Los programas de modernización de la USAF apuntan a nuevos roles para los B-1B

0

Casi 18 años de despliegue casi continuo como uno de los aviones de apoyo aéreo más grandes, e improbables, del mundo han afectado a la flota de bombarderos B-1B de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Un incendio en vuelo del motor de un avión y dos puestas en tierra de toda la flota en menos de un año ponen de relieve el ritmo sostenido y agotador de las últimas dos décadas sobre pilotos, personal de mantenimiento y, no menos importante, el propio bombardero estrategico de alas de geometría variable.

Ahora, una nueva estrategia de defensa nacional está reorientando la flota de B-1B. Aunque fue diseñado originalmente para una misión de ataque nuclear, el bombardero pesado ahora solo transporta municiones convencionales, incluyendo ataques directos con bombas convencionales, bombas de precisión guiada y misiles de crucero de largo alcance.

A medida que la flota se posiciona para misiones contra adversarios más sofisticados postulados por la estrategia a largo plazo del Pentágono, la Fuerza Aérea debe primero abordar el desgaste impuesto por la actividad de las últimas dos décadas en las estructuras y motores del B-1B, incluso con algunos expertos pidiendo que se vuelva a evaluar el valor de la aeronave en el caso de que surja un conflicto de alto nivel antes de 2036, la fecha de retiro programada de la flota.

Pero el enfoque ahora esta puesto principalmente en las reparaciones. A partir del año fiscal 2018, la Fuerza Aérea comenzó un programa para extender la vida útil de los 289 motores GE Aviation F101 de la flota de bombarderos hasta el 2040.

A medida que el programa se puso en marcha, la Fuerza Aérea también comenzó un análisis de integridad estructural en la estructura del avión B-1B. Se utilizó un avión para realizar una prueba de durabilidad completa, que reveló una larga lista de trabajos necesarios para mantener la estructura en condiciones de aeronavegabilidad durante dos décadas más. “Es el fuselaje principal, las raíces de las alas, los engranajes de las alas giratorias, los elevadores”, dice el Coronel John Edwards, comandante de la 28° Ala de Bombardeo en Ellsworth AFB, Dakota del Sur. “Es lo que tenemos que hacer para mantener el avión en el inventario durante 20 años”. El programa de extensión de vida útil (SLEP) para el avión comenzará a fines de año, que es el primer trimestre del año fiscal 2020, dice Edwards.

Las nuevas modificaciones permiten que el B-1B colabore en tiempo real con cazas de corto alcance. Crédito: USAF.

La extensión de la vida estructural de la célula del Lancer y el motor comienza a medida que la Fuerza Aérea concluye la actualización de sistemas más significativa para la flota B-1B desde que la producción cesó en 1988.

El primer escuadrónde B-1B equipado con el Sistema de Batalla Integrado (IBS) hizo su primer despliegue de combate el año pasado, llegando al Comando Central de los Estados Unidos para apoyar la campaña contra los remanentes del grupo del Estado Islámico en Siria.

Como señal de su avanzada edad, la Fuerza Aérea desplegó el B-1B a fines de la década de 1980 con las mismas computadoras de aviónica y de misión que el transbordador espacial de la NASA, ambas diseñadas por Rockwell International (ahora Boeing).

En 1993, la decisión de la Fuerza Aérea de eliminar las armas nucleares del B-1B incluyó una gran inversión llamada Programa de Mejora de Municiones Convencionales. Al finalizar el programa en 2006, Boeing había renovado la aviónica para lanzar salidas de carga flexibles con una amplia combinación de armas guiadas. Las seis computadoras originales de la aeronave, que operan en un lenguaje de software de la era de la década de 1960 llamado Jovial, fueron reemplazadas por cuatro nuevos procesadores que se ejecutan en una versión actualizada del código de software ADA.

Los B-1B están equipados con pantallas de situación verticales en color y enlaces de datos totalmente integrados implementados por primera vez en 2018. Crédito: USAF.

En esencia, la actualización de IBS de casi US$ 900 millones completa la actualización de aviónica B-1B al agregar modernos monitores de situación verticales en color, integrando completamente el Enlace de Datos Link 16 e instalando un nuevo sistema de alerta de resolución de problemas para el personal de mantenimiento. La conectividad mejorada y las nuevas pantallas de la cabina de vuelo permiten por primera vez que las tripulaciones de B-1B sean participantes activos en un paquete de fuerza de ataque, intercambiando datos de sensores y adquisición de blancos con otras aeronaves durante una misión. Es una capacidad que la mayoría de los pilotos de combate en la flota de la Fuerza Aérea han dado por sentado en las últimas dos décadas, pero finalmente ha llegado al mayor portador de armas convencionales del servicio.

A medida que el B-1B ha evolucionado, la Fuerza Aérea enfrenta algunas decisiones en cuanto a su dirección. Desde 2015, la flota B-1B ha sido asignada al Global Strike Command, que de otra manera solo maneja las fuerzas nucleares. La Fuerza Aérea se ha quejado del déficit de capacidad ofensiva causado por el lento reemplazo de la flota de cazas, por lo que algunos expertos, dirigidos por el Instituto Mitchell de la Asociación de las Fuerzas Aéreas, solicitan al servicio que utilice sus B-1B más como “camiones” de largo alcance para transporte y entrega de municiones tácticas que como bombarderos convencionales.

“El B-1 es efectivamente un gran F-15E para una buena parte de los roles”, dice Doug Birkey, director ejecutivo del Instituto Mitchell. “No tiene sentido para nosotros retirar los B-1 cuando, con un poco de trabajo SLEP, puede mantenerlos por algunos años más.

Por Steve Trimble | Aviation Week & Space Technology

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí