El Ejército de los Estados Unidos avanza en su nuevo concurso de helicópteros.

0

Los más altos oficiales del Ejército de los Estados Unidos dicen que están satisfechos con la calidad de las ofertas recibidas hasta el momento en el marco de su futuro programa de helicópteros de reconocimiento y de ataque (FARA, por sus siglas en inglés), con una decisión de contratación inicial prevista para mediados de año.

Pese a negarse a anticipar el número de presentaciones en competencia, el general de brigada Walter Rugen, director del equipo de aeronaves de ascenso vertical del futuro del Us Army, dice que anticipa, a más tardar en junio, la adjudicación de “hasta seis” contratos para la siguiente etapa de desarrollo.

La cantidad relativamente pequeña de contratos disponibles dejaría a algunos oferentes “decepcionados”, dice, lo que podría insinuar el tamaño de la competencia.

“Pero estoy muy satisfecho con la respuesta de múltiples socios de la industria”, dijo Rugen, hablando en la Conferencia Internacional de Helicópteros Militares de IQPC en Londres el 5 de febrero.

En marzo de 2020 se llevará a cabo una nueva selección, reduciendo el campo a sólo dos diseños; estos prototipos se enfrentarán luego a un despegue de pruebas en 2023.

Se espera un programa formal adjudicado en 2024.

Rugen revela poco sobre los requisitos para FARA, pero dice que las propuestas deberán demostrar “avances en velocidad, maniobrabilidad, agilidad, letalidad y capacidad de servicio”. Además, la aeronave debe tener unas palas de hélice de forma pequeña”, de no más de 12 m (40 pies) de ancho.

Sin embargo, no se ha tomado ninguna decisión sobre las cantidades involucradas en ninguna adquisición potencial. “Estamos estudiando nuestra doctrina para entender cuántos necesitaríamos”, dice.

Concebido como un reemplazo para la flota a retirar del Ejército de los EE.UU. de Bell OH-58 Kiowa Warriors, el lanzamiento del programa FARA sigue un movimiento para usar los Apaches Boeing AH-64 en conjunto con los vehículos aéreos no tripulados RQ-7 Shadow de Textron Systems para la misión de exploración armados .

El brusco giro de los eventos en la región de Donbass de Ucrania en 2014 ha provocado preocupación acerca que un conflicto futuro implique una acción “más letal de estado a estado”, en lugar de operaciones de contrainsurgencia.

Rugen describe ese experimento en equipos tripulados y no tripulados como “una solución subóptima” dadas las capacidades probables de un adversario futuro.

Solo unas pocas compañías han declarado hasta ahora que compiten por el contrato de FARA: un equipo combinado de AVX Aircraft-L3 Technologies; Bell; y Sikorsky.

Sikorsky está lanzando un aeronave evolucionada de su demostrador de tecnología S-97 Raider, dice Rich Koucheravy, director de desarrollo de negocios de la firma.

“Se verá como la configuración del Raider”, dice Koucheravy, aunque señala que algunos detalles del diseño siguen siendo “secretos”.

Él cree que los $ 300 millones de dólares de su propio dinero que Sikorsky ha invertido hasta ahora en el S-97 equipado con propulsor de rotor coaxial, así como otros $ 15 millones en el helicóptero X-2 en el que se basa, permitirán que cumpla con la exigente línea de tiempo del ejército.

“Necesitamos construir un prototipo representativo de la producción futura para el año 2022; ese es un cronograma bastante ambicioso, está a menos de tres años de la adjudicación del contrato.

“No va a ser una cosa simple, pero nuestro Raider ha liderado el camino desde 2012; tenemos una confianza tremenda en el diseño básico”.

Ruger confirma que un helicóptero de producción futura será propulsado por el motor GE Aviation T901 3,000shp (2,200kW) recientemente seleccionado para su desarrollo bajo el programa ITEP del Ejército de los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí