En 1996, las Fuerzas Públicas de Costa Rica (FP – Fuerza Pública) se formaron bajo el Ministerio de Seguridad Pública (MSP). La PF se ha convertido en una fuerza que combina funciones de policía, guardacostas, vigilancia aérea y cuasi militares. Con una fuerza de unos 12.600 hombres, la PF ha incorporado la antigua Guardia Civil, la Guardia Rural y los dos batallones de seguridad fronteriza. La PF funciona principalmente como una fuerza policial y dentro de la región, goza de una buena reputación de profesionalidad y, aunque no es inmune a la corrupción, es notablemente menos que sus homólogos en el resto de América Central. El ambiente general de los derechos humanos en Costa Rica es mucho mejor que en cualquier otro lugar de América Central y, a pesar de algunos fallos, la población costarricense no ve al FP como una fuerza depredadora. En los esfuerzos por mejorar y mantener la capacitación, el FP aún no cuenta con suficientes recursos. Cabe destacar que el FP es aproximadamente tan grande como la Fuerza de Policía de Mauricio, que es responsable de una población tres veces menor que la de Costa Rica.


Los sucesores de los dos batallones de seguridad fronterizos, que ahora están constituidos en la Policía de Fronteras, se componen de siete compañías de seguridad fronteriza distribuidas entre los Comandos del Sur y del Norte y conservan las capacidades militares de un grado muy modesto. Si bien usualmente están vestidas con variaciones en la ropa de la policía, se ha sabido que la Policía de Fronteras lleva camuflaje de estilo militar y porta rifles de asalto y ametralladoras, mientras que está respaldada por un número limitado de morteros de 60 mm y 81 mm. Mientras que la Policía de Fronteras tiene una fuerza fluvial pequeña pero efectiva, carece de apoyo aéreo orgánico.

La Policía de Fronteras también tiene el control de los pequeños componentes aéreos y navales de Costa Rica. Este último, denominado Servicio de Vigilancia Aérea (SVA – Servicio de Vigilancia Aérea), cuenta con 13 aviones ligeros de transporte y dos helicópteros. Algunos de los aviones fueron incautados de narcotraficantes y, aunque eran activos útiles, ninguno de los aviones de SVA tenía equipo de vigilancia especializado. La escasez de helicópteros es un problema grave, dada la inaccesibilidad de algunas partes del país y la posible necesidad de un rápido despliegue de fuerzas en esas regiones.

El Servicio Nacional de Guardacosta de Costa Rica (SNG – Servicio Nacional de Guardacostas) consta de 10 patrulleros obsoletos, de los cuales tres pertenecían a los patrulleros de 82 pies denominados Point-class cutter. Esta era una fuerza modesta que recibió un impulso significativo cuando en 2017 se transfirieron embarcaciones de 110 pies de origen estadounidense.

Mientras que las embarcaciones más grandes del SNG pueden armarse con ametralladoras pesadas M2HB de 0,50 cal y / o cañón Oerlikon Mk68 de 20 mm, se reveló en 1995 que ninguno de los personales asignados a las naves supieron cómo operar dichas armas. No se sabe si esta situación ha cambiado.

Asimismo, poseen dos unidades de operaciones especiales de la policía de élite denominada Comisaría 9 – Unidad de Operaciones Especiales (Unidad de Operaciones Especiales), y Comisaria 5 – (Unidad Táctica de Policía). Estas unidades son similares a los equipos de control de disturbios y Armas Especiales Tácticas (SWAT) que brindan apoyo a las unidades de policía de FP que, aunque están armadas, normalmente no llevan armas automáticas. En total, tres vehículos blindados fueron entregados por los Estados Unidos en 2018.

Por fuera del MSP y bajo el control del Departamento de Inteligencia y Seguridad se encuentra la Unidad Especial de Intervención (UEI) de Costa Rica que es una unidad de comando del tamaño de una empresa con una alta normativa de entrenamiento y equipamiento. A pesar de su carácter militarizado, el gobierno de Costa Rica trata de minimizar su capacidad e insiste en que es una policía y no una unidad militar. Sin embargo, la UEI tiene una excelente reputación regional y es una de las mejores unidades de Fuerzas Especiales de la región. Los miembros de la UEI son entrenados regularmente con sus homólogos de América Central y América del Norte, donde han demostrado siempre ser un equipo capaz.

Como se ha señalado, Costa Rica se enfrenta a un gran desafío de la delincuencia organizada transnacional violenta, en gran parte relacionada con el comercio de narcóticos ilegales. Aunque el país registró una disminución en los homicidios entre 2010 (527) y 2012 (407), en 2014 esa cifra había aumentado a 471. Esto llevó a que se estableciera una unidad dedicada a combatir el crimen organizado, denominada Policía de Control de Drogas.

Esta unidad depende en gran medida del apoyo de otras unidades, en particular de la Policía de Fronteras y el SNG, para hacer frente a la doble amenaza de los carteles colombianos y mexicanos que utilizan a Costa Rica como punto de tránsito, almacenamiento, recolección y transbordo.

En reconocimiento de estos desafíos, Costa Rica aumentó su presupuesto de seguridad en un 123% entre 2006 y 2012. Sin embargo, a diferencia de sus vecinos, Costa Rica se negó a desplegar sus unidades de policía de élite o policía militarizada, y la relegó únicamente a un papel de apoyo para la policía de FP.

Deja un comentario