La US Navy prueba nuevos conceptos de despliegue anfibio y de superficie en ejercicios en América del Sur

0
181202-N-XN169-1007 VALPARAISO, Chile (Nov. 19, 2018) Sailors man the rails aboard the Arleigh Burke-class guided-missile destroyer USS Wayne E. Meyer (DDG 108) as the ship is underway off the coast of Valparaiso, Chile during a parade of ships, Dec. 2, 2018. Wayne E. Meyer is part of Littoral Combat Group One, which is deployed in support of the Enduring Promise Initiative to reaffirm U.S. Southern Command's long standing commitment to the nations of the Western Hemisphere. (U.S. Navy photo by Mass Communication Specialist 3rd Class Lasheba James/Released)

El destructor misilístico de la clase Arleigh Burke USS Wayne E. Meyer (DDG 108) navega cerca de la costa de Valparaíso, Chile, durante un desfile naval, el 2 de diciembre de 2018. Wayne E. Meyer es parte de Littoral Combat Group One, que se implementa en para reafirmar el compromiso de larga data del Comando Sur de los Estados Unidos con las naciones del hemisferio occidental. Foto de la US Navy.

La Armada de los Estados Unidos desplegó un nuevo grupo de barcos, un destructor (DDG-51) y un buque de transporte anfibio (LPD-17), para probar un nuevo concepto que podría complementar a los escuadrones anfibios y grupos de acción de superficie como una formación conjunta en operaciones futuras.

El USS Somerset (LPD-25), el USS Wayne E. Meyer (DDG-108) y la Fuerza de Tarea de Aire y Tierra para Propósitos Especiales (SP-MAGTF) -Peru se desplegaron juntos como Grupo 1 de Combate Litoral en noviembre y diciembre.

Mientras se encontraban en el mar, las operaciones que realizó el grupo fueron: apoyaron a los US Marines y los llevaron a tierra, se embarcaron en un destacamento de la policía de la Guardia Costera, recibieron un equipo quirúrgico para el trabajo de asistencia humanitaria y más.

Los dos barcos navegaron a Valparaíso, Chile, para la Undécima Exposición y Conferencia Marítima y Naval Internacional para América Latina (EXPONAVAL) y el 200 aniversario de la Armada de Chile.

También durante el despliegue, los 1.000 marinos e infantes de marina de la LCG-1 trabajaron con la infantería naval peruana en un ejercicio de asistencia humanitaria y asistencia en casos de desastre en el distrito de Chorrillos, propenso a desastres, fuera de Lima, y realizaron un ejercicio de patrulla marítima con activos de la Armada Ecuatoriana para contrarrestar Pesca ilegal, no regulada y no declarada (INDNR), entre otras actividades.

El buque de transporte de transporte anfibio clase San Antonio USS Somerset (LPD 25) cerca de la costa de Valparaíso, Chile durante un despliegue de barcos, el 2 de diciembre de 2018. Somerset es parte de Combate litoral grupo uno. Foto de la US Navy.

El objetivo del despliegue de la LCG-1 fue elaborar el Comando y Control, que colocó a un capitán de la Armada como comodoro de dos barcos y al SP-MAGTF, como es el caso del comodoro de un escuadrón anfibio (PHIBRON) que supervisa un grupo preparado anfibio y una unidad expedicionaria marina, o un comandante de escuadrón destructor (DESRON) al mando de un grupo de acción de superficie.

Aún así, aunque el enfoque del despliegue estaba en el comando y control y no en las misiones reales que un DDG y un LPD podrían llevar a cabo juntos, es fácil ver cómo el Grupo de Combate Litoral podría ser útil más arriba en el rango de las operaciones militares: el DDG disparando misiles a un sistema de defensa enemigo para permitir que las fuerzas de la Marina se desplacen a tierra, los US Marines utilizando su avión MV-22B en apoyo de las misiones de seguridad marítima de los DDG en el mar, y así sucesivamente.

Un oficial de la Marina dijo a USNI News que Expeditionary Strike Group 3 fue el líder de este despliegue experimental y presentará la estructura de comando y las lecciones aprendidas a la sede central superior para su revisión.

El ESG, que reporta a la Tercera Flota de los EE. UU. e incluye PHIBRON 3, ayudó a organizar los barcos, líderes y destacamentos dispares en solo tres semanas, lo que hizo que el personal tomara 28 comandos diferentes. LCG-1 fue liderada por el Capitán Ken Coleman, el PHIBRON 3 commodore, e incluyó un personal de 30 a 35 efectivos en asignación temporal y se embarcó en Somerset.

El teniente Noel Aliceacintron, primer teniente del buque de embarque anfibio USS Somerset (LPD 25), habla con militares de Chile, Perú y Brasil durante un recorrido en barco el 14 de noviembre de 2018 en el Océano Pacífico. Foto de la US Navy.

“El despliegue de LCG-1 fue diseñado para probar un concepto de comando y control. Wayne E. Meyer y Somerset estaban programados para participar en EXPONAVAL en función de sus programas operativos en ese momento, y la LCG-1 proporcionaba el mando y control de esos activos bajo un solo comandante.

“Las capacidades complementarias aportadas por las unidades asignadas de la Armada y la Infantería de Marina informarán sobre el desarrollo futuro de la fuerza, tanto en la forma en que organizamos nuestras fuerzas navales como en la forma en que las empleamos”, dijo 3rd Fleet a USNI News en una declaración escrita.

“Además de su participación en EXPONAVAL, el LCG-1 llevó a cabo varias misiones de capacitación en asociación mientras estaba en tierra, en Área de responsabilidad del Comando Sur.”

El LCG-1 informó directamente a la Tercera y la la Cuarta Flota de los EE. UU. durante el despliegue, al igual que lo haría un PHIBRON. El ESG-3 tomará las lecciones aprendidas del despliegue y hará una propuesta a la cadena de mando con respecto a cómo, de ser así, se podría aplicar este sistema en el futuro, dijo el oficial de la US Navy.

Comandante Jeffrey Chao, segundo desde la izquierda, el cirujano del Grupo Litoral de Litoral (LCG-1), realiza una laparotomía exploradora mientras otros miembros del equipo médico asisten a bordo del barco del muelle de transporte anfibio de la clase de San Antonio USS Somerset (LPD 25), 7 de diciembre. 2018, en curso en el Océano Pacífico. Foto de la US Navy.

La Armada de los EE.UU. y el Cuerpo de Marines están revisando sus conceptos para alinearlos con la Estrategia de Defensa Nacional que se enfoca en la guerra contra un adversario cercano o similar.

Mientras que los conceptos anteriores se basaban en los grupos convencionales de ataque y en los grupos preparados anfibios para navegar en aguas sin oposición y realizar sus operaciones, los nuevos conceptos que surgen contemplan la coordinación en toda la flota de fuerzas desagregadas que pueden oponerse a un adversario en operaciones de aguas oceánicas o en los litorales.

Tanto la Armada como el Cuerpo de Marines están buscando nuevas capacidades antiaéreas para submarinos, buques de superficie y fuerzas terrestres, y los dos servicios están buscando nuevas formas en que los marines pueden apoyar la batalla por el control del mar desde tierra, de la misma manera que la Armada puede apoyar Fuerzas en el suelo desde el mar.

Dos conceptos clave, Operaciones marítimas distribuidas y Operaciones litorales en un entorno en disputa, se están desarrollando ahora e informarán los próximos esfuerzos de adquisición y ejercicio en los próximos años.

Por Megan Eckstein

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí