La Fuerza Aérea de los Estados Unidos llevó a cabo esta semana, un ataque aéreo en Iraq. El ataque se realizó bajo el empleo de dos caza F-35A cuyo objetivo fue una red de túneles del Estado Islámico en Wadi Ashai, Iraq.

Los aviones se desplegaron recientemente desde Hill AFB, Utah, y se unieron al equipo de Componente Aéreo de Fuerzas Combinadas del área de operaciones del Comando Central de los Estados Unidos el pasado 15 de abril.

«El F-35A tiene sensores en todas partes, tiene un radar avanzado y a su vez, posee la capacidad de reunir y fusionar toda la información del espacio de batalla en tiempo real”, dijo el teniente coronel Yosef Morris, piloto del F-35. Asimismo, “tiene la capacidad de tomar esa información y compartirla con otros F-35 u otros aviones de cuarta generación”.

Dicho ataque perpetrado por la USAF a las instalaciones del Estado Islámico, es el primero por parte del F-35A, sin embargo, el Cuerpo de Marines utilizó el F-35B anteriormente en una operación de remoción en tierra el pasado 27 de septiembre del 2018, en apoyo de la Operación Freedom´s Sentinel en Afganistán.

Por otro lado, la Marina de los Estados Unidos declaró que su F-35C ya se encuentra listo para ser utilizado en combate.

1 COMENTARIO

Deja un comentario