Foreign Military Sales (FMS) es un programa de venta de equipos y armamentos gestionado por la Defense Security Cooperation Agency (DSCA), ejecutado por el Departamento de Defensa y autorizado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Este programa gestiona financiación estatal para adquisición de nuevos medios, actualización de medios existentes y gestiones de logística y soporte asociado.

Poco tiempo atrás, la noticia había sido la baja del porcentaje que el programa toma de cada operación por gastos administrativos del 3.5 al 3.2%, una cifra nada despreciable considerando que ese porcentaje se toma de base de acuerdos entre gobiernos que pueden representar dentro del rango de miles de millones de dólares.

Ahora se ha implementado una nueva medida que si el objeto de interés, se encontrara desprogramado debe excluyentemente ser reacondicionado a condición operativa en los EE.UU., con su consiguiente incremento de costos lo que le hace perder el atractivo tanto en el tiempo promedio que se demoran estas adquisiciones, entre 2 a 3 años, junto al costo de un objeto recorrido en tiempo y forma versus uno de nueva manufactura que hasta puede ser entregado con la misma rapidez, vida útil y limitaciones de usuario final muy diferentes al excedente de las fuerzas armadas de los EE.UU.

En ese sentido, para la República Argentina habrían sido afectados varios programas en curso tales como la adquisición de un mayor número de vehículos HMMVV para el Ejército Argentino junto a una pretendida incorporación de vehículos de combate de artillería M-109 A5 que estaban siendo analizados. A partir de estos cambios, las FF.AA. argentinas se apoyarían en interesarse exclusivamente en transferencias “en caliente” de medios que se encuentren operativos en las FF.AA. de los EE.UU. en ese mismo momento. Podemos citar el ejemplo del interés de la Armada Argentina por aeronaves de patrulla marítima y antisubmarina, P-3C Orion de la Armada de los Estados Unidos. Los cuales tendrían un costo de adquisición cero y deben enfocarse entonces del proceso de financiación para la transferencia y gestión logística de todo su soporte asociado, inclusive también según el interés de la Fuerza Aérea Argentina por aeronaves de transporte y reabastecimiento aéreo KC-130 Hercules en servicio en la Armada y Cuerpo de Infantes de Marina de los EE.UU.

Chile y Brasil no serán ajenos a este contexto, particularmente considerando el interés según algunas versiones para incorporar los helicópteros de ataque AH-1W Súper Cobra, recientemente desprogramados del Cuerpo de Infantes de Marina de los EE.UU. Estas aeronaves serian de particular interés para el apoyo de fuego en operaciones anfibias, en especial considerando la incorporación del buque de asalto anfibio “Atlantico”, ex HMS Ocean, de parte de la Marinha de Brasil. Sin embargo el altísimo costo de actualización en los EE.UU. sumado a su limitado despliegue a nivel global, solo disponen de ellos Taiwan y Turquia, hacen poco atractiva la plataforma para su sostén a largo plazo.

3 COMENTARIOS

  1. No entiendo este cambio de política tratándose del FMS. ¿No temen los EUA que ante tales cambios los potenciales clientes se interesen en adquirir material ruso o chino, perdiendo con ello mercado?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí