El Xian Y-20 es crítico para Beijing. Este es el por qué.

A medida que China se eleva al estado de una superpotencia global, busca adquirir un activo en una escala de una magnitud tal que previamente solo poseía los Estados Unidos: una enorme flota de gigantescos aviones de carga que de proyección global. De hecho, el nuevo transporte Xian Y-20 “Chubby Girl” es el avión más grande en producción desde que los EE. UU. cerraron la producción del Boeing C-17.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos actualmente opera cerca de seiscientos aviones de carga C-130 Hercules, C-17 Globemaster y C-5 Galaxy. La Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular solo tiene alrededor de 145 transportes según las cifras de Flight Global, de los cuales 43 son Y-7, versión china del Antonov An-24, que solo son capaces de levantar seis toneladas de carga paga. Para una capacidad de proyección estratégica global, la Fuerza Aérea del Ejercito Popular de Liberación (FA-EPL) cuenta solo con veintidós transportes a reacción Il-76MD comprados en Rusia, los cuales pueden cargar 53 toneladas de carga en sus bodegas. Por ejemplo, después del estallido de la guerra civil en Libia en 2011, la FA-EPL reunió cuatro Il-76 para evacuar a sus ciudadanos.

Hoy, China necesita cada vez más realizar despliegues militares en África, así como en bases y aliados en el Océano Índico y Pacífico. Pero el deseo de capacidad de transporte aéreo estratégico también puede explicarse por factores mucho más cercanos a su hogar. Después del devastador terremoto de 2005 en Sichuan, la FA-EPL se esforzó en desplegar aviones de carga en la zona del desastre.

Solo un año después, la Corporación de Aeronaves de Xian comenzó a trabajar en un nuevo avión de transporte estratégico. Anteriormente, casi todos los transportes chinos eran clones o importaciones de diseños soviéticos, y Xian de hecho acudió a la oficina de diseño de Antonov en busca de ayuda. La compañía ucraniana ofreció un derivado de su transporte de turbopropulsado An-70 a mayor escala. Sin embargo, el diseño tuvo que ser revisado varias veces, ya que China desarrolló el tanque de batalla principal Tipo 99A de 64 toneladas de peso.

El desarrollo del nuevo transporte estratégico eventualmente fue entregado a Tang Changhong, el diseñador del cazabombardero JH-7. Bajo su liderazgo, el equipo de desarrollo adoptó las técnicas de diseño implementadas por primera vez en los Boeing 787 y Airbus A400, e insistió en que el nuevo jet de carga se diseñe completamente utilizando modelado 3D (o Definición basada en modelos) y utilice materiales compuestos impresos en 3D. También utilizó la tecnología de diseño relacional, en la que se modela el “esqueleto” del avión, de modo que si se modifica un aspecto de la geometría, las otras partes se ajustan automáticamente. Según se informa, este enfoque redujo las etapas del desarrollo y el tiempo de ensamblaje de la aeronave en un 30 a 75 por ciento, lo que resultó en un prototipo de vuelo en enero de 2013.

El fuselaje ancho del avión de cuatro motores le da un parecido distante al más grande C-17 y condujo a su denominación popular de Pàng niū (“Chubby Girl” o chica regordeta) en lugar de su designación oficial de “Kunpeng”, un pájaro mítico capaz de volar a largas distancias. Los neumáticos pesados en el vientre bajo del jet de 110 toneladas le permiten aterrizar en pistas de aterrizaje ásperas y sin pavimentar cerca de la línea del frente y, según los informes, puede despegar desde una franja de tan solo seiscientos a setecientos metros de longitud. Sin embargo, el Y-20 también tendría un largo alcance , y sería capaz de volar 2.700 millas (4345 Km) con una carga útil máxima, o de 4.500 a 6.200 millas (7.242 a 9977 Km) con cargas medianas o livianas, viajando a una velocidad máxima de 575 millas por hora (925 Km/h).

En teoría, la gran capacidad del Y-20 le permite llevar hasta 72.5 toneladas carga paga, lo que es superior a la capacidad del Il-76, pero aún detrás de la carga máxima de 85.5 toneladas del C-17. Aún así, esa capacidad es suficiente para transportar un tanque Tipo 99 o varios vehículos blindados más livianos, incluidos al menos tres vehículos de combate aerotransportados ZBD-03 con paracaídas.

Sin embargo, hay un inconveniente a subsanar, y como ocurre con la mayoría de los aviones a reacción chinos, este problema tiene que ver con los turbofans construidos en el país. Los Y-20 actualmente funcionan con turbofans rusos Soloviev D-30 que también se usan en los bombarderos estratégicos H-6 , lo que limita la capacidad de carga alrededor de cincuenta y cinco toneladas. Sin embargo, las principales cifras de rendimiento asumen el uso de turbofan de alta derivación Shenyang WS-20, más potentes y con empuje aumentado de veinticuatro mil a veintiocho mil libras (10.886 a 12.700 Kg).

Sin embargo, el WS-20 es un derivado de alto bypass del motor WS-10A Taihang usado en el caza jet J-11, que ha sufrido un rendimiento infame y deficiencias de confiabilidad. Que puede tomar un tiempo para que el WS-20 esté listo es insinuado por la presentación reportada de un turbovfan interino en el Y-20, el WS-18, diseñado por ingeniería inversa del D-30 y modestamente mejorado con más empuje y menor consumo de combustible

Imagen Superior: El pasado 5 de septiembre se publicó una que muestra al nuevo jefe de AVIC(derecha) presentando al ex jefe ejecutivo de Hong Kong un modelo de un Y-20 claramente equipado con motores WS-20, que para algunos marca la inminente entrada en servicio del turbofan W-20 con el transporte estratégico Y-20. Imagen Inferior: Comparación entre el Y-20 equipado con el WS-20 y el D-30

La FA-EPL introdujo sus dos primeros Y-20 en servicio con el 12 ° Regimiento de Transporte con sede en Chengdu, provincia de Sichuan el 6 de julio de 2016, bautizados bajo el arco de agua formado por dos mangueras contra incendios. Más recientemente, el 8 de mayo de 2018, un Y-20 realizó su primer lanzamiento de paracaidistas y de carga (fotometraje aquí ).

Además del puente aéreo estratégico, es casi seguro que China desplegará variantes del Y-20 para servir como cisternas de reabastecimiento aéreo y AWACS. El primero podría demostrar especialmente ser un potente multiplicador de fuerza, ya que el alcance y la capacidad de carga de un cisterna Y-20 podría sostener a los bombarderos estratégicos H-6K capaces de reabastecerse en combustible aéreo en China para lanzar ataques a través del Océano Pacífico .

El largo alcance del Y-20 también lo puede hacer ideal como un avión de patrulla marítima con capacidades antisubmarinas, o de guerra electrónica o un avión espía, aunque en realidad puede ser más grande de lo necesario para algunos de estos roles. Una deficiencia, sin embargo, es que el Y-20 todavía no parece capaz de recibir repostaje aéreo por el momento.

Pekín también se ha hablado de usar el Y-20 para desplegar rápidamente satélites en el espacio usando cohetes de combustible sólido, que tendrían muchas aplicaciones civiles y militares. Algunos también especulan que sería una plataforma de prueba ideal para que un láser aerotransportado para derribar misiles balísticos. Xian también tiene la intención de construir una versión de carguero civil, y está tratando de exportar el Y-20 al exterior. Sri Lanka ya ha expresado interés en adquirir algunos para servir en una aerolínea de gestión militar.

Maqueta de la variante civil del Y-20

El número de aviones Y-20 que ha ordenado la FA-EPL sigue siendo un misterio; al menos se sabe que ocho han entrado en servicio en el 2018. El costo del Y-20 también sigue siendo oscuro, con números que oscilan entre 160 y 250 millones de dolarés.

En 2016, el funcionario de AVIC, Zhu Qian, llamó la atención al afirmar que China necesitaría al menos mil Y-20, ¡más que la cantidad de aviones de carga pesada en servicio en todo el mundo! Por supuesto, Zhu habló en nombre del fabricante, no del ejército chino. Un estudio publicado anteriormente por la Universidad de Defensa Nacional postuló un requisito aún asombroso por cuatrocientos Y-20.

Sin embargo, el analista de defensa chino Xu Yongling dijo al People’s Daily que Pekín podría pedir no más de cien Y-20, alegando que un diseño de transporte de tercera generación más avanzado probablemente le seguiría en cinco o diez años. La declaración de Qian también reveló la intención de construir transportes aún más grandes comparables al C-5 Galaxy de los Estados Unidos, o Antonov An-225, el avión operacional más grande del planeta (carga útil máxima de alrededor de 275 toneladas) uno de los cuales China ha comprado de Ucrania.

En esta imagen de junio de este año se ven 7 nuevos Y-20 en la planta de producción de XIAN

De alguna manera, el Y-20 y sus posibles sucesores pueden ser más importantes para proyectar el poder militar y político de China que los nuevos cazas furtivos y portaaviones, que captan la atención pública. Los últimos sistemas solo funcionan al máximo cuando se combate a enemigos de alta tecnología en un conflicto de alta intensidad, o para disuadir a uno. Pero una gran flota de aviones de carga ofrece una capacidad más rutinariamente aplicable al ascenso de China como superpotencia: la capacidad de desplegar rápidamente y mantener las fuerzas militares o misiones humanitarias en todo el mundo. Eso tiene implicaciones para la confrontación “dura” con el poder militar, pero también la capacidad de China de participar en el tipo de misiones de “gobernanza global” en el extranjero que antiguamente realizaban en gran parte Estados Unidos y Europa.

La futura variante de cisterna de reabastecimiento en vuelo del Y-20.

by Sebastien Roblin
Sébastien Roblin tiene una maestría en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown y fue instructor universitario del Cuerpo de Paz en China. También ha trabajado en educación, edición y reasentamiento de refugiados en Francia y Estados Unidos. Actualmente escribe sobre seguridad e historia militar para War Is Boring.

1 COMENTARIO

  1. Transporte estratégico de longo alcance, eis o que faltava para China, colocar sua expansão em evidência. Principalmente no teatro da África e Oriente Médio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí