Alemania quieren acceder a los datos clasificados de rendimiento de misiles para construir un sistema anti-misiles de mayor precisión

0
Imagen cortesía de Defense News

Los Estados Unidos y Alemania continúan negociando entre bambalinas sobre el acceso a un modelo de computadora altamente clasificado que Berlín necesita para poder construir su sistema anti-misiles de próxima generación, según fuentes y documentos.

La disputa, que se resuelve solo parcialmente, se menciona brevemente en el informe más reciente del Ministerio de Defensa alemán al parlamento sobre el estado de los programas de armas de alto precio, publicado la semana pasada. Sin mencionar el modelo del misil por su nombre, el documento lamenta una postura “muy restrictiva” por parte del gobierno de los Estados Unidos sobre la cuestión de hacer que el algoritmo sensible esté disponible para el programa TLVS de Alemania, abreviatura de Taktisches Luftverteidigungssystem.

El problema es una simulación de “six degree of freedom” para el misil interceptor en esa arma, conocida como “mejora del segmento de misiles PAC-3, o MSE”. En su forma más sofisticada, el modelo puede predecir con precisión cómo se comportaría el interceptor en comparación con las características de rendimiento de los misiles de ataque enemigos, basándose en datos que a menudo se obtienen a través de naves espías.

“Si tienes el modelo, sabes exactamente lo que puede hacer el MSE y lo que no puede hacer'”, dijo una fuente cercana al programa. La confianza en la probabilidad de impacto de cualquier interceptor es clave en el mundo de la defensa de misiles, donde las variaciones mínimas de rendimiento pueden significar la diferencia entre un misil entrante derribado o un misil que entrega su ojiva e impacta en la Tierra.

En las manos equivocadas, dichos datos podrían permitir a los adversarios explotar las debilidades de toda una clase de interceptores.

Alemania está construyendo su sistema TLVS en la parte posterior del sistema de Defensa Aérea Extendido Medio, ahora desaparecido, dirigido por Lockheed Martin. Ese sistema una vez fue pensado como un reemplazo para el arma Patriot de su rival Raytheon.

Alemania posee la mayor parte de la propiedad intelectual asociada con los componentes de MEADS, el resultado de un objetivo explícito de poner un sistema completamente en manos de la Bundeswehr, las Fuerzas Armadas de Alemania. Pero el modelo de rendimiento de misiles de MSE queda fuera de ese ámbito porque los interceptores también pueden ser expulsados ​​de las unidades de fuego Patriot existentes. Eso pone al componente en cuestión al alcance de la Oficina de Proyectos de Nivel Inferior del Ejército de EEUU, que tiene un historial de hacer la vida más difícil a cualquier tecnología que no sea Patriot, y a MEADS en particular.

Una versión de menor fidelidad del modelo de interceptor PAC-3 podría ser completamente transferible a Alemania a través del proceso de Ventas Militares Extranjeras del Pentágono. Sin embargo, el modelo completo permanecería en manos de los EEUU y en territorio estadounidense continental, con acceso otorgado solo en condiciones altamente programadas.

“Para nuestra protección mutua de esta capacidad crítica, la simulación debe permanecer controlada en una instalación de acceso especial requerido (SAR) a la que se permitirá el acceso solo a un número limitado de personal aprobado del gobierno alemán y de la industria de EEUU y Alemania”, dijo la fuente.

Un portavoz del Ministerio de Defensa alemán se negó a comentar si las restricciones son aceptables para el gobierno alemán, alegando que las “negociaciones bilaterales confidenciales” aún están en curso.

Se espera que un equipo de Lockheed Martin-MBDA Alemania entregue una propuesta de costo final en febrero o marzo, que luego se someterá a una revisión parlamentaria.

En particular, se espera que el deseo de Alemania de mejorar las capacidades de radar del sistema TLVS previsto, aumente el precio. Por ejemplo, Berlín quiere que el arma funcione contra el misil Iskander ruso y las amenazas que vuelan a una velocidad hipersónica.

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, y el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Jim Mattis, conversaron sobre la necesidad de dar a Alemania acceso a los datos para el modelo de misiles. Al parecer, Von der Leyen caracterizó a TLVS como el tipo de programa que demuestra la seriedad de Berlín para invertir más en la defensa de Europa, un punto clave de discusión dentro de la administración de Trump, quién aseveró en el pasado, que Europa no invierte lo suficiente en su seguridad.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí