres fuerzas cuentan con el mismo sistema de descuento.

Como punto segundo se discutió sobre IOSFA y sus recurrentes crisis, y en tercer lugar sobre la IAF y el cambio de presidencia, con la figura de Prieto Alemandi, militar retirado como su nuevo presidente.

En cuarto lugar, la imperiosidad de crear campañas de reconocimiento hacia los Caídos en Malvinas y su servicio a la Patria, como política institucional conducida de forma centralizada por la SGE.

Por otro lado, en el área de Inteligencia, se concientiza sobre la mala utilización de las Redes Sociales, que por consecuencia afecta la disciplina y el mantenimiento de la moral del personal. Se insta a evitar, por medio del uso de las redes, el esparcimiento de rumores y a no contribuir a la propagación de noticias falsas o de dudosa procedencia, destacando la vital responsabilidad del manejo de la información que tiene el personal en actividad y en Retiro.

De igual forma quedó explícitamente establecido que por norma general se prohíbe todo aquello que brinde información de la Fuerza, que pueda comprometer su imagen y/o afecte a la moral en forma negativa.  

Sobre el área de operaciones, se precisó que la misión del Ejército es la preparación para la guerra, sin embargo, este escenario es improbable que ocurra, siempre y cuando se esté bien preparado para la misma. Por otro lado, las misiones de apoyo a la comunidad no forman parte de la misión principal de la fuerza, aunque es la más frecuente.

Se urge, que para este año 2019, se comprenda que existe una pausa operacional que no debiera devenir en una parálisis. Por consecuencia, la instrucción del personal debe ser permanente, y a pesar del escaso presupuesto, el centro de gravedad debe ser puesto en la instrucción de lo básico en el cuartel. Es fundamental poder dar en el blanco al primer disparo, puesto que “en el combate no hay tiro de prueba”. Esto hace alusión a las pruebas de tiro y su declive como instrucción elemental.

Con respecto a los materiales, y volviendo a destacar lo escueto del presupuesto, hubo alguna concreción en la compra de materiales y armamento que en su gran mayoría ha ingresado al país y ha sido entregado a sus usuarios. Aún resta el ingreso de vehículos y equipamiento que se estima serán entregados durante el transcurso del año.

Sobre las operaciones en desarrollo, se destacó el Operativo Integración Norte, donde se distingue el muy buen efecto que produce dentro de la Fuerza. El mismo cuenta con presupuesto especial y no se ha visto afectado por la situación actual. Hubo por consiguiente, una duplicación gradual de efectivos, y existe la previsión de rotación con Fuerzas extrajurisdiccionales para evitar el desgaste.

Otro tema de gran relevancia fue la reconversión de la Fuerza que implica la transformación de la misma para que tenga utilidad. Se apremia a no incitar al ajuste, ni a la reducción. Para ello es clave transmitir “su verdadero sentido, que es algo positivo, conduciendo en forma centralizada para evitar incertidumbre”.

Por último, la revalorización de la profesión militar como un instrumento que brinda un servicio único y esencial a la sociedad.


3 COMENTARIOS

  1. Creo que es necesario hace lo máximo que se pueda con el paupérrimo presupuesto, pero la misión fundamental de las FFAA es prepararse para la guerra, no para hacer de policía pesada o gendarme, para eso hay otras instituciones del estado. Que el gobierno solo pretenda usar a las FFAA en funciones de soporte logístico de las FFSS. es una degradación de la capacidad real de combate del Estado argentino.

  2. Cómo exconscripto de la Gloriosa Armada Argentina,radiotelefonista del destructor ARA PIEDRABUENA,es vital tener FFAA acordes a los tiempos que corren,obviamente el presupuesto no ayuda,pero hay que apoyarlas en todo lo máxime posible,un país de la extensión y RIQUEZA Cómo el nuestro debe tener bases en toda su vasta geografía,no comprendo como no tenemos arsenales propios en lo más básico??,fusiles,subfusiles,pistolas etc etc…ESO DEBEMOS FABRICARLO NOSOTROS,no depender de otros,esa es mi opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí