Los Proyectos de Cazas Chinos (1980 – 2000)

1
El Chengdu F-7MF, descartado a favor del mas avanzado J-10A

En las entregas anteriores cubrimos los intentos chinos por poner en servicio un caza con un 100% de diseño autóctono durante la década de los 50 y entre los años 60 y 80 del siglo pasado.

Durante todo este tiempo, siguieron produciendo localmente sus versiones mejoradas del MiG-19 y el MiG-21, conocidas localmente como J-6 y J-7.

Si bien durante este periodo se desarrollaron y pusieron en servicio el caza interceptor Shenyang J-8 (basado en el Mikoyan Gurevich Ye-152) y el cazabombardero Xian JH-7 (que puede considerarse el primer diseño 100% chino), ambos merecen ser tratados por separado en sendos artículos.

En esta última entrega se presentaran algunas de las propuestas desarrolladas tomando como punto de partida al popular Chengdu J-7, del cual los chinos desarrollaron numerosas variantes, incluidas algunas dotadas de ala en doble delta.

La prolífica familia del Chengdu J-7.

Chengdu / Grumman Super 7

En enero de 1987, China firmaba con la compañía estadounidense Grumman un contrato por un valor de USD 550 millones para mejorar el caza J-7 en la modernización denominada “Super 7”. El J-7, basado en el caza soviético MiG-21, debía obtener una nueva y moderna motorización, radar, aviónica y armamento mejorados. Para los contratos individuales de los equipos compitieron principalmente empresas estadounidenses y británicas. El principal cambio con respecto a su predecesor debería haber sido el voluminoso radomo frontal con espacio suficiente para un radar multimodo. Las tomas de aire del motor ubicadas a ambos lados del fuselaje eran del tipo semi-circular con separadores de capa límite convencionales. La parte trasera del caza se mantuvo con ligeras modificaciones, solo las requeridas para la instalación del motor previsto, General Electric F404 (otros competidores eran el Rolls Royce RB199 y el P&W PW1216). La máquina resultante atrajo, denominada Sabre II, atrajo el interés de la Fuerza Aérea de Pakistán, que buscaba un reemplazo para los obsoletos F-6 y Mirage III.

A comienzos de 1989 y 1990, el proyecto comenzó a tener importantes complicaciones debido a un enfriamiento dramático de las relaciones políticas entre los EE.UU. y China después de la masacre de estudiantes en la Plaza Tiananmen (Plaza de la Paz), los cuales se manifestaban a favor de la libertad y la justicia. Esto no fue – como se afirma a menudo – la única razón. A la paralización definitiva del proyecto a principios de 1990 también contribuyó significativamente el aumento de los costos de desarrollo. Grumman, parecía estar tratando de reconstruir todo el MiG-21 a la imagen del caza americano F-5. La aeronave había sido modificada incorporando un ala con una flecha de 40 grados, y bordes de ataque mecanizados.

El Chengdu / Grumman Super 7, con ala modifica dotada de LERX.

Más tarde se agregaron LERX (leading edge root extensions o extensiones de raíz del borde de ataque) a las alas. Sin embargo, en China había una enorme flota aérea de cazas J-7, que necesitaban urgente un reemplazo, por lo que se decidió autorizar a la empresa estatal china Chengdu a continuar con el programa por su cuenta. El proyecto pasó a denominarse públicamente FC-1 (Caza Chino 1) y fue oficialmente introducido en 1995. En 1993, Estados Unidos aplico un embargo adicional sobre China y Pakistán, esta vez debido a la transferencia de tecnología de misiles balísticos. Pakistán entro en una situación difícil a causa de que sus fuerzas armadas tenían una considerable flota de aviones norteamericanos, y esta situación se vio considerablemente agravada por su acceso a las piezas de repuesto. Aunque estaba claro que a la larga gana obtendría las piezas de repuesto de forma legal o ilegal, las autoridades militares tomaron plena conciencia del riesgo de su dependencia de los militares de EE.UU. Una vez más, por lo tanto, se volvieron hacia su aliado chino para obtener información acerca de la aeronave FC-1, la cual unos años después completaría su desarrollo y entraría en servicio como JF-17 Thunder en la Fuerza Aérea de Paquistán.

La evolución del proyecto partiendo del Chengdu F-7M.
Maqueta del Super 7.
Maqueta del Chengdu/Grumman Super 7, antecesor del Chengdu/PAC JF-17 Thunder.

Chengdu F-7MF/J-7FS

Mientras que en los países occidentales es casi inconcebible que una compañía haya invertido en el desarrollo de dos aviones exactamente de la misma categoría para exactamente el mismo cometido, en China es claramente posible. Al final del milenio puso en vuelo una versión radicalmente modernizada del F-7MG, denominada J-7FS. Esta aeronave debería representar la etapa de desarrollo definitiva de la serie J-7 y se habían previsto grandes exportaciones a los países más pobres. La compañía Chengdu creó un competidor directo de su propio proyecto, el FC-1, con los mismos objetivos. El 8 de junio de 1998 vuela por primera vez el demostrador de concepto J-7F, dotado de un potente radar en la nariz cubierto por un radomo cónico, bajo el cual se ubicaba la toma de aire en una configuración similar a la del Vought F-8 Crusader.

El Chengdu J-7F en su configuración inicial con el ala en delta del J-7.

Originalmente, el demostrador F-7MF voló con la matricula numero 139 hasta su conversión, a partir de la cual le fue instalado una nueva ala con doble delta (o doble ángulo de flecha) como la del F-7MG. La nueva aeronave también fue pintada con un nuevo esquema estándar, compuesto de rayas en tonos de verde oliva y arena amarilla. En la parte superior del empenaje vertical se añadió una proyección angular.

El Chengdu J-7FS dotado del ala en doble delta del F-7MG

La configuración final del F-7MF se exhibió en público por primera vez en la exposición de ZHUHAI 2000. El F-7MF definitivo presentaba una toma de aire ventral similar a la utilizada en el J-10 de la compañía. Incluso a los lados de la cabina se añadieron pequeñas planos canard fijos. Debido a todo esto se tuvo que rediseñar toda la pata del tren de aterrizaje delantero y su alojamiento.

De su predecesor, el F-7MF conservaba el motor WP-13F, la parte trasera del ala y las superficies de cola. El equipamiento electrónico provenía de una variedad de fuentes, como ser Rusia, Israel, Europa y la propia China, conectados a través del MIL-STD-1553.

La configuración final del Chengdu F-7MF presentada en ZHUHAI 2000.

La configuración supero las pruebas en el túnel de viento y el vuelo del prototipo estaba previsto para alrededor del 2002. El costo de producción fly-away fue estimado en 7 a 8 millones de dólares en el nivel de precios del 2000. Pero después de que Pakistán se comprometiera a pagar la mitad del costo de desarrollo del FC-1 y con la introducción en servicio del más avanzado J-10A en la Fuerza Aérea del EPL, disminuyeron las expectativas sobre el F-7MF y este finalmente fue cancelado.

Vista lateral de los dos demostradores de concepto J-7FS.

 

Tres vistas del Chengdu F-7MF.

Beijing Súper Wing CY-1 

Otra adaptación interesante del J-7 fue el CY-1, diseñado por la compañía aérea SuperWing Beijing Technology Research Institute Co., fundada en China en algún momento en alrededor de 1997. A diferencia de los gigantes aeronáuticos de propiedad estatal, como Chengdu, esta nueva compañía se especializa en modificaciones a las estructuras heredadas de los cazas ligeros más antiguos, utilizando ideas innovadoras para que puedan ser utilizados en el nuevo milenio. El concepto principalmente estaba centrado en los países que necesitaban nuevo caza y aviones de combate, pero no podían permitirse incluso los cazas modernos más baratos, como el chino-pakistaní JF-17 Thunder. En la mayoría de los casos, serían los operadores de los antiguos MiG-19 y MiG-21.

El caza monoplaza multiuso CY-1 se basaba en el Chengdu J-7/MiG-21, pero con la llamada “cola de pato”, planos canard y una inusual área dimensional longitudinal en los lados del cuerpo (resaltada en azul en las fotos del modelo) que de acuerdo a las declaraciones del fabricante le otorga una maniobrabilidad similar a las aeronaves equipadas con un costoso sistema FBW avanzado. En síntesis, el CY-1 era un MiG-21 preparado para la instalación de equipos modernos y dotado de una mayor maniobrabilidad obtenida mediante la adición de nuevas superficies de maniobra no estándares.

El avión fue desarrollado en 1998 y la configuración general fue probado mediante modelos radio-controlados. La compañía Beijing SuperWing tuvo que competir económicamente y políticamente contra aeronaves mas evolucionadas en su desarrollo, tales como el FC-1 y F-7MF de la misma categoría, por lo que se decidió participar en ZHUHAi Air Show 2002 y presentar esta propuesta al público en un esfuerzo para encontrar a los patrocinadores adecuados. Aunque con confianza altos cargos de la empresa proclamaron que las fuerzas armadas chinas habían expresado un gran interés en el concepto, la realidad era mucho menos poética. Muchos se preguntaron con razón si el avión realmente prescindía de un sistema FBW. A pesar de ello, la empresa no se le puede negar que a pesar de sus cinco años de existencia, Beijing SuperWing competía con gigantes estatales como Chengdu y Guizhou. Si se las hubieran arreglado para encontrar un inversionista extranjero, sus ingenieros habrían adquirido una valiosa experiencia útil para futuros proyectos.

El CY-1 de serie debía tener una longitud de 14,08 metros, una envergadura de 8,32 metros, un peso de despegue de 8500 kg y una carga bélica de 3000 kg. Habría alcanzado velocidades de hasta Mach 1,8. El motor previsto tenía un empuje de unos 70 kN.

 

Beijing Súper Wing FTC-16

Aunque no se volvió a saber nada del CY-1 luego de su debut público, en el 2004, otra vez en la exhibición aérea de ZHUHAI, la sorpresa llegó en la forma de su sucesor, el caza ligero LFC-16 (Caza Ligero Chino 16). Desde la empresa Beijing SuperWing fueron claros en que por sí solos no iban tener éxito, por lo que necesitaban el apoyo estatal para levantar su fábrica en Guizhou.

El avión parecía estar basado en el fuselaje del FTC-2000, pero con una sola cabina y una variedad de superficies maniobrables heredadas del innovador CY-1. Las metas y los objetivos fueron siempre los mismos: crear un sucesor barato del MiG-21, centrándose principalmente en la exportación a los países más pobres, de lo que sería una alternativa más barata que el caza FC-1/JF-17.

Una vez mas, desde Beijing SuperWing declararon que el proyecto contaba con el apoyo de los altos funcionarios chinos y un prototipo podía ser completado en uno o tres años, pero en realidad toda la iniciativa quedo en nada.

Beijing Super Wing FTC-16

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí