¿Cuál es el futuro del tanque Altay en el mercado internacional?

0
Imagen cortesía de Defense News

Más de dos décadas después del lanzamiento oficial del programa, Turquía firmó un contrato para la producción en serie del primer tanque de batalla de nueva generación del país, el Altay.

El contrato implica la producción de un lote inicial de 250 unidades, el apoyo logístico del ciclo de vida y el establecimiento por parte del contratista de un centro de tecnología de sistemas de tanques y su operación. Como parte del contrato, también se diseñará, desarrollará y producirá un tanque con una unidad de control de incendios no tripulada. El primer tanque Altay saldrá de la línea de ensamblaje dentro de 18 meses, según el contrato.

Según Ahmet Raci Yalçın, jefe del departamento de vehículos terrestres, el programa Altay se materializará en dos fases: T1 y T2. La fase T1 cubre las primeras 250 unidades, dijo, y la fase T2 incluirá la versión avanzada del Altay.

Ismail Demir, el jefe de SSB (Defence Industry Executive of the Presidency), dijo: “Este contrato es el trabajo conjunto de las partes (SSB y BMC) para la producción óptima de un tanque rentable”. Añadió que el gobierno turco no ha descartado asociaciones, cooperación y apoyo – con y desde – entidades extranjeras.

A pesar de los planes para que el Altay sea el “mejor tanque del mundo” (en palabras del presidente de BMC, Ethem Sancak), las fuentes de la industria y los expertos están cuestionando el futuro del programa.

Nadie sabe si, como se planeó originalmente, el Altay sería impulsado por un motor de fabricación alemana (de MTU) y un mecanismo de transmisión de fabricación alemana”, dijo una fuente.

“Hay grandes interrogantes sobre la armadura y el sistema de protección activo. Y, por supuesto, si el Altay contará con conocimientos alemanes, ¿estará en el mercado con licencias de exportación alemanas, o restringido para ventas en el extranjero, o incluso desplegado para ciertas misiones delicadas como en Siria o Iraq?”, dijo la fuente.

Sin embargo, Demir confía en que Turquía “no permitirá ninguna restricción” con respecto a los programas indígenas con conocimientos técnicos extranjeros, incluido el motor. En otras palabras: BMC utilizará motores extranjeros en los primeros tanques Altay debido a las “limitaciones de tiempo”, pero en última instancia, Turquía quiere maximizar las piezas fabricadas localmente para sus programas de tanques.

En cuanto a la procedencia de esta tecnología extranjera, un experto en defensa con sede en Londres señaló que un posible bloqueo alemán podría significar que “BMC no tendrá demasiadas opciones y tendrá que ir a un país no aliado de la OTAN, como Rusia o Ucrania”. El movimiento sería el segundo mayor contrato de defensa que Turquía, un aliado de la OTAN, firmaría con un país que no es de la OTAN, luego de la decisión del gobierno de adquirir y desplegar el sistema de defensa antiaéreo S-400 de fabricación rusa.

Los expertos en seguridad dicen que los rivales regionales de Turquía, así como las entidades estatales y no estatales que Turquía considera como amenazas a la seguridad, están observando de cerca el progreso de Altay.

El ritmo futuro del programa Altay y los posibles inconvenientes tecnológicos y financieros que puede enfrentar serán observados de cerca por Grecia, Siria, Iraq y, en menor medida, por Rusia“, dijo Ahmet Doğan, vicepresidente de la organización con sede en Ankara.

BMC es una sociedad entre un fondo de inversión qatarí y una empresa turca, cuyo socio, Sancak, también formó parte de la junta ejecutiva. Bajo el programa original, Turquía quiere producir un lote eventual de 1.000 unidades de tanques Altay.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí