La OTAN está planeando nuevas estrategias de defensa con el objetivo de prepararse para un mundo sin el Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF). Asimismo, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg dijo que no pretende desplegar nuevos misiles en Europa.

“Al mismo tiempo, estamos armando estrategias para un mundo sin el Tratado INF. En esta reunión de ministros de defensa, discutiremos qué pasos debería tomar la OTAN para adaptarse a un mundo con más misiles rusos“, afirmó Stoltenberg.

“Cualquier paso que tomemos será coordinado, medido y a la defensiva. Y no tenemos la intención de desplegar nuevos misiles nucleares desde tierra en Europa”, declaró el jefe de la OTAN.

Como dijo Stoltenberg, los ministros de defensa de la OTAN discutirán el despliegue de Rusia de “varios batallones del misil SSC-8 [9M729]”.

Todos sabemos que un tratado que solo es respetado por un lado no puede mantenernos seguros. Es por eso que Estados Unidos, con el apoyo total de todos los aliados de la OTAN, ha anunciado su intención de retirarse del Tratado”, afirmó el jefe de la OTAN.

“Esto tendrá efecto dentro de seis meses. Entonces, Rusia tiene una última oportunidad para tomar el camino responsable. Para volver al cumplimiento y resguardar los intereses del Tratado INF. Instamos a Rusia a aprovechar esta oportunidad”, afirmó.

Stoltenberg reiteró que “la OTAN no quiere una nueva carrera armamentística. Porque eso no interesaría a nadie”, concluyó el jefe de la OTAN.

1 COMENTARIO

  1. Las preguntas que deberíamos hacernos son ¿por qué razón Rusia pretende regresar a la guerra fría?, ¿por qué está incrementando sus fuerzas nucleares terrestres, los icbm y los de corto y medio alcance especialmente?, ¿por qué intenta llevar nuevamente el centro del escenario global a Europa?, ¿por qué fuerza a la OTAN a reforzarse, mientras por otro lado propone a Gran Bretaña cofabricar aviones de quinta generación? Rusia, fiel a su tradición diplomática intenta engañar con respecto a las cantidades y misiones asignadas a sus misiles de crucero Iskander, como si éstos pertenecieran a una categoría que debería quedar por fuera de los tratados INF y a sabiendas de que resulta imposible el ocultamiento de sus actividades aún desconociendo cuáles serán las consecuencias y reacciones. Provoca a la OTAN simulando ataques puntuales en Noruega, el Báltico, el Atlántico norte, etc., con bombarderos de largo alcance de los que todos conocen sus bases, entre múltiples ejemplos, realiza ejercicios aeronaveles en el Mar del Norte, etc. Estaba claro que los socios europeos de la OTAN y especialmente Alemania, se habían relajado las dos últimas décadas, al desaparecer el objeto de su existencia (URSS) y que el foco de la tensión internacional se había situado en medio y extremo oriente. Pero Europa va a reaccionar, más pronto que tarde. Quizá la estrategia rusa consista justamente en crear un nuevo foco de tensión (en el patio de enfrente de su propia casa) con el objeto de presionar a EE.UU en nuevos frentes y así desgastar su economía. Lo que la historia demuestra es que cada vez que EE.UU ha sido empujado a un conflicto ha vencido (con la notable excepción de Vietnam, pero no es aquí el lugar para analizar aquello; baste con señalar que hoy por hoy la nación de Indochina [República Democrática de Vietnam] se está acercando cada vez más a la órbita estadounidense y convirtiéndose en un potencial aliado en esa conflictiva zona del planeta), o ha salido fortalecido. Además, Rusia no tiene la capacidad de influencia ni presencia global de los EE.UU ni un avance tecnológico similar en muchos aspectos salvo, quizá y precisamente, el nuclear. Quizá Rusia busca el desgaste norteamericano y la mejor forma de hacerlo sería con este tipo de maniobras. Por otro lado a Rusia le resulta mucho más rentable desde el punto de vista logístico y económico focalizar el conflicto cerca de sus fronteras, ya que carecen, por el momento, de capacidad de despliegue global. El desafortunado despliegue de su portaaviones M. Kuznetsov en aguas de Siria así lo ejemplifica. Hablando en términos sencillos, Rusia carece del presupuesto de la primera economía del mundo. No tiene dinero suficiente para reforzar todas sus ramas militares con un elevado nivel tecnológico, dedicar enormes presupuestos en investigaciones novedosas, mantener fuerzas numerosas fuera de sus fronteras y realizar despliegues militares con portaaviones que aún no poseestá, por menclonar algunos ítems. Por otra parte, Rusia es consciente que las armas nucleares son en realidad un arma de último recurso. Responden en realidad a una estrategia disuasiva, tienen un carácter predominantemente estratégico, por más que se trate de armas tácticas. Rusia ha tirado una piedra al aire, ya veremos adonde cae, pues EE.UU ya ha anunciado el abandono del tratado INF.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí