Ligeros, móviles y en cantidad: repensando el futuro de los tanques

2

Los desafíos del tanque pesado

Mantenimiento

El apetito del Ejército de los EE. UU. por plataformas de combate grandes y fuertemente blindadas conlleva inevitablemente la carga de un aumento considerable de las demandas de mantenimiento. Además de estas mayores demandas, el personal de mantenimiento se enfrenta al desafío de la creciente complejidad de los sistemas altamente técnicos dentro de las plataformas blindadas modernas. Al igual que la forma en que, durante las campañas contra Polonia y Francia en 1939 y 1940, el Ejército alemán pudo mantener su programa de mantenimiento con piezas de repuesto y mano de obra calificada disponible debido a la baja demanda general, solo problematizandose por mantener su mantenimiento mientras la guerra continuaba, el Ejército de los Estados Unidos puede encontrarse en un estado de complacencia relativa dada nuestra capacidad para mantener los vehículos blindados durante las operaciones recientes en Irak y Afganistán. El programa de mantenimiento altamente centralizado y ordenado de Alemania durante las campañas de 1939-1940 se vio desbaratado por la ferocidad de las campañas contra la Unión Soviética a fines de 1941 y 1942. Esto llevó a una descentralización sistemática del personal de mantenimiento, donde había que contar con experiencia dispersada por todo el campo de batalla y lo más cerca posible de la línea del frente. A medida que la descentralización de mantenimiento se requiera de manera similar en el futuro cercano para el Ejército de los EE. UU., nuestros tanques Abrams de 70 toneladas y los vehículos de combate Bradley de 30 toneladas, implementarán demandas de mantenimiento marcadamente más pesadas que el tanque ruso T-90 de 50 toneladas o los BMP-3 de 20 toneladas. La idea del tanque Abrams, con la tecnología más avanzada y la armadura más pesada que cualquier vehículo de combate en el planeta, tiene sentido en un campo de batalla donde Estados Unidos permanece sin oposición en todos los dominios; sin embargo, es probable que este no sea el caso en futuros conflictos de alta intensidad .

Movilidad

Los Estados Unidos continúan enfrentando el desafío particular, en comparación con los adversarios potenciales como Rusia y China , de la necesidad de viajar enormes distancias para ser políticamente y militarmente relevantes en regiones estratégicamente importantes como Europa del Este y Asia. Para Europa en particular, a diferencia de la Guerra Fría, el ejército de los EE. UU. no mantiene múltiples cuerpos del Ejército listos para la acción de primera línea. La movilidad de los activos blindados en rotación y otras plataformas de combate serán clave para el poder militar de los EE. UU. Cuanto más pesados ​​sean los tanques, más difícil será la misión de moverlos a través del teatro de operaciones. El corredor Suwalki,  100 kilómetros de terreno clave que separa el exclave ruso de Kaliningrado de Bielorrusia siguen siendo un punto de estrangulamiento para las fuerzas de la OTAN que refuerzan a nuestros aliados bálticos de la OTAN en caso de una crisis y podría ser un desafío único para mover las fuerzas blindadas de los Estados Unidos en una misión defensiva rápida. Si las fuerzas mecanizadas decidieran llevar a cabo una marcha por carretera, solo hay dos rutas de suministro que conducen a Lituania, y actualmente solo hay una capaz de soportar vehículos Abrams o Bradley completamente cargados para el combate . Incluso si pudieran realizar una marcha por carretera, sostener un tanque Abrams, que requiere reabastecimiento de combustible cada ocho horas durante las operaciones, desafiaría severamente la logistica de los EE. UU. y pondría los activos logísticos en un riesgo significativo de ataque directo e indirecto.

Mover unidades blindadas a través del ferrocarril resultaría igualmente desafiante debido a la diferencia entre las medidas estándar europeas utilizados en Polonia y los ferrocarriles construidos por los soviéticos con una medida diferente que conectan Lituania, Letonia y Estonia. Si bien el desafío de la reingeniería a las medidas europeas es un desafío colectivo para la OTAN, la propensión del ejército de los Estados Unidos para construir plataformas de combate blindadas más grandes y más pesadas, e insistir en que la alianza de veintinueve naciones se mantenga al día con las mejoras posteriores en sus carreteras, puentes y plataformas ferroviarias, exacerban el problema. Las fuerzas rusas, en comparación, disfrutan de una marcada ventaja de movilidad al combinar operaciones ferroviarias, proximidad geográfica y plataformas más livianas que consumen menos combustible, lo que resulta en una entrega rápida de poder de combate en masa, listo para el conflicto de alta intensidad en un momento dado, como lo demuestran los ejercicios Zapad de 2017 .

Los cruces de agua son otro desafío importante para las plataformas blindadas de los Estados Unidos. Ni los Stryker, Bradley, Abrams ni los Humvee son anfibios, lo que significa que dependen de un suministro limitado de vehículos de ingenieros, soldados y capacidades para conducir un cruce de ríos. Es posible que esto no haya planteado un problema en Irak o Afganistán, donde el dominio del dominio militar de los EE. UU. siempre estaba asegurado. Sin embargo, cuando todos los dominios son muy disputados, la dependencia de los EE. UU. de soldados y equipos especializados, que se convertirán en objetivos clave para el enemigo y estarán sujetos a sus propios requisitos de mantenimiento extensivo, puede resultar altamente perjudicial para la futura movilidad del Ejército de EE. UU. en una pelea entre iguales.

Recomendaciones

Estos son problemas importantes que requerirán soluciones a largo plazo. Pero es vital que el Ejército empiece a pensar en estas soluciones hoy. Aquí esta por donde comenzar:

1. Plataformas más pequeñas

A medida que el ejército de los EE. UU. busca construir nuevas plataformas de combate blindadas, debe considerar cómo lograr una letalidad decisiva al tiempo que maximiza la facilidad de producción, el mantenimiento y la movilidad. Reducir  la tripulación del tanque a tres, o incluso a dos, mediante la introducción de una función de carga automática, y que el comandante del tanque también sirva como artillero y cargador de respaldo generará muchos beneficios críticos para el éxito en el campo de batalla de varios dominios. Primero, una plataforma más pequeña reduce los requisitos de mantenimiento, el consumo de combustible y la firma del objetivo general. En segundo lugar, un drástico recorte en el peso total aumenta la movilidad de la plataforma, permite la posibilidad de cruces anfibios, aumenta la capacidad de cruce de puentes y facilita el movimiento por ferrocarril.

2. Formaciones de combate más grandes.

Las tripulaciones más pequeñas permitirían a las fuerzas estadounidenses experimentar con nuevas formaciones, con la posibilidad de aumentar el tamaño del pelotón de tanques (por ejemplo, a seis u ocho plataformas), o agregar un cuarto pelotón orgánico a la formación de la compañía de tanques. Independientemente de cuál sea la respuesta correcta, la disminución en el tamaño de la tripulación debe ir acompañada de unidades que realicen experimentos internos de capacitación para determinar la organización de tareas adecuada para la máxima letalidad en el campo de batalla.

3. Aumentar la utilización de vehículos no tripulados a nivel de pelotón

Además de reducir el tamaño de la tripulación y ampliar las formaciones acorazadas, un paso importante sería aumentar el uso de vehículos terrestres y aéreos no tripulados, capaces de realizar operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) lejos del cuartel general. Actualmente, los vehículos aéreos no tripulados residen en el nivel de HQ, con capacidad limitada para llevar a cabo misiones de ISR a nivel de pelotón y sección. A medida que el campo de batalla de varios dominios se vuelve más disperso y letal, seguirá habiendo requisitos cada vez mayores para obtener información inmediata con respecto a la composición de las fuerzas enemigas y el terreno cercano. En caso de que el pelotón o compañía de tanques crezca, la tarea de organizar plataformas aéreas y terrestres no tripuladas al nivel del pelotón y de sección permitirá a las unidades pequeñas tomar decisiones rápidas para superar rápidamente al enemigo, un componente clave del concepto operacional de múltiples dominios emergente del Ejército.

Sin duda, existen desafíos e inconvenientes para reducir el tamaño del vehículo blindado. Las plataformas más ligeras pueden tener dificultades para mantener la misma potencia de fuego y la protección de un Abrams moderno. Sin embargo, la primera y más importante cuestión de la plataforma del futuro debería ser ¿cuáles son las necesidades del campo de batalla de dominios múltiples del mañana? Respecto a la potencia de fuego, si un mayor número de plataformas por pelotón, junto con el aumento de la tecnología de armas, es más letal mañana que el cañón de 120 milímetros de hoy, entonces la solución es sencilla. Y con respecto a la protección, si las plataformas más pequeñas y más dispersas, con más plataformas asociadas que cubren los flancos de cada vehículo, es más capaz de sobrevivir en el campo de batalla del mañana que los gigantescos Abrams de hoy, una vez más, la solución es sencilla. La capacitación para este nuevo concepto de letalidad decisiva , para incluir plataformas más numerosas y livianas con mayor incorporación de vehículos no tripulados, debe ser extensa, y requiere actualizaciones y revisiones de la doctrina.

A medida que el ejército de los EE. UU. busca mejorar sus vehículos y formaciones de combate blindadas, las consideraciones del enemigo y del terreno del campo de batalla de múltiples dominios deben ser las más importantes. Seguir confiando en vehículos grandes y pesados ​​que asumen el dominio al estilo Tormenta del Desierto, combinado con un supuesto implícito pero no comprobado de que la próxima guerra permitirá una movilización económica total similar a la de la Segunda Guerra Mundial, es una receta para la irrelevancia militar en el futuro campo de batalla multi-dominio. Más bien, el ejército de los EE. UU. debe considerar adquirir y entrenar en vehículos más livianos, con tripulaciones más pequeñas, que permitan formaciones tácticas más grandes en el nivel del pelotón y de compañía, aumentadas con una mayor integración de vehículos no tripulados al nivel de pelotón. Esto reducirá los requisitos de mantenimiento, al tiempo que aumenta la movilidad, la letalidad y habilidad de pelear y ganar en los campos de batalla del futuro.

Capt. Harrison (Brandon) Morgan

2 COMENTARIOS

  1. Mientras todas la spotencias agiornan, perfeccionan y mejoran sus unidades de blindados el inepto, inoperante e ignorante de Ministro de Defensa de Argentina dice que los tanques son cosa del pasado.

  2. Ingresarte artículo sobre el futuro de las formaciones blindadas de EEUU. Me permito realizar algunos comentarios a las “recomendaciones” (o conclusiones) del autor:

    Plataformas más pequeñas
    Plataformas más pequeñas requieren menos mantenimiento y menos consumo de combustible. Esto sería realmente cierto si los nuevos vehículos fueran blindados a rueda, en donde si se ve una disminución notaria a en el mantenimiento. Reducir la tripulación es un punto oscuro. El mínimo absoluto recomendable en un vehículo blindado de combate es el de tres (conductor, tirador, y jefe del vehículo). El puesto del “cardador” es reemplazado por un cargador automático. Si bajamos el numero a dos (conductor y tirador/jefe), estamos sobrecargando de trabajo al tirador, que además será jefe del vehículo. Este último, esta encargado de disparar el cañón (o sistema de armas que vehículo porte), y además, deberá estar consciente de la situación táctica de entorno, recibir órdenes (y darlas en algunos casos) y supervisar la dirección a la que se mueve el blindado. Mucho trabajo para una sola persona. Se puede esperar que la tecnología facilite una presentación visual del entorno, a través de imágenes 3D o similar, pero no hay que perder de vista que ese hombre estará sometido al “estrés del combate” y pude ser devastador hacer tanto trabajo en esas condiciones. Con respecto al poder de fuego en vehículos más pequeños, se deberá cuidar en mantener los niveles anteriores (o incrementarlos de ser posible) con los nuevos desarrollos tecnológicos.

    Formaciones de Combate mas Grandes
    Si se mantiene la premisa de vehículos más pequeños, con menor manteniendo, sería factible tener formaciones mayores, capitalizando la ganancia anterior y permitiendo soportar batallas de desgaste mas largas llegado el caso.

    Aumentar la utilización de Vehículos no tripulados a nivel de pelotón
    Se propone integrar mas “drones” tanto terrestres como aéreos, para contar con mas “Ojos y Oídos” en el campo batalla, y no depender del “Cuartel General” (HQ) a que transmita la información a las unidades en combate. Se lograría mayor independencia incrementado la “conciencia situacional”, aumentado la iniciativa si las condiciones lo permiten. Hay tener en cuenta que unidades más independientes requieren de una gran responsabilidad a nivel “jefe de pelotón”, ya que tantas herramientas situacionales, pueden generar nuevos problemas para los mandos superiores, para coordinar a sus propias unidades.

    Hernán Rubio (Colaborador de Zona Militar)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí