El pasado 2 de enero, un F-15 despegó en una misión de entrenamiento de rutina desde la base aérea de Tel Nof en el centro de Israel, cuando a 30.000 pies de altura y sin previo aviso, la cúpula se desprendió y dejó a los tripulantes del caza sumidos en vientos huracanados, ruidos ensordecedores y temperaturas bajo cero alcanzando los -45º centígrados.
Gritando sobre el rugido del viento, el piloto decidió intentar un aterrizaje de emergencia en el aeródromo militar más cercano, la base aérea de Nevatim en lugar de eyectarse del avión.

El siguiente audio describe toda la situación vivida a bordo del caza.

Durante toda la emergencia, el piloto se mantiene imperturbable, vigilando a su navegante y preguntándole si continúa con él.

Medios de Israel han desvelado que este ha sido el tercer incidente en el que un caza F-15 ha tenido problemas de desprendimiento de la cúpula en medio del vuelo. El primero, en 2004, le ocurrió a otro F-15 israelí. Y el segundo, en 2014, le sucedió a un F-15 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en un ejercicio de entrenamiento cerca de Okinawa,

Un A-10 también tuvo problemas en el 2017 por el mismo incidente, consiguiendo también aterrizar el avión aunque en esta ocasión además, fue sin el tren de aterrizaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí