Pese a que el centro de atención actualmente se centra en Pampa III y la apertura al mercado de la aviación comercial, la Fábrica Argentina de Aviones ( FAdeA ) “Brigadier San Martín” continúa con actividad en sus diversas líneas de modernización, inspección y reparación así como fabricación.

En lo que respecta a modernización, hacemos referencia directa a actividades que actualmente se están llevando adelante con los C-130H Hércules TC-66 y TC-64 pertenecientes a la I Brigada Aérea. Las mencionadas aeronaves serán la tercera y cuarta unidades en ser modernizadas en la ex Fábrica Militar de Aviones, trabajos que se iniciaron con la empresa norteamericana L3 (TC-69) y que prosiguieron en la Argentina con el TC-61 y TC-70. Pese a que en noviembre pasado informamos que el TC-66 estaría listo para afrontar sus pruebas iniciales en el primer cuatrimestre del 2019, lo cierto es que a la fecha de nuestra visita, el mencionado Hércules evidenciaba que aún tiene una importante carga de trabajo por delante. Aunque oficialmente desde FAdeA no se mencionaron las razones de la demora, algunas fuentes nos confirmaron que el TC-66 habría presentado novedades de mayor importancia (lo que ralentizó los trabajos), así como algunas cuestiones de tipo burocrático.

De no mediar mayores inconvenientes, el TC-66 debería ser entregado antes de fin de año, mientras que el TC-64 está programado para 2020. La salida de este último Hércules significaría el cierre de la línea de modernización C-130, salvo que se consigan los fondos necesarios que permitan hacer extensivos los trabajos al TC-100 (a un menor costo por ser la versión civil y que permitirá homogeneizar la flota Hércules de la FAA) o a algún cliente extranjero.

En cuanto a las tareas de inspección y reparación, las mismas se centran en los helicópteros Agusta Bell 206B1 pertenecientes a la Aviación de Ejército. La actividad se centra en “… decapado y pintado, inspecciones de estructura (pese a los años en servicio, sin grandes novedades hasta el momento) y del motor Allison 250 C20B y recuperación de interiores…”. Al día de nuestra visita, el AE-311 encabezaba la línea, seguido por dos AB206 con el clásico primer ya aplicado (identificados internamente como 2 y 3, probablemente los 75 y 79 ex-Carabinieri). Con el avance de las tareas previstas (y con el reaseguro que significa el reciente contrato firmado entre FAdeA y Ejército Argentino), es lógico esperar que el primer vuelo se pueda realizar en los próximos meses.

Aguardando por mayor volumen de trabajo encontramos a la línea de fabricación correspondiente al Embraer KC-390, la cual es responsable de la producción de upper rack, conjuntos puerta de carga, cono de cola , 4 puertas del tren de aterrizaje,  spoilers y flap fairing. Lógicamente su actividad (hoy por debajo de la media) está directamente relacionada con la marcha del programa KC-390, manteniéndose la expectativa por alguna venta del bimotor de transporte brasilero (sobretodo por la participación de Boeing) que permita reactivarla.

Por último, debemos mencionar aquellos programas que lamentablemente (por diversas razones) se encuentran paralizados. A saber:

  • P-3B Orion: El 6-P-56 de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración (EA6E) aún se encuentra en espera por las asignaciones presupuestarias necesarias para su terminación, así como definiciones sobre cuestiones contractuales con la empresa portuguesa OGMA. La miopía de quienes deben tomar decisiones (políticas por supuesto) a la hora de retacear fondos no solo tiene como resultado que un medio vital para el control del Mar Argentino se encuentre paralizado en FAdeA, sino que tampoco hay buenas perspectivas para que la PMI alcance al resto de la disminuida flota de Orion de la Aviación Naval. Un desacierto que no resiste mayor análisis.
  • Pucará remotorizado: El AX-561 sigue descansando bajo el hangarete frente al Hangar 90, aguardando una decisión sobre su destino. Con el inevitable pase a retiro de los IA-58 Pucará de la III Brigada Aérea, su futuro parece casi definido (o ya estaba definido desde hace un buen tiempo), quedando por saber donde pasará el resto de sus días.

Casi a drede, dejamos para el último un programa de muy bajo perfil pero que mantiene su curso (según fuentes extra-oficiales): los trabajos estructurales a realizarse en los Fokker 50 de la Marina de Guerra del Perú. Como es usual en estos casos y por cuestiones contractuales, tanto FAdeA como IAI mantienen celosamente bajo resguardo las diversas actividades que se vienen realizando. Si podemos mencionar que los trabajos actuales son resultado de las negociaciones se encontraban en curso en 2016, cuando el por entonces presidente de FAdeA, Ercole Felippa, hacía mención durante CIIADE.

3 COMENTARIOS

  1. Deseo que lo más pronto posible no se demore la entrega de fondos para seguir con los trabajos en esta imprescindible empresa nacional.

  2. Muy buen trabajo pero cuando algún gobierno pensara en aviones de combate en serio y no aeronaves de la colonia. Aprecien las FACH, con lo que tenemos no defendemos nada. NO EXISTIMOS .

  3. Es lo que podemos con nuestra economía actual. Y los SEM si es que a ellos se refiere, son naves antiguas pero temibles aún y aggiornadas.
    Y le agrego, es probable que de los 10 ó 12 SE malvineros fuera de servicio, se puedan modernizar a SEM(Modernise) 6 ó 7.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí