Es una práctica común en el mundo de la Defensa, que distintas naciones participen con sus Fuerzas Armadas en ejercicios militares combinados, con el fin de mejorar la interoperabilidad, afianzar la confianza y la cooperación entre países.

En el caso argentino, el país tiene una larga tradición siendo parte de esta clase de operativos. Pese a la situación, todo indica que el panorama estaría cambiando. De acuerdo con una reciente nota del diario Clarín “se han perdido unas 18 prácticas combinadas para el período 2017-2018”, y adicionalmente ya se perdieron dos para el período 2018-2019.”

Siguiendo con la misma línea, cabe mencionar que la Argentina no ha participado o ha tenido una participación muy reducida en las prácticas “Atlasur”, UNITAS y PANAMAX, tres ejercicios significativos tanto a nivel intrarregional como interregional. Tomando en consideración esta situación, a continuación se hace referencia al grado de intervención que ha tenido el país en cada uno de estos eventos militares.

Para comenzar, el ejercicio “Atlasur Xl” reúne a las Armadas de Sudáfrica, Brasil, Uruguay y Argentina. El objetivo principal de este evento consiste en desarrollar la cooperación tanto operativa como práctica entre estos países promoviendo la capacitación del personal militar y la prueba de la doctrina militar conjunta/combinada. Cabe destacar que del “Atlasur Xl” que se llevó a cabo este año, Argentina no formó parte, cuando hace tan solo ocho años la práctica se había llevado a cabo en aguas argentinas.

En lo que respecta al ejercicio “UNITAS”, un documento presentado por el Ministerio de Defensa ante el Honorable Congreso de la Nación Argentina justificaba la participación del país mencionando la importancia de continuar con las colaboraciones operativas de alta exigencia de cada una de las unidades, con el objetivo de que éstas pudieran asimilar, afianzar y poner en práctica lo adquirido en el ejercicio UNITAS FASE l. Si bien Argentina formó parte del evento, lo cierto es que debido a la desinversión y a la falta de equipamiento su participación se encontró limitada.

De acuerdo con lo que mencionaba previamente, cabe destacar que el país no cuenta con un buque de desembarco anfibio desde la década de los 90. Para ser más precisos, hace aproximadamente quince años se está intentando organizar una Armada con buques de despliegue principales, como por ejemplo, buques LPD o LPH, sin embargo, los sucesivos períodos de crisis impiden la realización de cualquier proyecto a largo plazo.  

Con respecto a lo anterior también es necesario señalar la carencia de medios con la que se enfrenta el Comando de Aviación Naval de la Armada. Para ejemplificar, de un total de 4 Lockheed P-3B, solo uno se encuentra operativo, mientras que de los 10 Beechcraft T-34 Turbo Mentor C1, tan solo dos se encuentran en funcionamiento.

Otro lugar especial en esta lista lo merece el operativo “PANAMAX 2018”, un ejercicio multinacional y anual centrado en la seguridad del Canal de Panamá, cuyo anfitrión es el Comando Sur de los Estados Unidos. Debido a que Argentina no ha desplegado medios, ni tropas, ni recursos en el terreno, su labor principal estuvo dado por la realización de “ejercicios de mesa”, es decir, en una práctica de gabinete con una simulación de verdaderos elementos de combate.

Pero, ¿Cuáles son las razones por las cuales Argentina ha disminuido su participación en diversos ejercicios militares combinados?

En principio, los motivos podrían centrarse en dos cuestiones. La primera, la cuestión presupuestaria. Recordemos que actualmente la partida destinada a Defensa no alcanza el 0.9%, y de ese total, la mayor parte se destina a los haberes del personal militar. Otra de las razones descansa en motivos ideológicos. Tanto como para aprobar el desembolso de dinero que se necesita para los operativos, como para autorizar la salida de las tropas al extranjero se necesita del consentimiento del congreso. En este sentido, un amplio sector de la oposición se muestra cauteloso ante la participación de los Estados Unidos en muchos de los ejercicios, además de esto, conciben la idea de que otorgarle un mayor lugar a las Fuerzas Armadas sería un acto propicio para promover su intervención en asuntos de seguridad interior.

Recientemente, desde Zona Militar, se dio a conocer que este año, la Argentina no formará parte del ejercicio multinacional CRUZEX 2018, que tendrá a Brasil como anfitrión, y que contará con la participación de 14 países.

Como conclusión, es necesario mencionar que esta clase de ejercicios son importantes debido a que permiten obtener un mayor conocimiento sobre los medios y la forma de operar de las Armadas participantes. También son una manera de obtener práctica en el terreno, y de aumentar consecuentemente el perfeccionamiento de los cuadros militares. A mi entender, medidas en pos de aumentar la confianza mutua y la cooperación regional también forman parte de una estrategia centrada en “volver al mundo”. Por esta razón, no debería desestimarse la oportunidad que puede brindarnos el ámbito de la Defensa para cumplir con este objetivo.

 

1 COMENTARIO

  1. Creo que en la medida en que disminuye la participación de las FF AA de Argentina en ejercicios militares multinacionales se hace conveniente involucrar a dichas FF AA en multitud de misiones de la ONU: se mantiene ocupados a aquellos que tienen vocación militar en misiones reales, se adquiere y se incrementa experiencia invaluable, y por sobre todas las cosas, la ONU paga en dólares a los que toman parte de este tipo de misiones, algo que sin duda contribuirá a incrementar el magro presupuesto para la Defensa a la vez que ayuda a mejorar la economía familiar del militar participante. Dios los bendiga a todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí